ELENA: En mi cabeza ronda la idea de cómo seremos, cómo actuaremos, después de que pasemos la cuarentena. Nuestras vidas darán un giro radical, podremos ser mejores personas, estaremos más concienciados, solidarios, pero a la vez sentiremos desconfianza de la gente que se cruza contigo o que tengas que atender, como en mi caso, que trabajo en una Biblioteca pública con muchísimos usuarios por miedo al contagio. Ya no existirá esa cercanía y tendremos que seguir manteniendo esa distancia social. Es como si estuviésemos rehuyendo de la gente. Esa es la sensación que tengo. Gracias y un saludo. - BuscandoRespuestas.com

BuscandoRespuestas.com

Atención Psicología

ELENA: En mi cabeza ronda la idea de cómo seremos, cómo actuaremos, después de que pasemos la cuarentena. Nuestras vidas darán un giro radical, podremos ser mejores personas, estaremos más concienciados, solidarios, pero a la vez sentiremos desconfianza de la gente que se cruza contigo o que tengas que atender, como en mi caso, que trabajo en una Biblioteca pública con muchísimos usuarios por miedo al contagio. Ya no existirá esa cercanía y tendremos que seguir manteniendo esa distancia social. Es como si estuviésemos rehuyendo de la gente. Esa es la sensación que tengo. Gracias y un saludo.

15 abril, 2020

Responde Roser Batalla Serra. Psicóloga. Nº Colegiada: 4769

Hola Elena: comentas con acierto que la desconfianza puede ser una reacción de los seres humanos cuando nos enfrentamos a circunstancias que nos generan incertidumbre, falta de control, inquietud… Justo a la salida de una época así, se mantiene por un tiempo el recelo y el cuidado un poco extremo. También es verdad que podemos ir bajando la guardia y recuperando la confianza poco a poco. A veces de manera casi sorprendente llegamos a olvidarnos de las cosas que nos han impactado casi como si no hubieran sucedido hasta llegar a ser de nuevo espontáneos y confiados porque así nos gusta más vivir. Esto es un proceso que va siguiendo una estructura interna, casi mágica, que lleva al cambio un paso detrás de otro. Las experiencias que nos impactan mueven en nosotros los valores, las creencias, las expectativas y estos movimientos nos permiten cambiar y reinventarnos para adaptarnos de nuevo. Somos seres cambiantes, adaptativos, camaleónicos y sorprendentes. Intenta ver este tiempo con curiosidad. Sigue y observa cómo entre tus contactos las personas buscan y utilizan un montón de recursos de colaboración y de ayuda. Y luego, en las fases más avanzadas de este proceso sigue mirando y tomando nota de la evolución a la que nos lleva. Seguro que desde tu silla, en la biblioteca, vas a ser testigo de todo ello y si lo haces conscientemente te ayudará a aprender mucho.