GILLIAN: Hace nada que nos enviaron a casa como medida de cuarentena, con exactitud nos enviaron el viernes. Trabajo en una escuela particular, y mi jefa insistía muchísimo en que fuéramos mucho después de que avisaran que todas las escuelas cerrarían, y no fue hasta hace poquito que decidió por fin cerrar la escuela. Hace poco que también empecé a trabajar ahí, llevo un mes y medio. Ahora estoy haciendo las cosas desde casa, pero no me siento con las ganas de trabajar con todo lo que está pasando, incluso ni me está importando que me despidan. Tengo preocupaciones encima y el trabajo aumenta eso. Verán, cerca de mis abuelos hay 3 casos confirmados, y a veces los abuelos son necios en querer salir, lo que estaba haciendo mi abuelo, y que ya la familia entero lo regañó y se quedó quieto. Mi mamá sigue trabajando porque forma parte del mercado farmacéutico y encima atiende personas, mi novio también porque trabaja en una distribuidora de alimentos. Me preocupa mucho lo que les pueda pasar. Conscientemente trato de mantenerme tranquila, pero inconsientemente sé que estoy muy mal y que hay mucho caos, lo cual lo exteriorizo durante el sueño, que tengo pesadillas todo el tiempo y que no descanso nada, que siempre ando agotada físicamente, y lo cual me pone peor emocionalmente. Adicional a eso en el trabajo no me siento realmente valorada, siento que no soy bienvenida, y que hablan mucho a mis espaldas, y parece que todo el empeño que le pongo no es suficiente para ellos, no me siento parte de la organización. Tengo emociones encontradas sobre mi trabajo, me preocupa mucho que me echen, y al mismo tiempo me daría algo de paz. No se como hacer, siento que estoy colapsando. Está mal que no me importe si me despiden? Esta mal no tener animo para trabajar? - BuscandoRespuestas.com

BuscandoRespuestas.com

Atención Psicología

GILLIAN: Hace nada que nos enviaron a casa como medida de cuarentena, con exactitud nos enviaron el viernes. Trabajo en una escuela particular, y mi jefa insistía muchísimo en que fuéramos mucho después de que avisaran que todas las escuelas cerrarían, y no fue hasta hace poquito que decidió por fin cerrar la escuela. Hace poco que también empecé a trabajar ahí, llevo un mes y medio. Ahora estoy haciendo las cosas desde casa, pero no me siento con las ganas de trabajar con todo lo que está pasando, incluso ni me está importando que me despidan. Tengo preocupaciones encima y el trabajo aumenta eso. Verán, cerca de mis abuelos hay 3 casos confirmados, y a veces los abuelos son necios en querer salir, lo que estaba haciendo mi abuelo, y que ya la familia entero lo regañó y se quedó quieto. Mi mamá sigue trabajando porque forma parte del mercado farmacéutico y encima atiende personas, mi novio también porque trabaja en una distribuidora de alimentos. Me preocupa mucho lo que les pueda pasar. Conscientemente trato de mantenerme tranquila, pero inconsientemente sé que estoy muy mal y que hay mucho caos, lo cual lo exteriorizo durante el sueño, que tengo pesadillas todo el tiempo y que no descanso nada, que siempre ando agotada físicamente, y lo cual me pone peor emocionalmente. Adicional a eso en el trabajo no me siento realmente valorada, siento que no soy bienvenida, y que hablan mucho a mis espaldas, y parece que todo el empeño que le pongo no es suficiente para ellos, no me siento parte de la organización. Tengo emociones encontradas sobre mi trabajo, me preocupa mucho que me echen, y al mismo tiempo me daría algo de paz. No se como hacer, siento que estoy colapsando. Está mal que no me importe si me despiden? Esta mal no tener animo para trabajar?

23 marzo, 2020

Responde Eduardo Sánchez Altea. Psicólogo. Colegiado Nº 27083

¡Hola Gillian! Respondiendo a tus dos últimas preguntas, no, no está mal que no te importe que te despidan siempre y cuando eso vaya a favor de tus objetivos. Por ejemplo, sería malo para mí que me despidieran si realmente quisiera mantener mi trabajo, porque que me despidan va en contra de mis objetivos. Ahora bien, vamos a suponer que a ti te importa tu trabajo, que lo quieres mantener, y un día sientes que te da igual que te despidan. Podríamos catalogar esta indiferencia como “mala” porque no te lleva a preocuparte mínimamente para hacer bien tu trabajo e invertir ciertos esfuerzos en mantenerlo. Entonces la pregunta es: ¿realmente te beneficia ese trabajo o no?  Si es que no, es normal sentir que no te importa perderlo ¿cómo va a ser importante para ti si no te aporta beneficios? . Si la respuesta es que sí, entonces vas en contra de lo que quieres y estaría bien reflexionar de forma más realista acerca de tu situación laboral para gestionarla mejor. Lo podrías hacer con algún pensamiento del estilo “me gustaría sentirme más valorada en mi trabajo pero no lo necesito para ser razonablemente feliz en mi vida. Mi trabajo no lo es todo y, aunque me gustaría mantenerlo, si me despidieran no sería catastrófico, solo una contrariedad”. Si te dices a ti misma este mensaje, o alguno del mismo estilo, estoy seguro de que te sentirás animada para trabajar lo mejor posible y, al mismo tiempo, no dependerás del resultado de tus tareas o de que te valoren para estar bien. Tú tendrás el control sobre tu bienestar y no tus compañeros, tu jefa o tu trabajo en general. Por otro lado, si sigues en la incertidumbre de no saber si quieres mantener tu trabajo o si sería mejor dejarlo, haz una lista de los beneficios y los costes de mantener este trabajo, tanto a corto como a largo plazo. Te recomendaría que siguieras la opción que más ventajas te ofreciera a largo plazo. ¡Un abrazo!