¿Cómo evitar la alergia al polen? - BuscandoRespuestas.com

BuscandoRespuestas.com

Responde el doctor

¿Cómo evitar la alergia al polen?

10 febrero, 2020

La alergia al polen, denominada también como “fiebre del heno”, se produce cuando el organismo reacciona ante el polen como si fuera una sustancia nociva, aunque no lo es. La excesiva respuesta inmunológica provoca en el sujeto conjuntivitis con lagrimeo, congestión nasal, estornudos, tos e incluso dificultades respiratorias.

Durante la floración, los árboles y plantas sueltan el polen, granos microscópicos, al aire, donde se desplazan. Como cada especie tiene su época de floración, la alergia al polen puede aparecer en cualquier época del año, aunque son más comunes en primavera. La alergia aparece cuando se alcanza una concentración de polen de 50 gramos por metro cúbico de aire.

Evitar la exposición al polen es prácticamente imposible, pero si se pueden poner en práctica algunas pautas para reducir la incidencia del polen en nuestro cuerpo.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentrios, enviar preguntas…

Los alergólogos recomiendan en primer lugar identificar que planta o plantas producen el polen que produce la alergia y en qué época florecen. Además, es importante conocer los niveles de concentración de pólenes. Páginas como www.polenes.com informan puntualmente sobre este aspecto.

Evitar las zonas donde hay el tipo de plantas que nos de alergia es otra forma de reducir la incidencia, porque cuanto más cercanas estén las concentraciones de pólenes serán mayores.

Es recomendable ventilar las habitaciones a primera hora de la mañana y mantener luego las ventanas cerradas, sobre todo por la noche.

Si es posible, es mejor no viajar en moto o en bicicleta. Si se usa el coche las ventanillas deben estar siempre subidas y comprobar que el vehículo cuenta con un filtro anti-polen.

Lo mejor para prevenir las conjuntivitis alérgicas es usar gafas de sol, que impedirán el contacto directo del polen con nuestros ojos.

En casos graves se puede hacer uso de una mascarilla para salir a la calle.

Pelar y lavar la fruta y la verdura eliminará los granos de pólenes que pudieran tener adheridos. La miel y la jalea real pueden contener polen así que es preferible evitar su consumo.