Desmontado bulos: Las mentiras que las redes dicen sobre el coronavirus - BuscandoRespuestas.com

BuscandoRespuestas.com

AnalisisDestacadaDivulgaciónSalud

Desmontado bulos:
Las mentiras que las redes dicen sobre el coronavirus

  • Bulos y conspiraciones fruto de la desesperación o incluso de la malicia han provocado que muchas personas cometan locuras
  • Aquí incluimos respuestas concretas con lo que realmente dice hoy la ciencia a las afirmaciones gratuitas que se hacen en las redes

19 junio, 2020


Héctor Díaz-Alejo
Investigador de la Cátedra de Genética de la UCM

La dexametasona parece postularse el primer medicamento que muestra una eficacia significativa contra la covid-19. El estudio que lo ha demostrado, llevado a cabo por la Universidad de Oxford, aún no ha salido a la luz completamente pero en vista de los datos muy prometedores que están obteniendo, han decidido dar a conocer los resultados.

Se debe ser prudente aún con este medicamento. Hay que tener en cuenta que su eficacia solo se ha observado en infectados graves. En ningún caso debería tomarse preventivamente, puesto que es un corticoesteroide que nos bajaría las defensas, exponiéndonos más al virus.

Queda aún una revisión exhaustiva del trabajo y su publicación oficial para poder ser considerado correcto por el método científico actual, pero la urgencia apremia a dar soluciones rápido.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentrios, enviar preguntas…

Necesitamos tener buena información para tomar decisiones acertadas en algo tan importante como es nuestra salud. Y a veces las buscamos donde sea, lo que no es recomendable

La velocidad de la urgencia también ha hecho que aparezcan múltiples historias alrededor del coronavirus, intentando llenar las incógnitas que nos preocupan cada día. Bulos y conspiraciones fruto de la desesperación o incluso malicia que han llevado a que muchas personas cometan locuras. Aquí dejamos una lista con algunos de estos bulos:

Las altas temperaturas acaban con la epidemia:

NO. Sólo es verdad que las altas temperaturas ayudan a que las gotitas de saliva donde está el virus se evaporen antes y, por tanto, a que el virus muera. Pero el contagio puede seguir produciéndose.
Si nos encontramos en espacios cerrados, poco ventilados y/o con mucha concentración de gente, el virus tiene muy altas posibilidades de transmitirse, por lo que la epidemia podrá expandirse independientemente del clima.
El ejemplo es que en países cálidos como México, India o Indonesia la epidemia se está extendiendo rápidamente.

Tomar mucho el sol o meterse en una sauna elimina el virus:

NO. El virus se transmite por las gotas de saliva que con calor podrían evaporarse y hacer que el virus muera, como ya hemos comentado. Pero una vez dentro del cuerpo, el virus se reproduce eficazmente dentro de nuestras células que tienen una temperatura de unos 36,5°C.
Tomar el sol durante horas o meterse en una sauna no aumentará la temperatura corporal lo suficiente como para desnaturalizar al virus y además podría ocasionarnos graves problemas de salud.

El frío mantiene a raya la enfermedad:

NO. De igual forma que los países cálidos pueden sufrir epidemias, los países fríos son también susceptibles. El presidente de Bielorrusia, Aleksandr Lukashenko, dijo allá por marzo que en su país el virus se combatiría jugando al hockey sobre hielo, ya que las pistas eran como una nevera.
Pero la temperatura interior del cuerpo normalmente se mantiene estable y las gotas portadoras pueden seguir difundiéndose de persona a persona. El país tiene actualmente casi 60.000 infectados confirmados.
Además, la congelación o el frío extremo no elimina los virus. Con el deshielo del Ártico se están detectando virus y bacterias que quedaron congelados hace miles de años y algunos podrían tener la capacidad de infectarnos.

Beber alcohol previene y elimina el coronavirus:

NO. Otra de las sugerencias de este presidente fue beber vodka para evitar ser infectado. El alcohol puede ser útil para desinfectar superficies, pero desde luego no para eliminar el virus dentro de las células donde se aloja y reproduce. La ingesta excesiva puede además llevar a serios problemas de salud.

Beber lejía o desinfectantes elimina el virus:

NO. Parece mentira que en 2020, en la era de la comunicación, el presidente del país con las mejores universidades del mundo haya sugerido esto, pero así ha sido. Beber lejía o desinfectantes NO previene la infección ni elimina el virus y, en cualquier caso producirá lesiones en los órganos internos muy graves que pueden causar incluso la muerte.
La variante de utilizar lejía intravenosa TAMPOCO funciona contra el virus y es aún más peligrosa.

La suela de los zapatos es una gran fuente de contagio:

NO. Los zapatos con los que caminamos con la calle entran en contacto con el suelo, con lo que podemos acabar dispersando por nuestra casa lo que hayamos pisado. Sin embargo, es altamente improbable que los zapatos arrastren virus en cantidades infectivas hasta nuestros hogares. De todas formas, si queremos minimizar el riesgo, podemos dejar los zapatos a la entrada o hacernos un pediluvio (algo para limpiar e higienizar las suelas) donde desinfectarlos.

El coronavirus se difunde por el 5G:

NO. Diversos famosos conspiranoicos han clamado contra gobiernos y empresas por los supuestos peligros de las redes móviles 5G. La novedad ahora es decir que el 5G es capaz de transmitir el coronavirus. El conocimiento científico de tales personajes es nulo, pues los virus no pueden ser transportados por ondas electromagnéticas.

La luz ultravioleta debe ser utilizada en la piel:

NO. Aunque es cierto que puede eliminar el virus, no es recomendable utilizar este método para desinfectarnos. La exposición a luz ultravioleta puede generar graves problemas oculares como quemadura de córneas, irritación en la piel o incluso cáncer.

Los antibióticos son efectivos contra el coronavirus:

NO. Los antibióticos sólo deben ser utilizados en infecciones bacterianas. No son efectivos contra una infección vírica. Esto es aplicable tanto al coronavirus, como a la gripe, resfriados… En caso de coronavirus sólo deberían tomarse antibióticos si hay una infección bacteriana asociada.

Las mascarillas quirúrgicas causan hipoxia e intoxicación con CO2:

NO. Si se utilizan adecuadamente, asegurando que se ajuste bien pero dejándonos respirar con normalidad, no ocasionará mayores problemas. Hay que tener precaución si se humedece o si se utiliza repetidas veces, pero principalmente porque pierde su capacidad de filtración.

Haciendo ejercicio debería utilizarse mascarilla:

NO necesariamente. El ejercicio requiere mayor respiración y se puede sudar. Las mascarillas húmedas no resultan tan efectivas, limitan la respiración y pueden favorecer el crecimiento de microorganismos. Lo mejor a la hora de realizar ejercicio es la distancia social, evitando lugares concurridos y, de tener que pasar puntualmente por ellos, taparse momentáneamente o mantener la boca cerrada, intentando no exhalar a los viandantes cercanos.

La hidroxicloroquina ha demostrado proteger frente a la covid-19:

NO. Realmente aún no hay certezas sobre este tema. Pero el mismo estudio de la Universidad de Oxford donde se ha descubierto el potencial beneficioso de la dexametasona observó que la hidroxicloroquina no tenía efectos contra la enfermedad.
Este descubrimiento ha llevado a gobiernos como el de Estados Unidos a retractarse y dejar de considerarlo un tratamiento apto frente a la covid-19. La hidroxicloroquina, además, puede tener efectos nocivos sobre la salud si no se utiliza adecuadamente.
Aunque como ya se ha comentado el estudio aún no ha sido revisado, sus resultados parecen ser fiables. Pero habrá que esperar unos días o semanas para su confirmación total.

Las monedas y billetes podrían transmitir la infección, pero no es común:

SÍ. Pero aún no se ha documentado ningún caso en el que se haya transmitido por contacto con monedas o billetes. Teóricamente podría suceder, como ocurre con cualquier superficie. Si tocamos un objeto donde haya presencia de virus y después nos tocamos la cara, podríamos infectarnos.

Como bien sabemos, lo fundamental es mantener una buena higiene de manos, utilizar mascarilla correctamente y evitar las aglomeraciones, especialmente si son en espacios cerrados. La dexametasona muestra cierto potencial, pero de momento sólo en enfermos graves. Y no parece que vaya a ser el medicamento que nos haga poder volver a la absoluta normalidad previa al virus.

Hasta que haya una vacuna o un tratamiento mucho más eficaz, no debemos dejarnos engañar por los bulos que encontremos por redes sociales. Sólo podremos confiar en la evidencia científica.

Noticias relacionadas