Si te cuesta dormir, sientes ansiedad, tienes miedo… BuscandoRespuestas te ‘lleva’ el psicólogo a casa

BuscandoRespuestas.com

Atención PsicologíaDestacadaSalud

Si te cuesta dormir, sientes ansiedad o miedo por el actual estado de alarma decretado por el Gobierno… te ‘llevamos’ el psicólogo a casa.

17 marzo, 2020

A través de Buscando Respuestas, Prensa Ibérica y el Grupo Zeta, con el apoyo de un grupo de psicólogos profesionales, abrimos una vía de comunicación entre las personas que se encuentran en confinamiento debido a la crisis generada por el Covid-19, con aquellos que pueden ayudarles.

Únicamente es necesario realizar la consulta detallando un poco sus circunstancias y, añadiendo de forma voluntaria, su nombre. La consulta será trasladada, de manera anónima, a un psicólogo profesional y la respuesta se publicará en la página web de Buscando Respuestas.

Lee todas las respuestas de nuestros psicólogos aquí

Si quiere enviar las preguntas por correo electrónico basta con que las envíe a la siguiente dirección:

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentrios, enviar preguntas…

psicologos@buscandorespuestas.com

Pero creemos que le resultará más cómodo entrar en este  formulario

Haz tu consulta:

He leído y acepto las condiciones de uso de la página web.

Con la colaboración de:

 

 

De momento en estas mismas páginas encontrará la respuesta del psicólogo.

Preguntas y Respuestas:

MARIA ROSA: Me encuentro fatal, no llevo bien lo del aislamiento. Tuve depresión durante más de un año y parecía desde enero que estaba saliendo de dicha depresión, saliendo mucho caminando… Ahora esto de no salir de casa me está afectando bastante, solo salgo lo justo para comprar alimentos para mi padre que tiene 82 años.
Me ha vuelto la ansiedad y todo. Gracias por darme una pronta respuesta.

Hola María Rosa. Es necesario para no desarrollar agorafobia o miedo al exterior, que salgas de casa, aunque sea mediante aproximaciones sucesivas: eso que significa? Si es necesario, empezar por salir a la esquina de casa, por ejemplo a sacar la basura, y luego poco a poco ir acercándote a la meta. Puedes fijarte como meta ir un día a comprar a algún supermercado más lejano del habitual. Si tomas las medidas pertinentes de seguridad y protección , especialmente para tu padre, no hay de que preocuparse.

Responde Raquel Beneito Vilaplana. Psicóloga. Colegiada Nº 27291

NURIA: Yo de normal padezco de ansiedad y ahora se me eleva la ansiedad con dolor en el pecho.

Hola Nuria. Si algo tiene en común el Coronavirus con la ansiedad es que generan una serie de síntomas , como falta de aire, cansancio, que podemos llegar a evaluar como «negativos» . Pero no lo son (obviamente si no se trata de ningún estado grave) . Son síntomas que están presentes como cualquier otro resfriado: ¿Verdad que no nos preguntamos cuando tenemos gripe, porque los mocos son más verdes  , o por qué la fiebre puede llegar a altos topes? Pues en este caso para no entrar en el bucle de miedo al miedo, es recomendable hacer lo mismo: los síntomas están, no evaluarlos pues no son ni buenos ni malos, forman parte del proceso de incubación, con la recuperación los síntomas comunes desaparecen.

Responde Raquel Beneito Vilaplana. Psicóloga. Colegiada Nº 27291

ANNA: Mi madre tiene 76 años siempre ha sido propensa a la ansiedad pero desde hace dos días esta encerrada en su habitación con vómitos, diciendo que le duele el corazón, mareos y estrés… Conociéndola, sé que esta pasando un cuadro de ansiedad, pero no quiere hablar con un psicólogo, porque sé que hay muchos atendiendo por videoconferencia, pero no quiere… esta encerrada en su mundo y cada día esta peor… ¿qué puedo hacer?

Anna, es muy posible que tu madre sienta miedo en su fuero interno debido a su edad y también a su estado emocional anterior a la pandemia con el que debía luchar día a día. Pregúntale si cuando está en su habitación se siente más segura y si esto la calma un poco. Si es así deja que esté recogida en este espacio seguro y busca momentos para hacerle compañía dentro de su cuarto. Consulta con el médico de referencia sobre el vómito y el mareo y coméntale que su ansiedad está más alta de lo normal. Él os podrá aconsejar sobre la medicación a tomar. Cuando se vaya sintiendo un poco mejor anímala con cariño a hacer algo que le guste o la distraiga o proponle hacer juntas allí algo como labores, jugar juntas, resolver crucigramas o mirar televisión, si la tiene en su cuarto. Deja pasar unos días valorando positivamente con ella que esté en un lugar en el que se siente protegida y cuando la veas un poco más relajada proponle tomar alguna de las comidas en el comedor. Deja que ella vaya decidiendo cuándo puede salir del cuarto porque nota ya más coraje y fuerza. Puedes proponerle escribir un diario en el que exprese sus emociones y se pueda desahogar. Pon a su alcance la posibilidad de que se conecte con alguna amiga, conocida o con algún familiar por videoconferencia para compartir cosas con otras personas. Y además, sobre todo cuídate mucho tú para ser su apoyo y permanecer saludable y disponible.

Responde Roser Batalla Serra. Psicóloga. Nº Colegiada: 4769

ELENA: En mi cabeza ronda la idea de cómo seremos, cómo actuaremos, después de que pasemos la cuarentena. Nuestras vidas darán un giro radical, podremos ser mejores personas, estaremos más concienciados, solidarios, pero a la vez sentiremos desconfianza de la gente que se cruza contigo o que tengas que atender, como en mi caso, que trabajo en una Biblioteca pública con muchísimos usuarios por miedo al contagio. Ya no existirá esa cercanía y tendremos que seguir manteniendo esa distancia social. Es como si estuviésemos rehuyendo de la gente. Esa es la sensación que tengo. Gracias y un saludo.

Hola Elena: comentas con acierto que la desconfianza puede ser una reacción de los seres humanos cuando nos enfrentamos a circunstancias que nos generan incertidumbre, falta de control, inquietud… Justo a la salida de una época así, se mantiene por un tiempo el recelo y el cuidado un poco extremo. También es verdad que podemos ir bajando la guardia y recuperando la confianza poco a poco. A veces de manera casi sorprendente llegamos a olvidarnos de las cosas que nos han impactado casi como si no hubieran sucedido hasta llegar a ser de nuevo espontáneos y confiados porque así nos gusta más vivir. Esto es un proceso que va siguiendo una estructura interna, casi mágica, que lleva al cambio un paso detrás de otro. Las experiencias que nos impactan mueven en nosotros los valores, las creencias, las expectativas y estos movimientos nos permiten cambiar y reinventarnos para adaptarnos de nuevo. Somos seres cambiantes, adaptativos, camaleónicos y sorprendentes. Intenta ver este tiempo con curiosidad. Sigue y observa cómo entre tus contactos las personas buscan y utilizan un montón de recursos de colaboración y de ayuda. Y luego, en las fases más avanzadas de este proceso sigue mirando y tomando nota de la evolución a la que nos lleva. Seguro que desde tu silla, en la biblioteca, vas a ser testigo de todo ello y si lo haces conscientemente te ayudará a aprender mucho.

Responde Roser Batalla Serra. Psicóloga. Nº Colegiada: 4769

YOLANDA: Desde el lunes estoy de baja con ansiedad, hay momentos que todo me supera y lloro por miedo a coger el virus o perder a un familiar, siento pánico fe pensarlo. Trabajo en la industria farmacéutica y tampoco me siento bien en casa pero me da miedo salir y contagiarme, creo que aquí estoy más segura, he perdido mi alegría y apenas me río. Muchas gracias por escucharme.

Hola Yolanda, ahora que estás en casa por la baja en realidad estás protegida y segura porque se reducen al mínimo las vías de contacto. Ahora el reto para ti puede ser buscar la fórmula para poder estar en casa y sentirte a gusto. Procura llevar un ritmo de vida, en cuanto a horarios, parecido al que tenías trabajando. Dúchate a primera hora de la mañana y vístete para desayunar. Busca que actividades pueden entretenerte recuperando algo que antes te gustaba y buscando nuevas cosas que aprender. Contacta con tus familiares vía telemática e invítalos a pasar algún rato agradable compartiendo buenos recuerdos y experiencias compartidas positivas. Aprovecha este tiempo para cuidarte y descansar. Recuerda que podemos hacernos fuertes y que nuestro sistema inmune trabaje bien y nos proteja cuidando nuestra comida, sueño, haciendo ejercicio y conectando con nuestros recuerdos positivos y recursos. Planea qué te gustaría hacer después del confinamiento sin poner límites a la imaginación y a los deseos.

Responde Roser Batalla Serra. Psicóloga. Nº Colegiada: 4769

DIANA: Yo sufro de depresión tomo medicina pero esta situación del país me desespera me causa miedo y no puedo dormir pensando en muchas cosas como dinero salud. Me pone muy mal genio, no me hallo y no sé como actuar para poder soportar esta situación.

Hola Diana, no es fácil estar animado y positivo en estos momentos. El miedo y la preocupación son compartidos por todos. Un montón de profesionales de todo tipo están atendiéndonos y cuidando de nosotros de formas distintas. El enfado te señala que deseas arreglar las cosas pero no ves la forma. Muchas de las cosas que están pasando no están en nuestras manos. Otras sí, en ellas puedes centrar tu atención: cuidar de tu cuerpo, de tu salud, de tus amistades y familia aunque sea on-line. Poco a poco todo se irá resolviendo y podremos ir volviendo a la vida normal aunque sea diferente a la que dejamos atrás. En el momento que esto ocurra vamos a ir solucionando un montón de dudas sobre el trabajo, la economía, etc. y como seres creativos que somos los humanos vamos a encontrar salidas a las dificultades. Como no podemos resolver en el presente las situaciones del futuro es importante confiar en que cuando tengamos los problemas entre nuestras manos los vamos a resolver de forma satisfactoria. La creatividad y la gestión de problemas tienen salidas infinitas. Como todos estamos afectados vamos a colaborar en grupo a buscar nuevas vías para todos. ¡Juntos somos fuertes!

Responde Roser Batalla Serra. Psicóloga. Nº Colegiada: 4769

LUIS: Buenas días. Tengo que trabajar esta semana que se ha decretado permiso retribuido. Somos 5 en casa, entre los que hay una  persona mayor, dependiente y con alzheimer, y mi mujer está constantemente repitiéndome el riesgo que hago correr a su madre una y otra vez y esto me resulta insoportable, añadiendo que llevo desde ayer sin fumar con cierto «mono» y ya no puedo más. Trabajo solo en un despacho, camino solo hasta la oficina, desinfecto mesa teléfono teclado y todo pero da igual no ceja y sigue repitiendo y repitiendo… ya no sé que hacer.

Hola Luis, entiendo que estás haciendo todo lo posible para protegerte y proteger a tu familia. Muchas de las reacciones de tu mujer son también normales fruto de la tensión de estos momentos y la situación de tener una persona dependiente a su cargo. Es importante ver que la situación no es permanente sino temporal. En referencia a lo que puedes hacer, más que tratar que tu mujer se sienta mejor, es acompañarla, escucharla y estar a su lado, haciendo que juntos la angustia sea menor.

Responde Francesc Sorribes. Psicólogo del Institut RET. Colegiado Nº 11700

SANTIAGO: Desde el miércoles perdí olfato y gusto, y llamé al teléfono de mi comunidad para el tema de coronavirus, y parece ser que son síntomas leves, pero al no verme un médico y tener que estar en casa aislado, hay momentos que tengo ansiedad y me creo que estoy mal, como si tuviera otros síntomas que en principio no tengo… Como podría gestionar este estado anímico.

Hola Santiago, ante cualquier duda de los síntomas que tienes es bueno que llames a los servicios de atención que te aconsejaran y te dirán lo que debes hacer con el aislamiento. Durante esta fase, es normal que percibas incomodidad e incertidumbre, pero es un proceso por el que debes pasar sin tratar de no querer sentirte así. Es normal sentirse preocupado, e intenta no pensar en más allá que el momento presente y en el día a día, viendo lo que puedes hacer ahora para mejorar tu bienestar. Son momentos difíciles que debemos afrontar y pensar que son temporales y que pasarán.

Responde Francesc Sorribes. Psicólogo del Institut RET. Colegiado Nº 11700

ANA: ¡Hola! En primer lugar muchas gracias por poner este recurso disponible, estoy segura de que a mucha gente le hace falta estos días. Por poneros un poco en situación, soy una chica joven que ha vuelto a casa de sus padres hace un año y desde entonces estoy opositando. Estoy segura de mi objetivo, pero la oposición es muy exigente y a veces puede conmigo. Con el confinamiento, encima, es peor. Como todo el mundo, me agobio más encerrada en casa todo el día y me cuesta encontrar formas de desconectar (y eso que intento hacer ejercicio, dibujar, veo alguna serie…) Ahora somos 4 en casa, y al estar todos algo aburridos se convierte en fuente de conflicto, especialmente entre mi hermana y yo (no estamos acostumbrados a convivir mucho tiempo y ambas tenemos bastante carácter). Encima de afectar a mi rendimiento en la oposición, estoy comenzando a notar que no duermo bien (me cuesta dormir y me despierto con sobresaltos), creo que tengo algo de estrés y a veces siento que me quedo sin aire o noto que se me acelera demasiado el pulso, incluso algún mareo al levantarme poco habitual en mi… (cuando estudiaba la carrera tuve un par de episodios de crisis de ansiedad, así que empieza a preocuparme). Soy una persona normalmente optimista, pero también algo nerviosa y creo que se me junta todo un poco.. No sé si podríais recomendarme alguna acción para intentar reconducir esta cuarentena, quizás a intentar ser más productiva y evitar la ansiedad.

Hola Ana, sentirse preocupada ante la situación que estamos viviendo es normal. Quizás seria bueno que te centraras más en el presente, en tu proyecto de la oposición y no dedicarás tiempo en pensar en lo que no depende de ti, ya que esto generará más ansiedad y no te ayudará a ser más productiva. Es importante que trates de cuidarte e ir solucionando los conflictos o inconvenientes cuando surjan, pero no anticiparte a ellos puesto que esto no te ayudará a ser resolutiva ni funcional. Son momentos difíciles y la ansiedad crece cuando pretendemos controlar aquello que no podemos. Intenta pensar en lo que depende de ti, establecer rutinas diarias, y centrarse en lo que está en tus manos es lo mejor. 

Responde Francesc Sorribes. Psicólogo del Institut RET. Colegiado Nº 11700

DAVID: He padecido deficiencias respiratorias en el trabajo y temo contagiarme en él. Hace unos días casi me voy de la empresa por las medidas de seguridad ante esta pandemia, y después de amenazarles con irme han empezado a tomar algunas pero no las necesarias medidas. Respeto las normas de confinamiento desde antes de que fuera oficial. Y en mi empresa entra mucha gente de fuera, transportistas, proveedores, clientes, etc….. Tengo miedo por la situación y por mi familia. Gracias espero respuesta.

Hola David, ante cualquier duda de las medidas de seguridad y laborales que tienes es bueno que llames a los servicios del trabajo correspondientes. Con respecto a ir al peor escenario y pensar en las consecuencias terribles que puede tener esta situación para ti y tu familia no nos ayuda para nada a seguir lidiando en el día a día. En estos momentos de incertidumbre es conveniente estar centrado en el presente y en lo que depende de ti, manteniendo la distancia de seguridad y tratar de protegerte todo lo que puedas.

Responde Francesc Sorribes. Psicólogo del Institut RET. Colegiado Nº 11700 

SARA: Tengo 21 años. Hace un año y medio me fui a Costa Rica a vivir ya que es el único país que me ofrecía la oportunidad de estudiar medicina, carrera que por cierto adoro. Allí conocí a mi novio también español y estudiante de lo mismo. El tiempo fue pasando y efectivamente adoro esta profesión hace 3 meses me fui a vivir con el y me sentía tan feliz y realizada hasta que por la situación del covid-19 nos tuvimos que ir de forma precipitada y desconcertante a España. El es de Galicia y yo de Tarragona. Ahora mismo siento una tristeza inmensa siento que no puedo adaptarme al cambio de mis estudios online, se me hace raro volver a vivir con mis padres y siento una terrible preocupación por lo que va a ocurrir con nuestra relación ambos queremos seguir y haremos todo lo que haga falta pero tal vez eso no es suficiente. No logro ver nada claro estoy agobiada y muy asustada.

Hola Sara, antes que nada, quiero felicitarte por perseguir tu sueño tan férreamente. Es admirable, dejarlo todo por irte a un país tan lejano para poder hacer la carrera que anhelas. Es absolutamente comprensible que, habiéndote esforzado tanto y habiendo encontrado pareja con la que estáis tan bien como para ir a vivir juntes, ver que todo tu plan se tambalea por esta pandemia estés (por lo menos) agobiada. Quiero que pienses algo, esta situación es temporal, no va a durar para siempre. Dentro de no mucho, vais a volver a Costa Rica, a poder atender presencialmente a clase y a vivir juntos. Cuando una tiene ansiedad, la mente se va siempre a los peores escenarios y anticipa desgracias que raramente ocurren. Por lo que me dices, vuestra relación es fuerte, os habéis conocido bien, ¡e incluso vivís juntos! Te recomiendo que intentes mantener una comunicación sincera con él, cuéntale qué te preocupa, comparte con él como te sientes, qué miedos tienes, e incluso qué alegrías. Escúchale cuando sea él el que comparta contigo. Como bien habrás oído muchas veces, la comunicación es un elemento esencial para que una pareja funcione, y estando en la distancia, aún más. Además, podéis hacer una serie de cosas juntos por videollamada, podéis estudiar juntos, cocinar juntos, ver la misma serie y comentarla, etc. Por suerte, hoy en día la distancia física no implica distancia emocional. Por último, quiero decirte que tú tienes una capacidad de compromiso y mucho valor, has hecho mucho para conseguir tu sueño. Esta habilidad tuya te va a ayudar también a superar esto, estoy convencida. Espero que te haya podido ayudar en algo, ¡cuídate mucho!

Responde Laura Andrés Rodríguez. Psicóloga de Presencia Activa. Colegiada Nº 25096

FABIOLA: Mi madre ha muerto por el covid-19. Además del dolor por su pérdida, el hecho de pensar que quizá no hice todo lo posible por ella y que no he podido estar a su lado durante su ingreso y a la hora de su muerte (tampoco podré estar en su entierro), me encuentro con el miedo de poder estar contagiada por el virus al haber estado conviviendo con ella y cuidarla durante varios días antes de su hospitalización. Intento racionalizarlo, pero es imposible no dejarse llevar por el pánico en algunos momentos. Cómo puedo afrontar estos días de encierro que nos quedan ante una situación tan dolorosa? Muchas gracias.

Hola Fabiola, antes que nada, lamento muchísimo la pérdida de tu madre. Es evidente que la situación no es normal y que es muy difícil gestionar tanta incertidumbre. Referente a lo primero que me comentas, ante un hecho tan grave como la muerte de una madre, muchas veces tenemos la tendencia a pensar que podríamos haber hecho más, o que lo que hicimos no fue suficiente, pero raramente acostumbra a ser verdad. De algún modo, la mente nos juega una mala pasada con estos pensamientos, y tenemos que intentar no hacerles caso (en la medida de lo posible). Por lo que dices, estuviste cuidando de ella el tiempo que pudiste, supongo que hasta que tuvieron que ingresarla, y aquí ya no podías hacer mucho más. Si no estuviste más presente, no fue por falta de ganas, fue porqué la ley así lo prohíbe ahora mismo. Seguro que te hubiera gustado mucho poder estar con ella, pero me gustaría que te quedara claro que hiciste todo lo que pudiste, y estuviste con ella (ni que fuera de pensamiento). Lo segundo que me comentas es el miedo da estar ahora tu contagiada, asumo que cuando dices que intentas racionalizarlo es que intentas basar tus pensamientos en los hechos. Si es así, haces bien. En principio, habiendo convivido con tu madre estando ella enferma, el sistema de salud debería de tenerte (más o menos) controlada. Hay una ventana de días (unos 14), pasados los cuales, si no muestras síntomas es muy difícil que tengas el virus, o por lo menos, que sufras por él. No obstante, lo normal es que la mente nos juegue malas pasadas y se ponga en el peor escenario posible. Si te das cuenta de que estás en esta situación, intenta distraerte con alguna actividad agradable, o hablando con tus familiares o amistades. Por último, quisiera recomendarte que no te estés de hablar de tu madre y de como te sientes con los de tu alrededor. Hablad de vuestros miedos, de las situaciones de ansiedad que estéis pasando, de situaciones buenas, de recuerdos de ella, etc. Mi más sentido pésame.

Responde Laura Andrés Rodríguez. Psicóloga de Presencia Activa. Colegiada Nº 25096

SOFÍA: Buenas, se me está haciendo muy duro esto. Somos 4 en casa, tengo 22 años y desde hace unos 9-8 que hay problemas en casa: mi madre es impulsiva/agresiva, mi padrastro pasivo/manipulable por ella. En ese tiempo han habido episodios de agresión física leve? (4-7 no estoy segura) y verbales constantemente (siempre insultada y menospreciada por mi madre hasta el día de hoy). Por lo que ya había tensión antes del confinamiento y hace 2 años pasé por una depresión sola sin ser consciente. Mi doctora hasta la fecha no me ha ayudado y no he podido recurrir a otro profesional por falta de recursos y seguridad. Pero estos días me están superando… duermo demasiado con las horas cambiadas (me acuesto sobre las 3-4am, me levanto a las 7am, a las 11am y finalmente a las 13-15 pm). Estoy encerrada en mi cuarto, que es el único lugar en el que me siento «bien» porque fuera de él está mi madre en la cocina y en el salón (los únicos espacios comunes). Pero está siempre a la defensiva, mirándome vigilante y juzgando cada movimiento que hago y a la mínima (hacer un ruido o comer algo distinto) salta y me empieza a gritar e insultar. Me siento muy intranquila y con ansiedad constante. Por ese motivo también como a deshoras y de 5 comidas al día hago 3 o 2 y mal, me da ansiedad acercarme a la cocina y sobretodo estando ella allí, porque el 80% de las veces que voy termina en discusión o malestar aunque mi intención sea ir callada, coger la comida e irme. Por más que intente evadirme con música, trabajo o películas, esta sensación no se va y muchas veces me pongo a llorar, me frustro, me duele la cabeza, me cuesta respirar y el corazón se me acelera muchísimo. Solo quiero tranquilidad, pasar lo mejor posible estas semanas. Gracias.

Hola Sofía, la situación que comentas es muy difícil con tu familia. Se que a veces puede parecer que estas semanas son una eternidad, pero es importante tener en mente que estamos el confinamiento es una situación temporal. Principalmente tienes que centrarte en ti y lo que te es mejor, piensa en tu bienestar. Tendías que intentar seguir una rutina diaria en la que puedas dedicar tiempo a hacer aquellas cosas que te gusten o te relajen. Te recomiendo que busques en Youtube algún vídeo de relajación guiada, que intentes mantener unos horarios más o menos fijos (aún que no sean los normales, si no puedes), y que dediques tiempo a hablar con tus amistades. Otra cosa que creo que te iría bien hacer es intentar evitar al máximo el conflicto (seguro que ya lo intentas). Aún y que la situación sea 100% injusta, te invito a que valores en cada enfrentamiento si te vale la pena entrar a discutir con tu madre. Pregúntate qué vas a sacar (en realidad, no lo que te gustaría) si entras a discutirte con ella. Muy probablemente, más ansiedad y malestar. Pregúntate también, si crees que esta vez va a entrar en razón. De todas las veces que os habéis discutido…. ¿Por qué tendría que ser esta diferente? Creo que esto te podría ayudar en evitar el conflicto. Desafortunadamente, no vamos a poder evitar que ella se comporte como le apetezca, pero tu tienes la capacidad de decidir en qué discusiones entras a trapo con ella (y por lo tanto te sientes mal luego) y en cuáles no. Por último, me comentas que no has buscado ayuda más allá de tu doctora por falta de recursos y de intimidad. No se si es una posibilidad para ti, pero por el confinamiento se han habilitado bastantes números de atención psicológica gratuitos, sé que tanto el colegio de psicólogos de Cataluña y el consejo general de la psicología de España, tienen teléfonos habilitados para esto. Si crees que te puede ser de ayuda y consigues algo de intimidad, intenta llamar. Espero que te haya podido servir de ayuda, cuídate y muchos ánimos.

Responde Laura Andrés Rodríguez. Psicóloga de Presencia Activa. Colegiada Nº 25096

JESUS: Buenas, he estado aguantando la primera semana bastante bien dentro de la preocupación, pero hace un par de días se llevaron a mi hermano y está ingresado con muy fuerte neumonía y posiblemente tiene coronavirus, A partir de ese día me encuentro muy mal con mareos, ganas de vomitar y no paro de pensar lo peor, y no tengo ganas de comer. Que me recomendaría gracias.

Hola Jesús, antes que nada, decirte que es completamente normal sentirse muy, preocupado estando tu hermano ingresado por neumonía estos días en no paran de llegar noticias alarmantes. Los síntomas que me describes son síntomas de ansiedad, no sé si estás familiarizado con esta emoción, quizás sí, pero no tan fuerte. Te recomiendo algunas técnicas que espero que te sean de ayuda a controlar los síntomas que me describes: La primera sería una técnica de relajación (relajación de Jacobson o respiración diafragmática). Otra opción para hacer relajaciones son las app móvil que muchas son gratuitas durante el confinamiento. Puedes dedicarle un rato a ver cuál te gusta más, que voz te relaja más, etc. La segunda técnica que te propongo es intentar parar el pensamiento. El funcionamiento normal de la mente cuando uno está preocupado por algo es darle vueltas al mismo tema, y cuando hay ansiedad, lo más común es que nos encontremos una y otra vez en el peor escenario posible. Pues bien, intentar no darle más cuerda de la necesaria a este pensamiento es primordial para poder controlar la ansiedad. Cuando detectes que tu pensamiento se vuelve a disparar, que estás otra vez pensando en lo peor, dite a ti mismo “ya basta, por más que yo piense en lo terrible que sería, torturarme con estos pensamientos no va a ayudar a mi hermano, y me están enfermando a mi”. Intenta distraerte con alguna actividad agradable, ocupa partes de tu tiempo e intenta mantenerte activo. Ojo! Con esto no quiero decirte que intentes no pensar nunca en tu hermano o en la situación, me refiero sólo a las veces que el pensamiento se interpone en tu día a día, o que la ansiedad empieza a subir de más. Por lo demás, es importante hablarlo con conocidos y/o familiares, expresar tu preocupación y tu miedo. La expresión del miedo a tus seres queridos os va a unir mucho, y os va a aportar consuelo en estos días tan difíciles. Espero haberte podido ayudar, mis mejores deseos para tu hermano y toda tu familia.

Responde Laura Andrés Rodríguez. Psicóloga de Presencia Activa. Colegiada Nº 25096

 

LAIA: Hola! Tengo 28 años y soy enfermera en una residencia geriátrica.. Actualmente tenemos varios casos de covid19, me encanta mi trabajo y poder ayudar lo máximo posible.. lo malo es que por las noches me duele el pecho y la cabeza me explota pensando que he podido cogerlo y lo que más me importa, pegárselo a mis padres que son de riesgo.. Lo llevó muy mal.. Siento mucha angustia y ansiedad.. Sobretodo cuando me meto en la cama.

Laia, entiendo tu preocupación y gran malestar, ya que estás expuesta a situaciones de mayor riesgo de contagio que muchas personas. Durante el dia te mantienes ocupada desempeñando tu profesión de ayuda a los demás , por lo que no hay espacio para que otro tipo de pensamientos aparezcan .En cambio, si es durante la noche ,cuando te das permiso a conectar contigo, con tus emociones  y lo que   tu cuerpo manifiesta mediante los síntomas que mencionas ( dolor en el pecho, cefaleas…) es  que sientes miedo ante lo que a diario vives. Sentir emociones desagradables no es una amenaza, es una reacción normal, de defensa de nuestra mente ante un peligro. El estar en exposición continúa con la cara más dramática de esta epidemia ( sufrimiento, muertes…) moviliza una importante carga emocional que a nivel cognitivo se traduce en una ideación obsesiva donde se confunde lo posible con lo probable.Es importante recordar que hay personas que padecen este virus en otras formas más leves. Comparte con tu familia, con tus amigos, con tus compañeros de trabajo, el cómo te sientes, te ayudará verbalizar tus sentimientos y hacerlos más tolerables. Técnicas de respiración, de atención plena, de ejercicio físico, pueden ser útiles para disminuir la angustia y la ansiedad. Realiza en tu tiempo libre alguna actividad que te entretenga y te haga desconectar del trabajo. Cuídate, y mi más profundo agradecimiento por la labor tan valiosa y necesaria que realizas. Fuerza y mucho ánimo!!

Responde Raquel Roizner García. Psicóloga de Clínica Corachan. Nº Colegiada: 11209

SARA: Buenas tardes. En primer lugar, agradeceros por vuestra labor en estos momentos tan complicados. Os escribo porque estoy diagnosticada con Trastorno de Ansiedad Generalizada, ya finalicé mi terapia y, aunque de vez en cuando hace alguna aparición, en general tenía la ansiedad bastante controlada. También tuve problemas con mi forma de beber pero dejé de beber alcohol hace 3 años. Ahora, al llevar ya casi 3 semanas de confinamiento y teletrabajando con bastante estrés (trabajo en una agencia de publicidad y no están respetando nada mi horario laboral debido a que estamos siempre en casa) he vuelto a sufrir ataques de ansiedad y a volver a tener pensamientos relacionados con paliar esos síntomas tan molestos bebiendo (incluso sueño que bebo y me despierto muy angustiada). He intentando elaborar una rutina en mis ratos libres: hacer ejercicio, distraerme con series, leyendo… pero sufro constantes interrupciones por parte de mis jefes que, además, me dejan agotada psicológicamente. He intentado hablar con ellos, pero no me escuchan. ¿Cómo puedo hacer para intentar que el trabajo no afecte tanto a mi estado de ánimo y a mí ansiedad en estas circunstancias? Muchas gracias de nuevo y un saludo.

Sara, gracias a ti por compartir con nosotros. Es natural que dada la situación de confinamiento que vivimos y la circunstancias laborales que relatas, tu ansiedad haya incrementado. Seguro que si te paras a pensar, tienes muchos recursos y herramientas aprendidas del trabajo psicoterapeútico que realizaste, y que seguro, puedes poner en práctica para no volver a recurrir al alcohol como via de escape a tu malestar. Estás gestionando muy bien tu rutina diaria, tu tiempo libre,realizando las actividades que te generan bienestar , aunque no el que necesitas, puesto que no dejan en tu trabajo que desconectes de tu actividad profesional. Si has intentado la vía del diálogo con tus superiores ( no dejes de intentarlo) y no ha funcionado, quizás podrías pedir asesoramiento a un abogado laboralista quien podría asesorarte. Coméntale la situación en la que  de forma recurrente te encuentras y quizás pueda ayudarte a gestionar  tu situación y aportarte algo de tranquilidad. Recuerda que técnicas de respiración, relajación , mindfulness ( centrado en el aquí y ahora), pueden serte beneficiosas  para manejo de tu ansiedad. Y en caso de necesitarlo, no dudes en recurrir a tu médico especialista de referencia para valorar inicio de  tratamiento.

Responde Raquel Roizner García. Psicóloga de Clínica Corachan. Nº Colegiada: 11209

ESTHER: Ansiedad, incertidumbre, etc.

Esther, la ansiedad , el miedo o el insomnio, son algunas de las reacciones posibles de estrés ante una situación tan excepcional y de incertidumbre como la que nos encontramos. Son sensaciones y emociones desagradables pero necesarias para la gestión de esta crisis. La ansiedad es una señal de alerta que invita a huir o a luchar. Debemos aceptar que la incertidumbre existe y que no es posible tenerlo todo bajo control aunque eso nos pueda crear sensación de inseguridad. Este es un buen momento para aprender a convivir con ella  por mucho que no nos guste. Es la oportunidad de aprender sobre nosotros mismos, de darnos cuenta de lo que somos capaces si nos lo proponemos. Podemos hacer muchas más cosas de las que pensamos para sentirnos mejor, y centrar nuestra energía en ellas. Pensar más en ti, dedicarte tiempo, compartir conversaciones con tu familia, apoyarte en tus personas de confianza y pensar en positivo te ayudará a sobrellevar mejor este momento. Mantén una rutina habitual: un horario de trabajo , realiza actividades de entretenimiento (lectura, visitas virtuales a museos, actividad física, pintar , escuchar música…). Técnicas de respiración y de relajación ( puedes encontrar cursos online) también pueden serte de gran utilidad para reducir el estrés.

Responde Raquel Roizner García. Psicóloga de Clínica Corachan. Nº Colegiada: 11209

ANNA: Me llamo Anna, tengo 20 años y llevo encerrada en casa desde que el Gobierno decretó el estado de alarma pero últimamente me cuesta mucho respirar, estoy muy de los nervios. Siento una presión muy fuerte en el pecho que depende en qué momento se me centra en la parte derecha del pecho. No sé si es ansiedad pero esta situación se me está haciendo muy difícil.

Anna, por los síntomas que describes es muy probable que sea ansiedad ( dificultad para respirar, presión en el pecho, estado de inquietud)… Experimentar ansiedad en el contexto de incertidumbre que vivimos es natural,sentimos que la situación escapa de nuestro control y pensamos lo peor. Sin embargo hay que saber gestionarla para que no nos supere y fortalecernos de este aprendizaje de vida. Te ayudará a manejar la ansiedad, la aceptación de tus emociones, aunque sean desagradables. Identifica tus pensamientos negativos, anótalos en una libreta e intenta cambiarlos por pensamientos positivos, por ejemplo, piensa que estás ayudando en tu decisión de quedarte en casa a protegerte no sólo a ti, sino también al resto de la ciudadanía. Contacta con tus amigos, habla con tu familia y diles cómo te sientes. Mantén una rutina diaria ( horarios de estudio o trabajo, de comidas, de descansos) también de actividades que te distraigan , te entretengan y te proporcionen tranquilidad. Realizar algún curso de relajación o Mindfulness , que se centra en el momento presente, podrá también ayudar a reducir tu ansiedad. Si la sintomatología ansiosa persiste, recuerda que puedes recurrir a algún profesional de la psicología o psiquiatría online que pueda acompañarte y ayudarte a afrontar estas circunstancias.

Responde Raquel Roizner García. Psicóloga de Clínica Corachan. Nº Colegiada: 11209

JULIAN: Hola: Mi domicilio habitual es Don Benito, pero tengo mi casa en otro municipio. Mi mujer y mi hijo son objetivo de riesgo moderado (asma y corazón), aquí en el piso están cada día mas tristes y desanimados, pues es un piso pequeño, mientras en mi casa tengo un patio amplio y soleado. Ya sé que se debe quedar cada uno en donde reside, pero qué puedo hacer para irme a mi casa y por supuesto no salir de ella, como hasta ahora. Muchas gracias.

Hola Julian, entiendo que desees en estos momentos de dificultad proporcionar a tu familia la mayor comodidad y bienestar posible. Son momentos en los que el sentido de pertenencia se intensifica más que nunca y es natural y humano que optemos por ofrecer lo mejor de nosotros mismos a las personas que queremos. El sentir desánimo forma parte del proceso emocional que vivimos en este confinamiento , hay que dejar que aparezca pero no que permanezca, es decir, no dejarnos arrastrar por él. A la cuestión que planteas, creo que lo conveniente sería que contactaras con el cuerpo de policía de tu comunidad, u otras autoridades de tu población, para que te pudiesen proporcionar esa información sobre la posible o no movilidad de un traslado de hogar, teniendo en cuenta, ante todo, que este desplazamiento no entrañe ningún riesgo innecesario ni para ti, ni para tu familia ni para los demás.

Responde Raquel Roizner García. Psicóloga de Clínica Corachan. Nº Colegiada: 11209

JONATAN: Hola, somos una pareja joven, ambos tenemos trabajos de responsabilidad en multinacionales y teletrabajamos. Tenemos 2 hijos, uno de 1 año y otra de 3. Nos encontramos en una situación muy crítica de estrés, ansiedad y fatiga que no sabemos como resolver o suavizar. La cuestión es que con los críos tan pequeños, necesitan atención absoluta, pues están en una edad en la que quieren hacer todo lo que no pueden, salir al balcón, jugar con enchufes, cables, abrir el gas, subirse a los muebles, golpear puertas, etc…y tampoco son capaces de entretenerse solos, como viendo una película, pintar, etc. Esto nos lleva a tener que turnarnos para trabajar, o sea, hacer 4 horas de jornada en lugar de 8, y aun así el que trabaja está constantemente requerido, interrumpido y molestado. El pequeño además está en la edad del NO, de pegar y rebelarse ante todo. La mayor, con los celos. Además son muy malos comedores y dormidores, por lo que cada comida nos lleva 2 horas, y dejan la cocina perdida de suciedad. De modo que por su comportamiento se nos complica más si cabe, y tampoco podemos desarrollar actividades todo el día que interesen a ambos al mismo tiempo. Por la noche, después del baño y ponerlos a dormir, toca trabajar para intentar avanzar con todo lo que hemos dejado pendiente durante el día, y luego estamos tan estresados que tenemos el estómago encogido y ni ganas de cenar. Nos vamos a la cama, casi sin hablar, e incluso nuestro aseo personal ha bajado a mínimos. Esto nos lleva a múltiples discusiones entre nosotros, con los pequeños, gritos, y claro, la ansiedad se multiplica. Nos peleamos entre nosotros por trabajar!
Ahora además, tanto de la escuela como la guardería, nos comunican que no van a descontarnos ni un ápice de las cuotas mensuales, lo cual nos ha enervado más si cabe. Hemos llegado a tal punto de colapso emocional por el estrés generado, que creo que me sentiría más cómodo siendo infectado por el virus y al menos obteniendo la baja laboral de ambos para intentar reconducir esta situación que ya es insostenible. Pues si no me mata el virus, lo hará esta ansiedad que de un modo u otro nos dejará secuelas. Gracias anticipadamente por cualquier consejo que puedan darnos.

Hola Jonatán, combinar teletrabajo con el cuidado de dos hijos en edades tan tempranas requiere de una buena dosis de paciencia y un buen plan de organización. Esta manera de funcionar es nueva lo que requiere de una fase de adaptación para todos. Como muy bien dices, en estos momentos tus hijos demandan mucha atención, pues se encuentran en etapas evolutivas donde su desarrollo implica moverse, explorar, experimentar y esta es la realidad. Muchas veces el nivel de ansiedad y estrés que tenemos los papás viene porqué nuestras expectativas, en un momento determinado, están “años luz” de la realidad. En vuestro caso, la expectativa de poder trabajar con calma sin que éstos os demanden mientras estáis trabajando, no se acerca a la realidad con lo que cada vez que pretendáis conseguir este objetivo, al no verse cumplido, va a generar estrés, malestar y malhumor. Y cuanto más estresados estamos peor manejamos la situación. La ansiedad y el estrés no os deja ser resolutivos, productivos ni funcionales, al contrario, empeoráis la situación. Es importante que aceptéis la realidad, pensar que esta situación es temporal y no es para siempre. A nivel de pareja necesitáis funcionar como un equipo y en estos momentos más que nunca puesto que la realidad es que vamos a llegar cansados al final del día, son muchos los frentes que tenemos abiertos y aceptar esta realidad os va ayudar a sobrellevarla mejor. Si pretendéis no sentiros así o controlar lo incontrolable os estáis alejando de la realidad con lo que probablemente os va a llevar a los reproches y conflictos que, en lugar de pensar en soluciones, resolver las situaciones problema y ser más productivos solo los empeorareis. Es importante que os cuidéis, físicamente y emocionalmente. Es necesario crear una rutina, tanto para vosotros como para vuestros hijos. Repartiros los momentos que estáis con ellos por separado y juntos (es decir habrá momentos que podréis estar 1 con los dos y el otro librar, pero en muchos otros los dos deberéis estar con vuestros hijos) Necesitáis un buen plan de trabajo, donde tendréis que encajar vuestras tareas laborales dentro de la realidad. si las expectativas superan la realidad os frustrareis y esto es lo que genera la ansiedad y el estrés que a niveles altos os invalidan y bloquean. Y los más importante, el momento que estéis con vuestros hijos requiere de una ATENCIÓN PLENA. Y eso a veces los padres tenemos que entrenarlo. Mientras estemos con ellos debemos alejar nuestra mente de las responsabilidades del trabajo, tolerar ciertas incomodidades (como no todo está tan ordenado como me gustaría, tolerar que haya ruido mientras estoy en la videoconferencia…) aceptar que no puedo llegar a todo, y que esta realidad no es sola mía sino de casi todo el mundo y acercar las expectativas a la realidad del momento. Esto me ayudará a aceptar mejor la realidad con lo que voy a ser más resolutivo a la hora de buscar posibles soluciones o incluso los momentos que dedique al trabajo seré más productivo, haré más en menos tiempo. También tenéis que valorar ahora mismo donde gastáis energías y donde no. Que cosas dependen de mí y que cosas no. Ahora mismo las expectativas que tenéis al no acercarse a la realidad no os dejan tomar buenas decisiones. Y no os olvidéis del sentido del humor en este momento puede ayudar a flexibilizarnos y bajar tensión.

Responde Montse Busquets. Psicóloga Infantojuvenil. Institut RET. Col.13283

VALERIA: Vivo en Milán pero tengo toda mi familia en Barcelona, no estoy viviendo bien esta situación al no poder estar allí y con el miedo que pase algo y no pueda ir, por estar cerradas las fronteras.

¡Buenos días Valeria! Partimos de que los humanos no somos robots, y no podemos librarnos de sentir emociones. El miedo se considera una emoción negativa, ya que no suele ser agradable de sentir pero, a diferencia de la ansiedad, el miedo es una emoción sana, porque nos ayuda a preocuparnos para mantener o conseguir aquello que queremos y que consideramos importante para nosotros. Entonces, es totalmente saludable sentir miedo ante el hecho que planteas, por una parte porque no quieres que le pase nada malo a tu familia y, por otra que, de ser así, te gustaría tener la oportunidad de poder viajar para estar con ellos. En estos momentos difíciles te recomiendo que optes por responder a la pregunta ¿qué puedes hacer tú para mejorar ésta situación? Puedes procurar, por ejemplo, que tus familiares estén informados de las precauciones necesarias a tomar en esta situación y de hacer lo posible para que las cumplan, pidiéndolo sin exigirlo. En referencia a las cosas que no puedes controlar, que no están en tu mano, te recomiendo que no te preocupes en exceso por ello ya que es probable que eso sólo te sirviera para gastar energía que podrías invertir en otras cosas más saludables, como en cuidar de tu familia a distancia o en disfrutar de actividades placenteras para ti que fomenten tu bienestar. ¡Un abrazo y mis mejores deseos para ti y tu familia!

Responde Eduardo Sánchez Altea. Psicólogo. Colegiado Nº 27083

CARMEN: Hola! Mi situación es la siguiente, resumiendo mucho, hace 10 años que tengo ansiedad, estrés postraumático, agorafobia, ataques de pánico, etc. Todo relacionado con un trauma del pasado. Tengo tratamiento psiquiátrico (lorazepam 1mg y pristiq 50 que es un anti depresivo) normalmente mi día a día no es fácil pero salgo todos los días y lucho con la ansiedad y la agorafobia. Pero desde que estamos en cuarentena todos los días sufro muchísima ansiedad y ataques de pánico, no sólo por miedo al Covid 19 si no por pensar en lo mal que lo voy a pasar para recuperar todo lo que había adelantado en mi agorafobia. Hace 7 años tuve una recaída que me mantuvo 6 meses sin poder salir y cuando lo hice fue muy duro todo el proceso… temo que ahora vuelva a ser igual. Toda esta situación me agota emocional y mentalmente.

¡Hola Carmen! Respecto a la situación que me cuentas, hay dos cuestiones que me gustaría plantearte. En primer lugar ¿quién te dice que todos los avances que has hecho en referencia a tu agorafobia vayan a perderse? Por lo que me cuentas, te has esforzado mucho para vencer la agorafobia y dudo mucho que dichos esfuerzos no se vean reflejados en tu capacidad para afrontar de forma satisfactoria el hecho de salir de nuevo de casa en un futuro. En segundo lugar, suponiendo que has perdido todos los avances hechos durante este confinamiento, si la peor situación para ti sería recaer ¿qué te hace pensar que no serás capaz de tolerar la incomodidad y el malestar que supone recuperarse, si ya te has demostrado que eres capaz de hacerlo hasta el punto de salir cada día de casa? Entiendo que no sea agradable pasar de nuevo por dicho proceso de recuperación, pero eso no significa que sea insoportable para ti realizarlo. Los seres humanos tendemos a boicotear los objetivos que queremos conseguir con exigencias en vez de apoyarlos con preferencias. En tu caso, en la medida que te digas a ti misma “¡no debería recaer! ¡no debo hacerlo! ¡Sería terrible caer de nuevo! es más, de ser así ¡no podría soportar el malestar que eso supone!” fomentarás el hecho de sentirte ansiosa en el presente e estarás infravalorando los recursos personales de los que dispones para hacer frente a dicha situación, tanto ahora como en el futuro suponiendo que eso pase. Te recomiendo que optes por esta alternativa de pensamiento racional “me gustaría mantener mis progresos en mi agorafobia pero, si recaigo y los pierdo, ¡será un fastidio pero no algo terrible! Solamente  tendré que esforzarme de nuevo si quiero estar mejor, ¡podré soportar el malestar aunque sea difícil a veces!”. Espero que esto te ayude a fomentar tu bienestar. ¡Un abrazo!

Responde Eduardo Sánchez Altea. Psicólogo. Colegiado Nº 27083

ANA: Hola. Iba a quedar con un varón que me gusta desde hace tiempo justo cuando se decretó el confinamiento, y ya no pudimos vernos. Nos conocimos hace un año, durante el cual hemos ido coincidiendo, pero era la primera cita como tal y fue a iniciativa suya. Tras intercambiar un par de mensajes y sugerirle que podríamos hablar por teléfono no he vuelto a saber nada de él. Supongo que el confinamiento amplifica mis emociones, y encima me pilla ovulando: me siento confundida, ofuscada, y no sé cómo debería actuar cuando todo esto pase y nos volvamos a encontrar.

¡Hola Ana! Es normal que las personas nos enfademos cuando se nos priva de lo que deseamos o no obtenemos lo que queremos, lo que nos importa, lo que nos aporta bienestar y felicidad. De esta manera, es saludable sentirte enfadada cuando ese hombre no te responde tu petición de hablar por teléfono. Por lo que me cuentas, supongo que querías compartir más con ésa persona y no ha podido ser así. Para ayudarte a gestionar mejor esta situación y que no te ofusques con intensidad, te recomiendo que, cuando te sientas emocionalmente perturbada a raíz de que no te conteste los mensajes, reflexiona sobre qué pensamientos te estás diciendo a ti misma. Si identificas pensamientos irracionales como “¡necesito que me conteste los mensajes y sino no valgo como persona!” o “¡debería contestarme los mensajes, sino es un desgraciado!” o “¡necesito una buena explicación que me haga entender porque ya no me contesta los mensajes si quería quedar conmigo, sino no puedo soportar ésta confusión!”. Estos pensamientos no tienen pruebas que los fundamenten y, a menudo, las personas nos los inventamos y creemos que son verdad, lo que nos hace sentir deprimidos, ansiosos, rabiosos, culpables, entre otras emociones que atentan contra nuestro bienestar personal. Por esa razón conviene recordar que no necesitamos el amor, la atención o la aprobación de nadie para estar bien y ser felices, o al menos no como el agua, la comida o el aire que necesitamos para vivir. De la misma forma, los demás no tienen la obligación de hacer lo que nosotros queramos solo porque así lo exigimos. Espero que ésta respuesta te ayude a sentirte y a actuar de forma más eficiente para con tus objetivos y bienestar. ¡Un abrazo!

Responde Eduardo Sánchez Altea. Psicólogo. Colegiado Nº 27083

JESUS: Decidimos la semana pasada ir a la casa de mi padre. Mi madre falleció de Cáncer hace 6 meses y él vive sólo. Somos mis dos hijos pequeños y mi mujer. Luego mi hermana soltera que vive en Talavera vino con todos al darle vacaciones obligatorias. Tengo una ansiedad terrible por ver a alguno de mis hijos o mi hermana y mi padre enfermar por coronavirus. Que pasará si alguno cae enfermo? Y si ta hemos traído alguno la enfermedad? Tengo pesadillas a diario. Apenas duermo y !¡aún quedan semanas de encierro! En qué puedo pensar para superar esta insufrible falta de expectativas positivas?  Me estoy viendo superado por la situación, por mis pensamientos. Gracias y espero una guía de actuación.

¡Buenos días Jesús! Está claro que esos pensamientos que acompañan a la “ansiedad terrible” de la que me hablas no te están ayudando a gestionar la situación de forma saludable para ti. Te recomiendo que intentes no avivar el fuego de pensamientos como “¡sería terrible que alguien de mi familia enfermara por coronavirus! ¡No deberían enfermar!”. Primero de todo porque que enfermara tu familia sería tremendamente malo, coincido, pero no una catástrofe universal. Y en segundo lugar ¿qué ley dice que podamos exigir al mundo que yo y mis seres queridos no se enfermen? Eso no depende de nosotros al 100% desgraciadamente. Ojalá pudiéramos controlarlo totalmente, pero no es así. Entonces mejor será que dejemos de exigir que nuestra familia no debe enfermar, ya que eso sólo nos llevará a sentimientos como la rabia, ansiedad, depresión y a no gestionar mejor la situación que es lo que realmente queremos en estos momentos. Manejar la incertidumbre es uno de los primeros pasos a hacer, ya que no se pueden tener la seguridad al 100% de que nadie de tu familia esté infectado por coronavirus (a no ser que se hagan pruebas para todos o pasen 15 días en confinamiento). ¿Qué cabe la posibilidad que alguien tenga el virus? Siendo realistas sí, pero por lo que me cuentas parece que es poco probable de que sea así. Y, aunque fuera así, eso no significa necesariamente que vaya a pasar lo peor de lo peor. Estadísticamente es una enfermedad con un índice de mortalidad muy bajo (2-3%). Con todo esto lo que pretendo es que relativices la situación, que seas lo más realista posible dadas las circunstancias. Te recomiendo que no te dejes llevar por pensamientos irracionales, faltos de lógica y catastróficos que sólo ayudarán a mantener e incrementar dicha ansiedad. Preocúpate de forma sana tomando precauciones, intentando reducir la probabilidad de que tú y tu familia contraiga el virus. Y, si sientas esa ansiedad de nuevo, no te enredes en pensamientos perjudiciales, distráete e intenta pasar el tiempo haciendo actividades tú solo o con tu familia. Espero que te haya sido de ayuda mi respuesta. Deseo que, tanto tú como tu familia, estéis y sigáis bien. ¡Un abrazo!

Responde Eduardo Sánchez Altea. Psicólogo. Colegiado Nº 27083

GILLIAN: Hace nada que nos enviaron a casa como medida de cuarentena, con exactitud nos enviaron el viernes. Trabajo en una escuela particular, y mi jefa insistía muchísimo en que fuéramos mucho después de que avisaran que todas las escuelas cerrarían, y no fue hasta hace poquito que decidió por fin cerrar la escuela. Hace poco que también empecé a trabajar ahí, llevo un mes y medio. Ahora estoy haciendo las cosas desde casa, pero no me siento con las ganas de trabajar con todo lo que está pasando, incluso ni me está importando que me despidan. Tengo preocupaciones encima y el trabajo aumenta eso. Verán, cerca de mis abuelos hay 3 casos confirmados, y a veces los abuelos son necios en querer salir, lo que estaba haciendo mi abuelo, y que ya la familia entero lo regañó y se quedó quieto. Mi mamá sigue trabajando porque forma parte del mercado farmacéutico y encima atiende personas, mi novio también porque trabaja en una distribuidora de alimentos. Me preocupa mucho lo que les pueda pasar. Conscientemente trato de mantenerme tranquila, pero inconsientemente sé que estoy muy mal y que hay mucho caos, lo cual lo exteriorizo durante el sueño, que tengo pesadillas todo el tiempo y que no descanso nada, que siempre ando agotada físicamente, y lo cual me pone peor emocionalmente. Adicional a eso en el trabajo no me siento realmente valorada, siento que no soy bienvenida, y que hablan mucho a mis espaldas, y parece que todo el empeño que le pongo no es suficiente para ellos, no me siento parte de la organización. Tengo emociones encontradas sobre mi trabajo, me preocupa mucho que me echen, y al mismo tiempo me daría algo de paz. No se como hacer, siento que estoy colapsando. Está mal que no me importe si me despiden? Esta mal no tener animo para trabajar?

¡Hola Gillian! Respondiendo a tus dos últimas preguntas, no, no está mal que no te importe que te despidan siempre y cuando eso vaya a favor de tus objetivos. Por ejemplo, sería malo para mí que me despidieran si realmente quisiera mantener mi trabajo, porque que me despidan va en contra de mis objetivos. Ahora bien, vamos a suponer que a ti te importa tu trabajo, que lo quieres mantener, y un día sientes que te da igual que te despidan. Podríamos catalogar esta indiferencia como “mala” porque no te lleva a preocuparte mínimamente para hacer bien tu trabajo e invertir ciertos esfuerzos en mantenerlo. Entonces la pregunta es: ¿realmente te beneficia ese trabajo o no?  Si es que no, es normal sentir que no te importa perderlo ¿cómo va a ser importante para ti si no te aporta beneficios? . Si la respuesta es que sí, entonces vas en contra de lo que quieres y estaría bien reflexionar de forma más realista acerca de tu situación laboral para gestionarla mejor. Lo podrías hacer con algún pensamiento del estilo “me gustaría sentirme más valorada en mi trabajo pero no lo necesito para ser razonablemente feliz en mi vida. Mi trabajo no lo es todo y, aunque me gustaría mantenerlo, si me despidieran no sería catastrófico, solo una contrariedad”. Si te dices a ti misma este mensaje, o alguno del mismo estilo, estoy seguro de que te sentirás animada para trabajar lo mejor posible y, al mismo tiempo, no dependerás del resultado de tus tareas o de que te valoren para estar bien. Tú tendrás el control sobre tu bienestar y no tus compañeros, tu jefa o tu trabajo en general. Por otro lado, si sigues en la incertidumbre de no saber si quieres mantener tu trabajo o si sería mejor dejarlo, haz una lista de los beneficios y los costes de mantener este trabajo, tanto a corto como a largo plazo. Te recomendaría que siguieras la opción que más ventajas te ofreciera a largo plazo. ¡Un abrazo! 

Responde Eduardo Sánchez Altea. Psicólogo. Colegiado Nº 27083

LUCIA: Buenos días, lo primero muchas gracias por ofrecer esta ayuda. Tengo 19 año sin y tengo anorexia nerviosa. Estos días en casa siento que no me muevo, hago ejercicio, pero no el suficiente y tengo la sensación de que como y vuelvo a sentarme y vuelvo a comer. Tengo mucha ansiedad porque necesito estar activa, no soy capaz de concentrarme. No sé si este sentimiento puede mejorar, pero necesitarían ayuda psicológica. Muchas gracias, un saludo y mucho ánimo.

Hola Lucía, son momentos en los que tenemos que poner a prueba nuestra capacidad de tolerancia a la incomodidad. No se en que fase del tratamiento de la anorexia te encuentras sin embargo sería bueno que hablaras con el terapeuta que te acompaña en tu enfermedad. El confinamiento requiere de mucha paciencia, aprender a centrar nuestra atención en aquello que nos ayuda y no en los pensamientos que nos perturban. Centrarte en la necesidad de moverte cuando no es posible sólo hará que aumente tu ansiedad y no te va ayudar a sobrellevar la situación. Es importante que pienses que esta situación es temporal y no para siempre. La ansiedad es una emoción que nos bloquea y nos inhabilita no nos deja funcionar ni buscar soluciones a nuestros problemas, al contrario, empeora la situación y el problema se hace aún mayor. Generalmente sentimos mucha ansiedad cuando queremos controlar algo que no está en nuestras manos. Te aconsejo que cuando sientas esta ansiedad por moverte piensa que esto es temporal, distrae tu mente y realiza otra actividad que sea placentera para ti. Haz una lista de cosas que te gusten (leer, dibujar, escuchar música.)  y cuélgala en un sitio que puedas ver y cada vez que te venga el pensamiento “quiero estar activa” mira la lista y sustituye el hecho de moverte por otra actividad de la lista. Mucha Fuerza!!

Responde Montse Busquets. Psicóloga Infantojuvenil. Institut RET. Col.13283

SARA: Buenos días, estoy encerrada en mi casa con mi padre, mi madre y mi hermana. No me llevo nada con mi padre pero como estoy en Barcelona estudiando solo lo veía los fines de semana, el problema es que ahora que estoy todos los días las 24h con él no puedo más porque no lo soporto, ni siquiera nos hablamos pero no sé como voy a aguantar tres semanas más. Además he tenido una discusión con mi hermana así que en resumen solo me hablo con mi madre. Tengo una ansiedad dentro que no se que hacer con ella y ni siquiera puedo decirle a mi padre las cosas que me molestan (que es básicamente todo lo que hace) porque no nos hablamos desde hace unos 7 años o así. Estoy pensando en volver a Barcelona (en mi piso de estudiante) y pasar ahí sola la cuarentena pero no sé si es mejor opción…Gracias por ofrecer este servicio gratuitamente de verdad pienso que es muy necesario en estos tiempos!

Hola Sara. Es normal que tengas ansiedad, las circunstancias que me planteas no son nada fáciles, ya no solo por los conflictos que hay en casa, sino porque ellos son tu familia y eso conlleva mucha implicación emocional, lo que nos remueve mucho más. En primer lugar, entiendo por lo que expones que la relación con tu padre es muy complicada, no obstante con tu hermana ha sido una discusión, por lo que te recomendaría que comenzaras por intentar arreglar las cosas con ellas. A veces, dar «nuestro brazo a torcer» nos aporta más bienestar que mantenernos en una «guerra» que nos genera una tensión, ansiedad y malestar constante. En cuanto a la relación con tu padre, como te digo, desconozco los motivos, pero quizás esta cuarentena es una oportunidad para replantearte si quieres esa situación continúe así o puede ser una oportunidad para ir dando pequeños pasos para cambiarla. Recuerda que a veces nos toca dar el primer paso. En relación a volverte a tu piso de estudiantes y estar sola… depende mucho de cuáles sean las circunstancias en tu casa, la decisión siempre será tuya, pero sí o sí es tú familia, quizás estos momentos puedan ser una buena oportunidad para intentar cambiar el rumbo de las relaciones que se han establecido. MUCHO ÁNIMO SARA! Un abrazo fuerte!

Responde Iris Henríquez González. Psicóloga Sanitaria. Colegiada Nº P-02392

MAYTE: Hola. No sé cómo funciona esto. Mi consulta es cómo salir de la apatía. Ahora podría aprovechar para prepararme la oposición, pero me da pereza ponerme a estudiar porque me aburro mucho y, me exigen mucho para ganar sólo 200€ mas. Y además ni me visto, ni me tiño, ni ná. Esto es como vegetar. Agradezco mucho su tiempo y espero su respuesta, la que sea. Bendiciones.

Hola Mayte, en primer lugar, es normal que en esta situación nos entre apatía, pero no podemos dejar que esta circunstancias nos arrastre. Es posible que la apatía tenga una base, es decir que quizás desde hace tiempo te ronde algún problema que has dejado de lado y ahora en estos momentos de «aislamiento» afloren con mayor fuerza. No obstante, salir de ello solo depende de ti. Te indicaré ciertas pautas que seguro te ayudarán a subir el estado anímico diariamente: Rutina diaria: hora de despertarse, de comidas y de sueño, así cómo de ejercicio físico y mental. Hay gran variedad de recursos en internet. Ejercicio mental:  una buena lectura de temas que te sean de interés. Cambiarte de ropa, no estar todo el día en pijama, incluso maquillarte o arreglarte el pelo aunque sea para estar en casa sube muchas veces la autoestima. Contacto con amig@s y familiares diario. Organiza una rutina diaria donde estén todos estos elementos presentes y verás cómo poco a poco vas saliendo de esa apatía, que poco ayuda en estas circunstancias. Si necesitas ayuda para ello, no dudes en contactar conmigo. En cuanto a las oposiciones, comienza poco a poco, marcándote mini objetivos diarios, ejemplo: no es lo mismo pensar en que hoy tengo que estudiar todo un tema de 40 páginas que marcarme que hoy tengo que organizar el temario, después comenzar a leer, etc. También te ayudará a darte cuenta si ese es el camino que quiere seguir. MUCHO ÁNIMO. Un abrazo!

Responde Iris Henríquez González. Psicóloga Sanitaria. Colegiada Nº P-02392

JAVIER: buenas tardes, mi consulta está relacionada con mi estado de ánimo. Yo anteriormente a esto venía sufriendo ansiedad, me encuentro solo ya que mi pareja está trabajando fuera y no puede venir, me cuesta mucho dormir, me despierto muchas veces durante la noche, y tengo miedo de tener una crisis y encontrarme solo y no tener alguien a mi lado. No sé que hacer y cómo reaccionar, mi hermana vive cerca de aquí pero como no puedo salir de casa……porque aparte es que a mí me viene muy bien pasear pero……no sé qué aconsejarían ustedes. Gracias por este servicio, lo agradezco.

Hola Javir, si ya sufrías ansiedad, ahora, en tu situación, es normal que esta sensación se agudice más. Lo importante es saber reaccionar ante ella. Hay que aceptar que esta situación va durar todavía un tiempo, y que debemos generar recursos para enfrentarnos a ella. El no estar con alguien no necesariamente implica estar sólo. Utiliza los recursos sociales para sentirte menos solo, contacta con tu gente más cercana, sin que la conversación se centre en el coronavirus. Dices que te sienta muy bien pasear y salir de casa, pero ahora mismo eso no es posible. Pero dispones de muchos recursos virtuales para practicar algo de ejercicio, que es el mejor ansiolítico que hay. Generamos endorfinas que nos ayudan a mejorar el humor y estar más animados. Lo ideal es practicar unos 45 minutos de ejercicio diario, en la medida que esto sea posible. Elije el tipo de ejercicio que más se adapte a ti. A la hora de dormir es importante realizar algún ejercicio de meditación o relajación, de manera que las señales del cuerpo vayan remitiendo y dormir más tranquilos. También es importante reconocer que no vamos a dormir igual que antes, lo primero porque no tenemos la misma actividad que teníamos antes, y lo segundo porque estamos asustados o preocupados. El sueño no va a ser de la misma calidad ni de la misma duración. Si ya has sufrido algún ataque de ansiedad y temes que se repita, estaría bien tener a mano una bolsa de papel en la que poder respirar si se produce una hiperventilación durante la crisis de ansiedad. Recuerda que las crisis de ansiedad no son peligrosas. Se pasa mal y son desagradables, pero terminan, y lo importante es saber actuar antes ellas, primero regulando la respiración durante unos minutos, y tratar de no asustarse más con los pensamientos, centrarse en que esa crisis va a terminar.

Responde Esperanza López Marcos. Psicóloga clínica.Socia de Nexo Psicología Aplicada. Colegiada Nº M-04021

ANÓNIMO: Cada día que pasa hago menos cosas, soy 0 productivo en nada, básicamente voy de la cama al sofá y viceversa,  además ya no puedo dormir si quiera, me paso la noches en vela y las mañanas dormido. Soy incapaz de hacer nada.

Hola, es importante que normalicemos el cambio de vida que nos ha supuesto esta crisis, necesitamos un tiempo de adaptación y ajuste a este nueva situación. Pero una vez pasados los primeros días del confinamiento debemos adoptar una postura activa, no dejarnos llevar por la apatía, aunque sea una emoción comprensible, porque esto no va a resolver ningún estado de ánimo, sino que lo va a agravar. Es importante aceptar que esto va a durar los suficiente para que yo me haga cargo de que mi vida cambie y sea responsable de cómo sentirme mejor cada día, no esperar a que la situación cambie para yo sentirme mejor. Es recomendable que mantengas una actitud proactiva, para eso es necesario crearnos una especie de “vida paralela” a la que tenías antes. Sería algo así como que, mientras que dure esto, pensar qué puedo hacer yo para llevar mejor este cambio en mi vida. Esto terminará, pasará, por eso tenemos que intentar modificar en la medida de lo posible la realidad cuando es mala. ¿Con qué recursos? Un plan de rutinas cotidianas, dividiendo el día en tres etapas mañanas, tardes y noches, y fijar pequeños objetivos para cada una de las etapas, para empezar a controlar nuestra vida. Por ejemplo, hacer ejercicio por las mañanas, para segregar endorfinas, por las tardes alguna otra actividad fija, leer, escribir, estudiar o algún hobby. También es esencial vigilar el lenguaje que utilizamos hacía nosotros mismos. El “no soy capaz”, “yo no puedo”, tienen una fuerza destructora importante, aniquila las ganas y las habilidades que tenemos para afrontar la situación. Todos somos capaces de hacer algo, todos somos capaces cambiar. Es cuestión de que me active, sin hacer caso al pensamiento de no voy a poder o no voy a ser capaz.

Responde Esperanza López Marcos. Psicóloga clínica.Socia de Nexo Psicología Aplicada. Colegiada Nº M-04021

ALEX: Hola,tengo ansiedad desde hace años y siempre he tenido ahogos,pero desde que empezó esto me noto más ahogado y mareado todo el día y estoy todo el día pensando que tengo covid19 y tomándome la fiebre. Siempre estoy bien,pero aún así estoy obsesionado,y el mareo y el ahogo continuo no ayudan.

Hola Álex. Probablemente tienes un estado permanente de angustia y un tipo de pensamiento llamado hipocondríaco, que genera un gran malestar y unas creencias que pueden llegar a ser irracionales. Lo mejor es que intentes seguir unas pautas diarias, como tomarte la temperatura corporal -máximo una vez al día-, para comprobar que estás bien y que no hay ningún motivo racional para creer que estás enfermo o infectado. Céntrate en seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias e intenta dirigir tu mente a organizarte el día de una forma variada y activa, realizando aquellas actividades en casa que siempre te haya gustado realizar, bien sea ejercicio físico, TV o relacionarte con personas online. Intenta adquirir el hábito de realizar a diario algunos ejercicios de relajación y de respiración abdominal. En la red encontrarás abundante material de este tipo. Y cuando las obsesiones te superen, intenta realizar un diálogo interno contigo mismo, cuestionándolas y detectando las distorsiones que con toda seguridad encierran.
 
Responde Santiago Romeu Andrés. Psicólogo Clínico. Colegiado Nº 5205 
 

NATI: Hola sufro ataques de ansiedad desde hace tiempo ..los tenía controlados pero desde el que a salido todo lo de covid 19 ..vuelvo a sufrimos mucho. Pienso que tengo el virus ..lloro no salgo a la calle para nada y tengo miedo de salir ..estoy de baja en el trabajo desde hace 6 meses y ahora con lo del el virus me ha cancelado la rehabilitación y todas las consultas ..y estoy muy nerviosa .. gracias.

Hola Nati. Por lo que comentas, en tu caso tus problemas clínicos de ansiedad son anteriores a la actual situación del covid19, así como tu baja laboral. Por lo que comentas, parece que estás en un permanente estado de miedo y aprensión, y probablemente con pensamientos muy negativos. Te recomiendo que te organices el día de la forma más variada y activa posible, según tu estado físico y posibilidades. Relacionarte con personas y entretenerte con aquéllo que más te guste de la TV siempre te ayudará a sentirte mejor, pero sobretodo de recomiendo dos cosas más: La primera es que intentes pautarte unos ejercicios diarios de relajación, bien sea de respiración abdominal o bien de relajación mental, más centrada en el pensamiento. Son ejercicios que te ayudarán a rebajar la tensión de tu cuerpo y de tu mente. Encontrarás abundante material de este tipo por la red. Y la segunda cosa que te recomiendo es que, si físicamente puedes salir a la calle para realizar unas mínimas necesidades domésticas (compra, tirar basura), hazlo afrontando tus miedos, siempre cumpliendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias. El hecho de constatar que eres capaz de moverte, te ayudará a relativizar ciertos miedos y pensamientos deformados.
 
Responde Santiago Romeu Andrés. Psicólogo Clínico. Colegiado Nº 5205 
 

CRISTIAN: Buenas tardes. He llegado a Barcelona hace cuatro meses desde Argentina. He venido porque mi hija reside con su madre en Mallorca entonces es la manera de estar cerca de ella. Pienso quedarme a vivir aquí porque me fascina la ciudad y por ende el país. Estoy trabajando de guardia de hoteles y en estos momentos comparto habitación con un matrimonio colombiano. Es decir que estoy «solo». Me comunico con mi hija casi diariamente y su madre quedó «atrapada» en Argentina por la razón que estamos viviendo. Mi hija quedó al cuidado de sus tíos, se encuentra muy bien. Yo estoy viviendo episodios de angustia y ansiedad. Estar sólo y sobrellevarlo es difícil. Siento que cada salida a la calle es una preparación para una guerra. Me cuesta por momentos encontrar paz y tranquilidad. Cualquier ayuda de su/s parte será valorada. 

Hola Cristian. Ciertamente en tu caso el confinamiento es todavía más complicado de sobrellevar, ya que estás lejos de tu hogar o zona de confort. Haces muy bien manteniendo contacto diario con tu hija, y obviamente es importante que sigas haciéndolo, ahora también es un buen momento para potenciar la relación y el vínculo con las personas con quien estás conviviendo, ya que ello té ayudará a no sentirte tan solo. Los episodios ansiosos que sufres son normales, ya que un confinamiento es una situación muy estresora y, como tal, genera en el cerebro el «aviso» de que la mente está al límite. En este sentido, te resultará muy terapéutico realizar cada día unos minutos de respiración abdominal, tumbado en tu cama. Encontrarás fácilmente material de este tipo por la red. Respecto a la sensación que dices de estar como en una situación de guerra, la verdad que en muchos aspectos lo parece, pero está claro que realmente no es así. Céntrate tan solo en seguir escrupulosamente las recomendaciones de las autoridades sanitarias cada vez que debas salir de casa, pero procura mantener tu mente distraída en las actividades que vas a realizar a cada momento, no en las condiciones especiales en cómo las realizas.
 
Responde Santiago Romeu Andrés. Psicólogo Clínico. Colegiado Nº 5205 
 

ISABEL: Mi padre tiene 90 años y demencia senil, vive desde hace 3 años en una residencia y está muy integrado y con buena salud. Yo le visitaba todos los días pero desde hace 13 días ya no puedo hacerlo. En su residencia ha habido un caso de coronavirus y como era su compañero de habitación aislaron a mi padre. Hace ya una semana que está aislado en una habitación y no tiene ningún síntoma, pero el estar aislado le ha generado una situación de tristeza y apatía. Su situación me genera una gran tristeza a mí también porque no sé que puedo hacer. Me da pena que piense que le hemos abandonado. ¿Qué podría hacer? Gracias.

Comprendo la impotencia que debes sentir al no poder acompañar a tu padre en estos momentos Isabel, más si él está demenciado y no entiende la situación. Además, para ti se ha roto una rutina importante, la de ir a visitarle todos los días. Qué te preocupe su estado de ánimo, habla de tu interés por cuidarle bien. Es necesario que te recuerdes a ti misma los motivos de este confinamiento, y que lo prioritario ahora es proteger su salud física, evitar que corra riesgos de contagio. Ya habrá tiempo de darle el cariño y la atención que necesite en cuanto pase esta etapa.  Aunque él se pueda sentir solo y echar de menos tus visitas lo fundamental es que esté sano. Intenta, si es posible, que os dejen algún ordenador, tablet, móvil o dispositivo donde él te pueda ver un ratito al día. Si tú puedes hacer vídeo llamada y que alguien de la residencia le conecte contigo 5 minutos al día, ya sería un consuelo para él y para ti. Mientras llega el día en que puedas volver a abrazarle, intenta no obsesionarte pensando mucho sobre lo triste que estará sin ti. Acepta que no está en tu mano cambiar la situación y que esto pasará pronto, aunque se nos haga muy largo. Puedes intentar comparar esta situación como si te hubieses tenido que ir de viaje forzado durante un mes largo sin posibilidad de verle, pero que cuando os encontréis podréis disfrutar los dos del cariño que os dais. ¡Mucho ánimo!

Responde Esperanza López Marcos. Psicóloga clínica.Socia de Nexo Psicología Aplicada. Colegiada Nº M-04021

JOANA: Hola buenas tardes les escribo porque suelo sufrir de ataques de pánico debido a trastornos de ansiedad. No me médico respecto a ello, trato de utilizar técnicas de relajación pero muchas veces no me funcionan. En estos días de confinamiento algunos días se me agrandan los síntomas de ansiedad. Tengo sudoración, palpitaciones, taquicardia, siento que me ahogo. Me gustaría que me dieran pautas a seguir que realmente me funcionen. Gracias.

Hola Joana, antes que nada, decirte que es completamente normal que ante esta situación, la ansiedad vaya a más. No está siendo nada fácil, y si tu ya sufrías ataques de pánico antes del confinamiento, lo normal es que te esté costando más de gestionar. Me gustaría que tuvieras en mente que este episodio es pasajero, va a terminar. Ojalá hubiera una formula perfecta para que la ansiedad desapareciera, pero desafortunadamente no la hay. Los síntomas que me describes que sufres de la ansiedad, son verdaderamente muy (pero que muy) desagradables… Si algo bueno se puede sacar del hecho que hace tiempo que sufras los ataques de pánico, es que también habrás notado que estos se pasan. Aparecen (a veces sin motivo aparente), ponen patas arriba la situación a una, y al rato se van… Pero no son peligrosos. Lo que tu ya haces para gestionar la ansiedad, está muy bien. Las técnicas de relajación o de respiración son lo indicado para estos casos, esto y distraerte en la medida de lo posible. Quizás podrías dedicar algo de tiempo a buscar por internet algún vídeo de alguna psicóloga que haga relajaciones o respiraciones guiadas, a lo mejor encuentras a alguna que aplique una técnica diferente a la que tu ya utilizas y te guste más. Por otro lado, mantener la cabeza distraída de todo lo que está pasando, es otra de las principales acciones que podemos llevar a cabo para gestionar la ansiedad. Tener presente a todas horas que estamos confinados y que hay un virus que esté causando tanto y tanto alboroto, no tranquiliza la mente de nadie. Intenta limitar las horas que dedicas a informarte, máximo dos veces al día te recomendaría. Cuídate, mímate, mantente activa, haz actividades agradables, habla con familiares y amistades, come bien, mantén horarios más o menos regulares… Y finalmente, si consideras que una ayuda externa te puede ser útil, no dudes en buscarla. No hay nada vergonzoso en tomar medicación cuando hace falta, ni en acudir a un psicoterapeuta que pueda ser de tu confianza. Espero haberte podido ayudar, cuídate mucho.

Responde Laura Andrés Rodríguez. Psicòloga de Presència Activa. Nº colegiada: 25096

MIC: Hola, me he mudado a vivir aquí en España hace un tiempo.
En febrero, logre realizar los pasos para legalizar mi estadía aquí, con un contrato de trabajo, homologando mi permiso de otro estado al análogo al español. Supuestamente, este fin de mes, tenia que ir a extranjería para obtener el permiso , poder trabajar y terminar mis estudios aquí en España. Pero con esto…. me siento fatal. Todo esta paralizado, extranjería paralizada, mi empleo igual, me siento preocupada, confusa, impotente. No me asusta el virus, soy sincera, lo que me asusta es el miedo de los demás, me asusta que todo este en stand-by, que todos están paralizados.
El hecho de que no se sabe hasta cuando estaremos confinados en casa,  de que al momento mis ingresos económicos están limitados, y mi documentación esta en esperas indefinidas, me estresa, me apaga. Trato de meditar de hacer yoga y, reconozco, en lo personal, la importancia de mantenerme optimista y de buen animo, se que el buen animo es el motor que mejora circunstancias adversas, pienso que las esperanzas jamas deben perderse,  mas aun en casos donde lo externo no te da razones para confiar, sin embargo me lo olvido, y reconozco siento mas ansia y agobio; me gustaría contar con la opinión de un profesional, sobre ¿como puedo reforzar mas mi actitud positiva en estos casos?,¿ como puedo retomar la confianza hacia mi futuro…?    Cualquier sugerencia es la bienvenida. Gracias!

Hola Mic, antes que nada quiero decirte que lo estás haciendo muy bien. Tienes toda la razón, el optimismo y el estado de animo positivo son la mejor forma de pasar esta situación. Creo que la incertidumbre en tu situación es particularmente importante, así que es completamente normal que haya momentos del día (supongo que habrá días en que estos momentos serán eternos) en los que la ansiedad y la preocupación te superen. Te recomendaría que intentaras no exigirte estar siempre bien, aún y que es totalmente cierto que el optimismo y el buen humor son muy importantes para el bienestar emocional en estos momentos, no es realista estar siempre bien. Como bien dices, la reacción de la gente, el confinamiento, la incertidumbre económica, de salud y en tu caso legal, son realidades a las que nos tenemos que afrontar y pueden ser muy duras. Exigirse estar bien en estas condiciones puede llegar a ser contraproducente y añadir estrés a la situación. Reconócete y date permiso para estar mal los ratos que lo estés, y disfruta los ratos que el optimismo gana fuerza. No dejes de hacer yoga ni meditar, cuídate, haz ejercicio, come bien, mantén contacto con tu familia y conocidos, etc. Por último, te diría que intentes no preocuparte en exceso por tus papeles. Tu ya has hecho todo lo que estaba en tu mano para poder tenerlos, y la situación sobrevenida lo ha puesto en pausa. Seria pues esperable que la cita que tenías a finales de este mes se retome cuando se levante el confinamiento y que si había algún papel que tenías que presentar dentro de un período de tiempo, tengas más margen para presentarlo. Quiero terminar remarcando que lo estás haciendo muy bien, que es normal que de vez en cuando la preocupación pueda con nosotros y que esto va a pasar.

Responde Laura Andrés Rodríguez. Psicòloga de Presència Activa. Nº colegiada: 25096

ROSI: Hola, llevo años con agorafobia, y ansiedad no puedo estar en comercio y estar en espacio abierto y hablando con gente me siento que voy a desmayar, que puedo hacer ahora este encierro va a hacer que este miedo al salir se me agrave más, estoy muy perdida y claro también con la preocupación de todo esto. Gracias.

Hola Rosi, entiendo perfectamente tu preocupación y tu miedo. Cierto es que cuando una sufre de agorafobia, quedarse encerrado en casa no es lo recomendado, pero tenemos que mirar a la realidad lo más objetivamente posible. Ahora mismo las autoridades nos imponen una cuarentena en la que obligatoriamente tenemos que quedarnos en casa, así que nos toca amoldarnos a la situación, con las complicaciones que esto implica. No es para nada fácil, y menos en tu situación. Otro aspecto de esta realidad es que es temporal. No sabemos la fecha límite de la cuarentena, pero en cuando se levante (que seguro se va a levantar), tendrás la oportunidad de nuevo de afrontar esta ansiedad tan grande que te está persiguiendo hace años y con la ayuda que necesites, volver a salir de casa y enfrentarte a los espacios abiertos, para poder recuperar tu vida. Ciertamente esta es una situación excepcional, y nos afecta mucho personalmente. Tenemos que aprender a cuidarnos más, dedicar tiempo a hacer aquello que nos gusta, e intentar mantenernos activos en la medida de lo posible. Es también un buen momento para que aprendas técnicas de relajación. Si tienes la oportunidad, puedes buscar en internet vídeos de psicólogos que hacen relajaciones guiadas, o respiraciones diafragmáticas. Tener la habilidad de relajarte te va a ayudar mucho cuando tengas, de nuevo, la oportunidad de afrontar tu agorafobia. Muchos ánimos y cuídate mucho.

Responde Laura Andrés Rodríguez. Psicòloga de Presència Activa. Nº colegiada: 25096

CARLOS: En primer lugar, adelantarle que tengo diagnosticada una ansiedad generalizada. Además, miedo a esta pandemia, por lo que somatizo. No tengo los síntomas, sólo dolor de garganta durante 10 días, y no hago más que leer, leer y leer sobre la crisis sanitaria. Ya tengo hasta dolor de pecho. Incluso, no tengo fiebre, hay días que menos de 36, por lo que busco e indago problemas inmunológicos. Estoy bastante mal, problemas con esto, incluso familiares. Sé que necesito tratamiento, ruego orientación. Un fuerte saludo.

Hola Carlos, hay un par de cosas que quiero decirte antes que nada. La primera es que quiero que tengas en cuenta que la situación que estamos viviendo es algo temporal, este episodio va a pasar. Lo segundo, que veo importante comentarte es que es completamente normal sentirse más alterado en la situación actual, y si tu tienes diagnosticado un problema de ansiedad, lo normal es que en esta situación se agravie. De lo que me comentas, lo primero que te aconsejaría (aún y sabiendo que puede ser muy y muy difícil) es que intentes limitarte el acceso a la información. Procura escoger un momento al día, o un par (mañana y tarde por ejemplo) y busca información sobre la crisis sanitaria durante un período de tiempo corto, y para ir bien, que sea de fuentes oficiales. Por otro lado, lo que si te recomiendo encarecidamente es que NO estés comprobando constantemente tu temperatura, si tienes o no dolor de garganta, si tienes alguna enfermedad… Buscando estos síntomas en tu cuerpo, tan solo consigues sentirte más ansioso. Y buscar información de estos por internet, tampoco es recomendable, puesto que siempre puedes encontrar alguna página web catastrofista. Te recomiendo que intentes mantener un horario similar cada día, en la medida de lo posible te mantengas activo y que te cuides. Haz alguna cosa que te guste mucho, es importante distraerse con películas o series, o leyendo. Puedes también hacer relajaciones, en youtube hay muchos vídeos de psicólogos que hacen relajaciones guiadas, intenta hacer una de estas cada día. Por último, estoy de acuerdo contigo que teniendo el trastorno de ansiedad generalizada diagnosticada, sería muy recomendable que hicieras tratamiento. Si la profesional que te lo diagnosticó es de tu confianza y está haciendo consultas en línea sería muy buen momento para contactarle y pedirle hora. Si no, te recomiendo que busque a alguno que te genere confianza y le contactes, la mayoría de los psicólogos estamos atendiendo on-line. Cuídate mucho.

Responde Laura Andrés Rodríguez. Psicòloga de Presència Activa. Nº colegiada: 25096

 

ESTÍBALIZ: Me produce nervios continuos, no poder dormir e incapacidad para relajarme. Tengo 42 años y trastornos de la personalidad.

Estíbaliz,  la situación de estrés que vivimos, hace que nuestros hábitos y ritmos de sueño se vean alterados  y nos cueste encontrar tranquilidad.  Comentas que tienes trastornos de la personalidad, por lo que entiendo que hay diagnósticos  y  que estás o habrás recibido tratamiento por parte de un médico especialista en psiquiatría. Te recomendaría en estos momentos, contactar con él/ella, y hacerle saber como te sientes.  Si no fuese posible, encontrarás muy buenos profesionales online con los que podrás valorar iniciar trabajo psicológico. Comparte con tu familia y personas de tu confianza tu malestar. Seguro que te ayudará sentirte escuchada y acompañada por ellos.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209 

CONSTANZA: Llevo días buscando una línea de asistencia suicida. No he encontrado aún. Y algunas no contestan (cómo en el chiste de les Luthiers del «centro de atención al suicida «nuestros operadores están ocupados:por favor no cuelgue, no se cuelgue). Incluso había pensado en mover yo una plataforma para que gente de teléfonos, pero es irresponsable. No cualquiera saber cómo hablarle a una persona en esta situación. Estoy mejor porque estoy super dopada. Tengo una depresión grave desde el 2017 que empecé a medicar  hace un año, (zolpiderm, venlafaxina, Clonazepam y concerta). Además terapia, pero mi psicóloga está en otro país y la verdad es que los últimos tres meses no nos hemos hablado mucho. Estaba mucho mejor justo antes de la cuarentena, había logrado generar una pequeña rutina y sostenerla por dos semanas (levantarme de mañana y cocinarme ). Esta situación ahora me tiene jodida, soy extranjera, estoy completamente sola en casa, se me acaban algunas medicinas y en el cap aún no consigo hora y bueno, voy tirando de mi sentido del humor. Si conocen algún número o plataforma lo agradecería mucho. Saludos y fuerza para este momento.

Pensar en la muerte y en como hacerlo, me deja sentir que estás sufriendo mucho y por mucho  tiempo, y que eso impide ver una salida que haga desaparecer ese malestar. Tienes razón cuando dices que es difícil saber como hablar a una persona que está en esta situación. Lo que sí podemos hacer es escucharla y estar con ella desde el respeto e intentando entender como se siente, e ir descubriendo poco a poco con ella que es lo que necesita y cómo puede ir encontrando milímetro a milímetro un poco de alivio. La medicación es una ayuda en estos momentos, pero contactar con un profesional que te pueda acompañar es muy importante para ti. Comprueba si tu terapeuta puede atenderte, y en caso que no fuese posible, puedes acudir a otro online. Contacta también con alguna persona entre tus conocidos con la que puedas transmitirle como te sientes e intenta moverte (dentro de lo posible y tener una rutina diaria que te de un poco de estructura . Fuerza también para ti!.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209 

NICOLLE: Hola buenas noches, tengo ansiedad generalizada, depresión y TOC diagnosticados. El confinamiento se me esta haciendo muy cuesta arriba ya que paso mucho tiempo dejando que mi mente vuele por sus lagunas oscuras. También me aíslo y me siento sola y extraña en mi casa, siento un vacío y una presión en el pecho e intento dormir lo máximo posible para evitar la realidad.  Aunque no lo quiera empiezo a pensar en el futuro y en la pandemia y me frustro y me entra el miedo. Me siento muy rara y aislada ya que mi cerebro impide que me relacione con amigos o familiares teniendo un montón de mensajes por contestar. Llevo mucho tiempo sin ir a terapia y lo necesito espero qué me puedan ayudar, gracias por su labor y lo qué están haciendo.

Nicolle, gracias a ti por tu confianza. Hablas de la necesidad de reiniciar un trabajo psicológico y te invito a ello. Contacta con tu profesional de referencia , si no es posible, busca online  a un médico  especialista en psiquiatría para que pueda ayudarte a afrontar tu día a día sin tanto sufrimiento. Hay medicación ( recetada por el profesional) que  junto  a la psicoterapia, podrá serte de ayuda en estos momentos. Aislarte de tu entorno y dormir más  de lo acostumbrado, es una manera de evitar ese malestar emocional que sientes, cómo tu bien dices desconectar de la realidad. El miedo es una emoción desagradable pero necesaria para nuestra supervivencia. Cuando ese miedo es extremo, es cuando nos puede llegar a  bloquear  y  a reaccionar con conductas evitativas como las que antes te mencionaba. Fuerza y ánimo .Piensa  que esta situación de confinamiento tiene fin.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209 

RAQUEL: Hola, tengo pensamientos sobre la muerte y ganas de llorar de un rato a otro, tengo un sueño recurrente de que vuelvo al colegio a pasar clases y tengo 22 años. Me gustaría saber qué puedo hacer para sentirme mejor. No entiendo porque me da igual el coronavirus si la gente muere o no solo quiero salir de mi casa.
Gracias de antemano por leerlo.

Raquel, cuando estamos en una situación de bloqueo, de sufrimiento, donde en un principio nos parece que no hay salida, nuestra mente puede darnos la idea de que la muerte puede ser una manera de poner fin a ello. Todos los seres humanos podemos tener esos pensamientos en algún momento de nuestra vida. Algo parecido es cuando nos ponemos a dormir más de lo que acostumbramos para poner fin a las emociones y sensaciones desagradables. Desconectar con la televisión, comer un poco más de la cuenta, distraernos con cosas banales son intentos de desconectar con nuestro malestar. Fíjate que es algo gradual: la solución más extrema a  otras menos extremas. Los sueños recurrentes nos indican que nos sentimos atrapados y no encontramos salida. Aunque todavía nos quedan días de confinamiento sabemos que esto tendrá un fin. Mientras tanto, mientras llegue, haz una lista de todas aquellas cosas que deseas hacer cuando salgas. Imagínalo con detalle y descríbelo en una libreta. Busca que actividades realizaste en el pasado y cuales de ellas te gustaría repetir, con quién, dónde y deja que tu cuerpo se vaya haciendo a la idea de cómo se va a sentir. Durante la espera contacta con tus amigos online. 

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209 

ALEJANDRO: Hola buenas, mi nombre es Alejandro, y tengo 23 años. Te escribo porque he visto vuestro anuncio en código nuevo, sobre que ayudabais a personas que estuvieran sufriendo psicológicamente esta cuarentena. Esta semana he engordado mas de dos kilos, por la ansiedad o depresión que tengo. Soy una persona ansiosa en sí, y todo me da por comer, y he caído como en ese circulo vicioso de más engordo, más me deprimo, más como. No sé como salir de aquí, estoy en una frustración demasiado grande. Me gustaría practicar ejercicio, pero no encuentro ni el momento, ni el lugar ni las ganas, en fin espero que puedan ayudarme y contactar conmigo.

Alejandro, existe una estrecha relación entre la comida y la ansiedad. Cuando en la comida se busca un alivio temporal de las emociones negativas que experimentamos, debemos entender que en ese momento no comemos por hambre, sino que comemos para calmar ese malestar o vacío emocional que sentimos. Comer es una conducta que libera un transmisor llamado dopamina que nos hace sentir bien, por eso al comer la sensación de placer es inmediata y ayuda a disminuir nuestra angustia y ansiedad. Después es cuando pueden aparecer los sentimientos de culpabilidad por haber ingerido cantidad de alimentos, y en la mayoría de casos, poco saludables. Hay que romper ese circulo vicioso del que hablabas, aprendiendo a gestionar la ansiedad y nuestras emociones de manera diferente. Identifica cuales son esas emociones, déjalas fluir, y no las reprimas. Hay que buscar otras recompensas que no sea la de la comida. Es un nuevo aprendizaje que no es fácil,  por lo que sería recomendable buscar ayuda de un profesional de la psicología online con el que puedas valorar iniciar un trabajo psicoterapéutico,  que te  ayude a disminuir y a gestionar los síntomas ansiosos , y por consiguiente, la necesidad de comer.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209 

MARTA: Llevaba ya un tiempo antes de la emergencia que ya estaba con algo de ansiedad, pero, a raíz de esto, me cuesta tragar la comida, sobre todo en la cena, me entra mucha ansiedad y me agobio con eso. Ya me pasó hace muchos años, de adolescente, porque mi padre murió cuando tenía 8 años y mi abuela y padrino con 12. Lo superé bastante tiempo después (no recuerdo, pero quizás, años). Ahora estoy casada, tengo dos niños y ha vuelto. Me agobia mucho. Soy muy activa y el pensar que no puedo salir de casa ni hacer cosas me entra el estrés. Qué puedo hacer?? Muchísimas gracias.

Marta, que  experimentes ansiedad por la difícil situación que estamos atravesando es natural. La ansiedad y la alimentación guardan una relación bidireccional. Cuando estamos nerviosos cambia el patrón de ingesta de comida, para unas personas supone aumentar la cantidad y para otras disminuirla, o como en tu caso, presentan dificultad para ingerirla (sensación de atragantarse). Párate a pensar y anota en una libreta, por que te sucede antes de la cena y no con otras comidas realizadas durante el día ( el desayuno, la comida…). Identifica el pensamiento y escríbelo. Quizás ese pensamiento te moviliza emociones, sensaciones vinculadas a esas pérdidas tan significativas para ti que viviste durante tu infancia y pre-adolescencia. Piensa en positivo, en destinar tu energía a realizar actividades que te hagan sentir bien a ti y a los demás. Comparte con tu marido y amigos de confianza tus sentimientos. Realizar actividades en familia ( juegos de mesa, ver películas divertidas , conversar…) también te ayudará a encontrar espacios de distracción y entretenimiento. Centra tu atención en el día a día, en el aquí y ahora y piensa que esta situación de crisis pasará.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209 

MJ: No sé hasta qué punto podéis ayudar. Pero necesito ayuda. No tengo un buen apoyo familiar para pasar este encierro. Me estoy ahogando y por más que intento pensar en positivo, preferiría desaparecer. 

MJ, es importante sentirse acompañado en este momento. Si con la familia no es posible, revisa si hay alguna persona cercana a ti , a la que tu tengas confianza ,con la que puedas compartir como te sientes. Hablar sobre ello te va a aliviar ese malestar emocional que estás sintiendo. Técnicas de respiración y relajación también podrían ayudarte a gestionar esa sensación de ahogo,de ansiedad , que comentas. Aún así, te recomendaría buscar ayuda de un profesional de la psicología online que podrá ayudarte y acompañarte en estos  momentos.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209

JOAN: ¿Cómo puedo evitar la ansiedad de pensar que podemos estar encerrados en casa 4 semanas más?

Joan, es importante entender que la ansiedad es una reacción natural en las personas al estrés que nos está generando la situación de reclusión que estamos viviendo . Debemos ocupar nuestra mente, si no tenemos nada que hacer el cerebro se busca una preocupación y podemos entrar en un bucle de ansiedad. Ocupar el tiempo con actividades unas  que nos distraigan y otras nos aporten serenidad. Centrarte en el aquí y ahora, en el día a día . Es fundamental que planifiques una rutina habitual y mantengas un horario ( un tiempo de trabajo, de comidas, de descanso ) y combinarlas con espacio de ocio. Compartir con las personas de tu confianza tus vivencias y sentimientos también te ayudará a sobrellevar mejor esta situación.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209

VALENTINA: Hola vi vuestro anuncio en código nuevo. Soy una persona con ansiedad y me gustaría sabes cómo poder llevar mejor esta situación. Al principio estaba bien pero cada día que pasa se me viene la casa encima. Gracias.

Hola Valentina, entiendo tu situación. Te propongo que te animes a planificarte el día. Ir día tras día. Ponerse objetivos diarios. Aprovechar y hacer todo aquello que tenemos pendiente de hacer por casa, pero también, te recomiendo que en esta rutina puedas incorporar 15’ diarios de relajación o meditación. El mindfulness es una meditación muy eficiente para gestionar mejor la ansiedad. En internet puedes mirar vídeos cortos que te pueden servir de guía. En cuanto a la ansiedad que estás sintiendo estos días, saber que la ansiedad tiene una curva que siempre acaba siendo descendiente, es decir, que viene, es muy incómoda, pero cuando estés en esa sensación de ahogo, de que falta la respiración, entonces repítete varias veces algún pensamiento tranquilizador, ya que como te he comentado, la ansiedad viene y cuando llega a su pico alto empieza a bajar. Sé que es incómoda pero no le tengas miedo, cuando te creas realmente que sólo es ansiedad, y que sólo es muy incómoda, entonces empezará a descender esa curva ansiosa. Espero que te sirva esto para llevarlo todo un poco mejor.

Responde Áurea Belmonte Castañeda. Psicóloga de ITA Salud Mental. Colegiada Nº 23.972

JULIA:  Buenas tardes, soy Julia tengo 22 años y me gustaría hacer una pregunta para intentar tranquilizarme. Soy diabética y con todo lo que está pasando he cogido miedo ya que soy grupo de riesgo y se me puede complicar la cosa si me contagio. Desde hace una semana tengo ansiedad, nunca la había tenido ni había vivido algo parecido. De repente, una noche que me llegó mucha información del coronavirus, tema de que los supermercados se colapsarían, farmacias, etc. Cogí miedo ya que necesito vivir con medicamentos como la insulina y con comida por si tengo un bajón de azúcar. Esa noche no pude dormir y sentía que no podía respirar bien, tenía una sensación en el pecho de ahogo y tenía que respirar hondo para poder respirar bien. Llevo así ya 9 días, algunos mejores porque mi cabeza está en otras cosas, pero anoche por ejemplo me volvió a pasar. Además, ahora tengo una sensación extraña al tragar y ya no se si es obsesión y sugestionamiento. No sé qué tipo de ayuda me podréis dar, necesito saber gestionarlo ya que esto va a ser largo. Muchas gracias de antemano por crear esta plataforma de ayuda.

Hola Julia. Entiendo tu preocupación. Por un lado, ya habrás visto que farmacias, supermercados, etc. están dando sus servicios. Así que esos pensamientos entorno a qué podría pasarte si se colapsan los supermercados y farmacias son pensamientos que se te habrán ido al ir viendo que eso no es un problema. A pesar de que se te puedan a ver ido, la ansiedad puede persistir. Para gestionar esta sensación de ahogo, de no poder respirar que explicabas… te aconsejo que practiques relajación diaria (en internet puedes mirar videos cortos que de guían) y además, pensar que la ansiedad tiene una curva que viene, es muy incómoda, pero cuando estés en esa sensación de ahogo, repítete varias veces algún pensamiento tranquilizador, ya que como te he comentado, la ansiedad viene y cuando llega a su pico alto empieza a bajar. Sé que es incómoda pero no le tengas miedo, cuando trabajes y te creas que realmente es sólo es ansiedad, entonces empezará a descender esa curva ansiosa. Espero que te sirva esto para llevarlo todo un poco mejor.

Responde Áurea Belmonte Castañeda. Psicóloga de ITA Salud Mental. Colegiada Nº 23.972

PAULA: Hola, lo primero de todo gracias x la iniciativa. Desde ayer me pasa que tengo tremendas ganas de llorar sin saber muy por qué, sobre todo cuando estoy sola. No hace falta que piense en nada, simplemente lloro, pero no lloro chiquito, lloro que parece que me da algo ¿es normal? No pienso en nada y PUM lloro cual catarata de Iguazú. Creo que sí, pero verme así me agobia. Mil gracias. Un besito a todos.

Hola Paula. Entiendo tu agobio, pero decirte que llorar forma parte de la vida, la tristeza, la alegría… Yo te diría que dejes fluir tus emociones, pero no te olvides de que a pesar de estar confinada, es tiempo de hacer aquello que tenemos pendiente. Muy simple, pero ayuda a organizar la mente, los sentimientos… Escribe, planifícate el día, permítete llorar, no te sientas rara si es lo que necesita tu alma. Estas viva, y sientes, así que no te agobies por llorar. Pero no dejes de hacer cosas (leer, cocinar, ejercicio en casa, hablar con los tuyos…) Lee sobre la Gratitud, te ayudará. Espero que mi respuesta te pueda ayudar.

Responde Áurea Belmonte Castañeda. Psicóloga de ITA Salud Mental. Colegiada Nº 23.972

ERIKA: Buenas tardes, Necesito ayuda, alguien a quien poder explicarle mi situación. Llevo siete días en casa con mi marido y mis hijas. Justo antes del confinamiento mi pareja y yo estábamos en un momento complicado y con la separación planteada y una separación no demasiado amistosa. Una situación que en los dos últimos dos meses ha sido muy difícil con gritos reproches y momentos críticos. Hasta el momento tanto el como yo salimos de casa o después de una de estas discusiones podíamos desconectar tomar el aire y cierto distanciamiento, pero ahora la situación es la misma pero sin poder distanciarnos para recuperar la calma, lo que complica mucho, mucho, mucho la situación hasta el punto de tener miedo. No sé como afrontarlo no se cómo controlar la situación.

Entiendo la situación límite que estas viviendo estos días. Te diría que hacer un pacto entre los dos poniendo unas reglas o condiciones que puedan mejorar estas semanas la convivencia os ayudaría a sobrellevarlo de la mejor manera. La situación es la que es, confinamiento = todo lo que conlleva, convivencia y paciencia. Entrar en discusiones de reproches solo hace que empeorar el ambiente, sentiros mal (tristeza, rabia…) pero al final, ¿De qué os va a servir? Además, también están tus hijas en el domicilio, lo cual, si no sois capaces de hacerlo por vosotros, pensar en hacerlo por vuestras hijas. Pactar y comprometeros cada uno en no tocar temas de reproches, pactar vuestros espacios, vuestras funciones dentro de casa. Y pensar que pase lo que pase, ahora la realidad es que tenéis que convivir, y el respeto, la paciencia y la tolerancia deben ser la base de estas dos semanas. Después del confinamiento, cada uno podrá decidir libremente como quiere vivir. La libertad ahora es, Convivir de la mejor manera posible, o por el contrario, hacernos el día a día más difícil. Así que plantéate, qué puedes hacer tu para que esto mejore, y a tu marido, decirle lo mismo, realmente quieres seguir así, yo me planteo que puedo hacer yo para mejorar esto, de qué me responsabilizo y me comprometo, pero, ¿Y tu?

 

Responde Áurea Belmonte Castañeda. Psicóloga de ITA Salud Mental. Colegiada Nº 23.972

LAURA: ¿Qué puedo hacer para alejar los pensamientos negativos que me vienen a la cabeza?

Hola Laura, gracias por escribirnos. Te voy a enumerar alguna de las técnicas para alejar esos pensamientos: La primera es darle espacio a esos pensamientos ( por muy contradictorio que suene), cuanto más intentamos bloquearlos más fuertes vienen hacia nosotros. Por ello, la idea de dedicarles un tiempo es que acaben con el tiempo desapareciendo. Así pues, busca una hora del día ( que sean 15-20 minutos aproximadamente) y apunta en una hoja todos esos pensamientos y piénsalos. Cuando acabe el tiempo, deja de prestarles atención. Y a apoco a poco, tu mente se irá relajando , porque sabrá que tiene un tiempo asignado para ellos. Otra técnica es decirnos varias veces: “STOP” e intentar distraernos haciendo otra actividad que nos guste. Otra que puede servirte es escribir esos pensamientos en una hoja y modificarlos sacando algo positivo de ellos. Ejemplo: “ Me va a dar un ataque de ansiedad tarde o temprano” a: “Si me da un ataque de ansiedad, no me voy a morir, nadie ha muerto de ansiedad”. Otro ejemplo sería: “Voy a suspender” a:  “Si suspendo, volveré a repetir el examen y seguro que sacaré mejor nota que antes”. Un abrazo fuerte!

Responde Raquel García Romero. Psicóloga Tric Trac Psicologia i Logopèdia . Colegiada Nº 25508

MARTA: Tengo 18 años y soy estudiante de 2 Bachillerato. Quiero hacer medicina y tengo muchísima presión. Estos últimos días estoy de bajón total y lloro cada dos por tres. Los primeros días sí que aproveché bien, pero ahora, a la hora de concentrarme para estudiar me está costando muchísimo, cosa que no me suele pasar, me cuesta absorber la información. Todo el mundo está súper agobiado y preocupado por la EVAU y todo eso pero yo no, y no desde el lado bueno si no como que estoy perdiendo las ganas y eso me preocupa más que todos los exámenes en sí. Me da rabia que teniendo tanto tiempo no lo esté pudiendo aprovechar y no porque no quiera, porque me esfuerzo por estudiar si no porque no puedo, y sabiendo que todos los demás sí que lo están aprovechando me agobia. Por favor dadme algún consejo Estoy súper pérdida Gracias por vuestro tiempo.

Hola Marta. Gracias a ti, por escribirnos. Primero de todo, decirte que llorar no es malo, es una manera que tiene el cuerpo de relajarse, pero si lloras cada dos por tres nos estará diciendo que tienes ansiedad. La ansiedad es una respuesta fisiológica y psicológica ante una situación amenazante. Es decir, es la manera que tiene tu cuerpo de hablar contigo, de decirte “huye de aquí”.   La situación es amenazante porque tú te estás diciendo que es horrible. Y tu cuerpo responde a ello. Pero tranquila, la ansiedad es inofensiva, sólo nos avisa de que hay que cambiar algo. ¿Así que qué deberíamos hacer? Cambiar nuestra manera de pensar ante la situación, para que no sintamos ansiedad, ya que la ansiedad ahora mismo te está bloqueando y hace que te desanimes por todo. Nadie puede hacer que te sientas indiferente ante lo que está sucediendo hoy en día, es imposible. Pero sí que puedes sentir inquietud o preocupación, que son emociones sanas que no te bloquearían. En vez de decirte: “Esta experiencia de confinamiento es horrible, fracasaré en la EVAU…etc”, dite algo como: “Preferiría que nada de esto hubiera pasado, pero no es el fin del mundo”. En cuanto a sentirse culpable por si los demás aprovechan el tiempo o no, pregúntate qué es lo que te exiges a ti misma para sentirse así y cuestiona su lógica. Ya verás que al final de todo no es tan importante. Todos somos diferentes y por eso al compararnos siempre obtenemos malos resultados. No lo hagas. Te recomiendo que hagas un calendario/horario de las cosas que quieres hacer en el día y cómo aprovecharlo. Piensa que estas semanas han afectado de una manera u otra a todo el mundo. Lo que significa que todo el mundo estamos reconstruyendo de nuevo nuestra realidad. Tómate tu propio tiempo, no dudo para nada que no lo hagas. Un abrazo muy fuerte!

Responde Raquel García Romero. Psicóloga Tric Trac Psicologia i Logopèdia . Colegiada Nº 25508

MONICA: Buenas días! Soy madre soltera con tres hijos y me han informado sobre el servicio de apoyo psicológico, que prestan en estos días de confinamiento. Aplaudo y agradezco esta iniciativa, que puede ser de gran valor para personas con inquietudes o problemas mentales. Mi hija mayor tiene 18 años y está diagnosticada de depresión severa, tendencias lesivas y suicidas. De hecho, pocos días antes del confinamiento, el 6 de marzo, llevó a cabo una tentativa de suicidio. Los primeros días del confinamiento no han sido especialmente malos pero desde hace 48h le ha entrado la obsesión por gastar energías y ha tenido una crisis de ansiedad. Quería salir a la calle y acabó llorando sin saber muy bien por qué. Cabe decir que sus cambios de humor son constantes y he comenzado a aplicar medidas para frenar (o al menos mitigar) algunas de estas pequeñas crisis, pero si es posible contar con apoyo externo para reorientar su malestar  sería fantástico. Gracias de nuevo!!

Hola Mónica, primero de todo decirte que ser madre soltera de 3 hijos es admirable, eres una mujer muy valiente. En relación a tu hija de 18 años, teniendo en cuenta que tiene un diagnóstico de depresión severa con tendencias lesivas y suicidas, tal vez os podría ayudar pedir el certificado que permite salir a la calle, puesto que el hecho de sentirse encerrada parece empeorar su estado psicológico y en algún momento podría ayudar a gestionar mejor alguna de sus crisis. Parece que tienes herramientas que te permiten gestionar el malestar de tu hija, eso es importante porque estás haciendo todo lo que está en tus manos para poder ayudarla. En este momento tu hija necesita sentirse comprendida, acompáñala en su malestar, ayúdala a planificar una rutina diaria donde aparezcan momentos que puedan ser placenteros para ella, aunque sean pequeñitos. Te recomiendo también que contactes con su psicólogo/a o psiquiatra puesto que éste conocerá mejor a tu hija y os podrá orientar mejor sobre como sobrellevar este período de confinamiento. Estas respuestas solo permiten dar orientaciones generales, en este caso se requiere tener más información para concretar pautas más específicas centradas en tu hija. Por ello es importante que pudieras contactar con el profesional que la lleva y que os conoce mejor. Un abrazo

Responde Montse Busquets. Psicóloga Infantojuvenil. Institut RET. Col.13283

IGNACIO: Enhorabuena por esta iniciativa y gracias por su tiempo en primer lugar. Soy profesional autónomo dedicado a la Informática. Tengo varias lineas de negocio, y aunque, como a todos en esta situación, la mayor parte de los proyectos se han frenado en seco, sé que puedo intentar adaptarme y tengo más opciones que, por desgracia, otras profesiones no tienen. Además, estoy acostumbrado al teletrabajo y a administrarme mi tiempo y flexibilizar tareas. Sin embargo, en estos días, me angustia especialmente el no ser capaz de salir adelante, aunque siempre he sido una persona positiva y emprendedora que prefiere luchar por sus propios objetivos. Pero colchón financiero es muy pequeño, y además fui padre hace poco, por lo que la responsabilidad se duplica y siento una gran presión porque mucha gente me dice «menos mal que a los informáticos no os falta trabajo», pero no es así porque no es  tan fácil encontrar clientes ni muchos valoran o pueden pagar el trabajo como se debe. Además, me encuentro con otra sensación extraña, porque al intentar aprovechar el tiempo «libre» de trabajo en tareas de formación propia (como he hecho siempre)me siento como con cierto grado de «culpabilidad». Me gustaría poder ayudar en todo esto, pero no sé cómo hacerlo, ni tengo recursos económicos como para poder aportar a alguna causa, y me siento mal trabajando para mí como si fuera egoísta, aunque por otra parte lógicamente lo necesito porque como todos tengo que sacar adelante a mi familia ya que soy el único ingreso además. En fin, espero que puedan ayudarme y les reitero mi agradecimiento especialmente en esta situación tan complicada que nos ha tocado vivir a todos. Gracias por la atención.

Respecto a tú trabajo, es muy normal que te sientas presionado y un tanto asustado con las nuevas circunstancias, pues ser padre en muchas ocasiones supone que nuestros miedos se magnifiquen, pues no solo somos responsables de nosotros mismos, sino que hay quién depende de nosotr@s. No obstante, no me cabe duda de que no tendrás problema en ello. Sentir esa presión es normal, pero lo importante es que no te dejes superar por ello: siempre has salido adelante, por lo que tienes muy buena resiliencia y capacidad de adaptación a cada circunstancia, permítete ese momento de «impás» dónde surgen nuevas ideas, la imaginación no fluye bajo presión. Pasa tiempo con tu familia y disfruta de pequeños momentos de calidad con ellos, te ayudará a reinventar alternativas de negocio. También puede ayudarte sentarte hora, hora y media al día y hacer una lluvia de ideas observando qué están realizando las pequeñas y medianas empresas, cuáles son las nuevas demandas informáticas ante la nueva situación. Por otro lado, comprendo tu sensación, estas circunstancias nos puede generar impotencia al creer que no aportamos nuestro pequeño «granito de arena» para ayudar a que todo mejore lo antes posible. No obstante, lo cierto es que cumpliendo las medidas establecidas y centrando tú atención y tiempo en salir adelante laboralmente estas aportando algo positivo a todo lo que ocurre. Esta situación tiene grandes repercusiones en la economía y centrarte en ver opciones para manteneos aporta, no solo un bien para ustedes sino un movimiento económico, (aunque sea a pequeña escala) que en cadena, es tú «granito de arena» a esta situación. Por lo que, sigue adelante, como bien dices, SALDREMOS! Una abrazo y mucho ánimo!

Responde Iris Henríquez González. Psicóloga Sanitaria . Colegiada Nº P-02392

ADOLFO: He sufrido algunas crisis de ansiedad, con dolor en el pecho y dificultad respiratoria, entre otros síntomas. Con el miedo a contraer la enfermedad he notado varias veces dificultad para respirar, pero creo que podría estar relacionado con la ansiedad. No tengo otros síntomas como tos o fiebre. Tomo trankimazin y, al tomarlo, se me va pasando. ¿Es posible que sea por la ansiedad?

En primer lugar, los síntomas que me comentas son propios de altos niveles de ansiedad, y si se te pasa tomando un trankimazin, más señales de que sea ese el origen. Aunque siempre hay que descartar causas médicas. Si tienes la posibilidad de acudir alguna consulta privada a fin de descartar sería lo más adecuado. Sin embargo, por lo que redactas, no hay motivos por los que preocuparse. Es una situación nueva y que nos genera mucha incertidumbre a todos, por lo que más que nunca es importante seguir todas aquellas pautas que nos hagan mantener más el equilibrio físico y emocional y para ello es fundamental EVITAR LA SOBREINFORMACIÓN, las noticias engañosas y todos aquellos comentarios que nos resten en lugar de sumarnos en estos momentos. Rutina diaria, vestirnos, no quedarnos en pijama todo el día, ejercicios, buenos hábitos alimenticios, restringir los horarios de tele, series. Un abrazo y recuerda que TODO VA A SALIR BIEN, es una situación TEMPORAL. Mucho ánimo!

Responde Iris Henríquez González. Psicóloga Sanitaria . Colegiada Nº P-02392

SARA: Hola, tengo enfermedades autoinmunes. He perdido mi trabajo por el estado de alarma de Coronavirus.( alquileres vacacionales llevaba 4 meses trabajando)  no tengo derecho a nada porque me iba a dar de alta el 18 de mes ya que no superaba hasta entonces el límite. Una vez perdido el trabajo no he salido del piso donde vivo con mis padres. Y no he visto a mi pareja desde entonces, es la única persona con la que hablo por whatsaap y videollamadas. Desde hace un par de meses he perdido amigos.. oficialmente ya no tengo amigos.. no tengo. Estaba estudiando ingles en la universidad. Pero también suspendida y no se hace online.. Estudio oposiciones pero ni ganas de ponerme.. me levanto tarde.. paso la mayor parte durmiendo no tengo ganas de nada.. me dicen de rezar y rezo pero no voy a estar como una monja no es un estilo de 24 horas de vida para rezar siempre no? Sin ganas y esta cuarentena pasa lento. Y una vez pase la cuarentena haré lo mismo que en la cuarentena. No salía no salgo no saldré.

En cuanto a las enfermedades autoinmunes es importante que sigas todas las pautas médicas y recomendaciones de visita que tú médico te recomiende, si es así no pasará nada. Con respecto a tú trabajo, es una circunstancia que laboralmente ha afectado a mucha gente, no obstante, siempre hay alternativas! Cierto que el negocio de Airbnb se verá afectado una temporada, no obstante, pasado un tiempo puede resurgir. Sin embargo, podrías aprovechar este tiempo para reinventarte. Siéntate una hora/ hora y media al día y haz una lluvia de ideas de diferentes opciones laborales en las que pudieses trabajar, investiga por redes sociales, internet, qué están haciendo pequeñas y medianas empresas con sus negocios, estoy segura de que encontrarás alternativas. En lo referente a las clases de inglés, hay muchas alternativas online, que pueden ayudarte a no perder el nivel que tienes. Las oposiciones, poco a poco si te ves sin ganas, comienza por marcarte pequeños objetivos, determinada horas al día, donde vayas «cogiendo contacto» y generan un nuevo hábito. Por otro lado, me alegra saber que sigues en contacto con tu novio, pueden ser, mutuamente, un gran apoyo emocional dada la situación. En cuanto a tus amigos/as, no sé qué te ha pasado con ellos, pero puede ser un momento para reflexionar y observar qué ha ocurrido, qué te gustaría qué ocurriese y cómo podrías hacerlo, si aún consideras que se pueden retomar las relaciones. Respecto a tus hábitos diarios, aunque te pese mucho, marca una rutina: hora para levantarse, hora para realizar ejercicio, para leer, u otros hobbies que recordases que te gustaba, juegos o actividades con tus padres, tabla de ejercicios, buenos hábitos alimenticios y restringir la tele, series a ciertas horas. Sé que puede costarte mucho todo lo que te digo, pero te aseguro que realizando este esfuerzo tu estado de ánimo irá cambiado y verás todo con distinta perspectiva. Un abrazo y recuerda que TODO VA A SALIR BIEN, solo es necesario poner la fuerza para ello.

Responde Iris Henríquez González. Psicóloga Sanitaria . Colegiada Nº P-02392

MONTSE: Me provoca extrema ansiedad que la gente siga yendo a trabajar con la gran posibilidad de contagiarse y contagiar no solo a sus colegas también a su familia a la vuelta a casa cada día. De qué sirve que unos pocos estemos confinados y la mayoría no? ¿Cuál es la lógica detrás de esta situación?

Buenos días, Montse. Comprendo que estas circunstancias te causen ansiedad, es una situación nueva, que nos genera mucha incertidumbre a todos. En cuanto a las medidas aplicadas, dadas las circunstancias hemos de confiar en en el Ministerio de Sanidad dado que son los expertos en el tema. Aunque es normal pensar lo que comentas, también es cierto que si se toman todas las precauciones estipuladas no ha de haber riesgo de contagio, y en ciertas medidas hay servicios de los que no podemos prescindir. No obstante, lo mejor en estos tiempos es centrarnos en nosotr@s mism@s, en qué podemos hacer para mantener nuestro equilibro emocional y físico, y sobretodo, evitar la sobreinformación, no dejarnos guiar por la cantidad de noticias falsas que circulan, pues tan solo nos restan y nos generan más ansiedad. Recuerda la importancia de la rutina diaria, ejercicio físico, aprovechar el tiempo para todas aquellas cosas que tenemos pendientes en casa, etc. Un abrazo y mucho ánimo para la semana. 

Responde Iris Henríquez González. Psicóloga Sanitaria . Colegiada Nº P-02392
 

ANÓNIMO: Buenas tardes. Primero de todo quiero agradecerles su empatía y fuerza de voluntad para disponerse a ayudar a la gente en un contexto como el actual. La situación en la que me encuentro es como la de mucha gente: aislada en casa de mis padres -tengo 18 años-. La situación es algo complicada y todos estamos nerviosos, pero el desencadenante de mis -supongo- ataques de ansiedad no sólo es no poder salir ni la faena de la uni, lo cual estoy intentando gestionar, a ello se le suma el mal humor o la tensión que hay entre los que convivimos. Que concretamente hoy ha desencadenado en una discusión sobre el confinamiento.  Creo que es muy difuso el contexto expuesto pero tampoco sé muy bien por dónde empezar porqué dudo sobre si su origen está relacionado con hechos de antes del confinamiento. Les agradecería conocer algunas técnicas de relajación o alguna sugerencia sobre cómo evitar o solucionar esos conflictos.

Buenas tardes. Todo lo que explicas tiene sentido. Dices que no sabes si el origen de “este malestar en casa” es debido a sucesos anteriores al confinamiento. Puede ser, y el confinamiento sea un estresor a “esos problemas” no resueltos. Reflexiona por un instante qué puede ser. Por otro lado, dices que estás experimentando ansiedad, como suelo a explicar a mis pacientes, no hay que temerle. Los síntomas de ansiedad que suelen manifestarse con palpitaciones, opresión en el pecho, pinchazos en el estómago, dolores de cabeza, temblor en las piernas, taquicardia etc….son inofensivos, aunque sí incómodos y desagradables. La ansiedad es una respuesta fisiológica y psicológica ante una situación que se interpreta como amenazante. Es la manera que tiene nuestro cuerpo de decirnos “Huye de aquí”. Tu cuerpo quiere huir ( y por eso tienes ansiedad) porque tú te estás diciendo “que esta experiencia de confinamiento es HORRIBLE, y AMENAZANTE. Como te estás diciendo esto, tu cuerpo “se pone a trabajar “ y te habla con ataques de ansiedad. Pero realmente no hay amenaza dentro de casa. Es lo que nosotros mismo nos decimos de la situación. Así pues, tenemos que cambiar nuestra manera de pensar para no sentirnos ansiosos. Yo no quiero que no sientas nada ante esta situación, porque no es real sentirse indiferente ante todo lo que pasa. Pero si puedes sentir preocupación, que sería una emoción sana y no bloqueante como la ansiedad . Puedes decirte cosas como: “Preferiría que no estuviéramos encerrados aquí, pero no por eso es el fin del mundo” “Preferiría no estar aqui encerrados, pero puedo hacer cosas que antes no hacía”. etc. Para relajarte, te animo que hagas respiraciones profundas ó te imagines en un lugar en el que te gustaría estar ( cierra los ojos y viaja al lugar que quieras). Por mucho que cueste creerlo, el cerebro no sabe realmente si estás fuera o en casa. La imaginación es una herramienta poderosa para cambiar nuestra realidad. Úsala. También te recomiendo que planifiques tu semana con un horario así puedes controlar el tiempo y reducir el estrés. Un abrazo muy fuerte!

Responde Raquel García Romero. Psicóloga Tric Trac Psicologia i Logopèdia . Colegiada Nº 25508

MARÍA NIEVES: Tengo 47 años con problemas crónicos  de articulaciones,hernias lumbares y lumbociatalgia con adormecimientos y violentos calambres cuando hago cualquier esfuerzo,cervicalgia , rinitis aguda y sinusitis. Tengo fuertes crisis de ansiedad cuando voy a comprar porque no puedo ponerme la mascarilla, me ahogo. Las dos veces que he ido a comprar he venido con estrés y respirando por la boca porque no me llega el aire. Ese esfuerzo me deja agotada y casi sin respiración. Me gustaría saber si puedo llegar a ser una posible afectada del covid19. También me gustaría saber si puedo hacerme la prueba en el insular cuando vaya a la cita de  neurocirugía el 27 de este mes.

Maria Nieves, entiendo que todas las sensaciones corporales crónicas que sufres han hecho que estés muy conectada con tu cuerpo y con los cambios que puedas notar en el mismo para saber cómo actuar y cómo es tu estado de salud. Quizás por esta alta capacidad de percepción que tienes te resulta desagradable la sensación que produce la mascarilla tapando tu nariz y tu boca. Al notarla tu cuerpo reacciona con ansiedad puesto que lo vive realmente como algo desagradable y no natural. Durante un tiempo, si esto es posible, ¿cabría la posibilidad de que alguien fuese a comprar por ti? De esta forma podrías darte un respiro y aprovechar este tiempo para relajarte, y entender un poquito más tu cuerpo. Si no fuese así quizás puedes tomarte un tiempo en casa para probar como respirar con la mascarilla sintiendo que el aire puede atravesar el tejido de la misma y llegar a tus pulmones y salir también atravesando  tejido. Familiarizarte con ella en un lugar seguro y tranquilo como es tu casa te puede ayudar a sentirte más capaz de hacerlo cuando estés en la calle o en el supermercado. En cuanto a las pruebas creo que te pueden informar en tu centro de salud más cercano.

Responde Roser Batalla Serra. Psicóloga. Colegiada Nº 4769

JORGE: Llevo dos días con un dolor en la boca del estomago, como una presión rara, como cuando tienes nervios por algo, supongo que será por eso porque no tengo ni tos ni fiebre ni dolor de cabeza ni nada de eso estoy bien pero admito que estoy un poco preocupado por la situación. Intento hacer cosas para no pensar mucho pero la verdad es que hay veces que no lo consigo, no se si podrían darme alguna recomendación… Muchas gracias ante todo.

Jorge, por lo que comentas parece que sientes que no presentas ninguno de los síntomas relacionados con la infección por coronavirus de los que no han informado que pueden ser motivo de consulta al médico o a los teléfonos de atención sanitaria. La situación actual puede estar provocando en tu cuerpo un reacción de estrés emocional aguda. Cuando sentimos miedo y no podemos resolverlo a menudo se transforma en sensaciones corporales desagradables que nos asustan. Procura hacer algunos ejercicios de relajación notando la diferencia entre tensar una parte de tu cuerpo y soltarla (cara, cuello, hombros, manos, piernas). Haz respiraciones profundas concentrándote sobre todo en soltar el aire durante el doble de tiempo al que tardas en inhalar, imaginando al soltar el aire que expulsas una parte de ese malestar que sientes en el estómago. Deja que al inspirar el aire llegue a tu barriga y se hinche como un globo. Estos ejercicios sencillos te ayudaran a tener más calma. En caso de que notases algún síntoma no dudes en informarte a través de los servicios sanitarios que tengas a tu alcance.

Responde Roser Batalla Serra. Psicóloga. Colegiada Nº 4769

ANA: Mi padre tiene 90 años y demencia senil, vive desde hace 3 años en una residencia y está muy integrado y con buena salud. Yo le visitaba todos los días pero desde hace 13 días ya no puedo hacerlo. En su residencia ha habido un caso de coronavirus y como era su compañero de habitación aislaron a mi padre. Hace ya una semana que está aislado en una habitación y no tiene ningún síntoma, pero el estar aislado le ha generado una situación de tristeza y apatía. Su situación me genera una gran tristeza a mí también porque no sé que puedo hacer. Me da pena que piense que le hemos abandonado. ¿Qué podría hacer? Gracias.

Hola Ana, entiendo que a pesar de su aislamiento sigue siendo atendido por el personal que le ha ofrecido cuidados hasta el día de hoy. Por ello piensa que cada día recibe el acompañamiento y atención necesarios así como el apoyo emocional de personas conocidas en quienes él tiene depositada su confianza. Infórmate de si es posible hacerle llegar algún vídeo o audio con los puedas enviarle mensajes. Escuchar tu voz y tu apoyo le dará ánimos y le hará sentir cerca de ti. Puede ayudarte también, cuando sientas la necesidad, tomarte un momento de calma y silencio. Respira profundamente y deja que tu corazón se abra, que tu pensamiento recuerde momentos que has vivido con él e imagina que puedes enviarle a través de tu respiración el cariño y el amor que en este momento no le puedes hacer llegar directamente. El amor es lo que nos conecta con los seres queridos independientemente de distancia y tiempo.

Responde Roser Batalla Serra. Psicóloga. Colegiada Nº 4769

MARINA: Hola! Tengo problemas para dormir. Sufro ansiedad desde hace años y esta situación me está superando. No me es suficiente el aire que respiro, me ahoga pensar en los meses de confinamiento que nos quedan. Me levanto muy temprano, no duermo bien. Quiero aprender a gestionar mi ansiedad.

¡Hola Marina! Piensa que si ya antes tenías problemas para gestionar tu ansiedad, es lógico que ahora te cueste más, esta es una situación nueva e inesperada que a todos nos cuesta gestionar. Aprender a respirar es fundamental para gestionar la ansiedad y no tener pensamientos catastrofistas. Para esto te doy unos consejos: – Respiraciones diafragmáticas: Si buscas en internet encontraras tutoriales para llevarlas a cabo. Verás que son cortas, así que te recomiendo que hagas 5 tandas de respiraciones al día, cada una de ellas compuesta de 3 respiraciones. Aconsejo que sean por la mañana, media mañana, antes o después de comer, por la tarde y antes de ir a dormir Ej: 3 respiraciones por la mañana al despertarse. Con la repetición diaria de esto intentaremos crear un hábito y que respirar de  forma correcta nos salga solo. – Respiracion 478: Esta la recomiendo cuando estas en la cama y no puedes dormir ya que es un poquito más intensa. Encontrarás tutoriales en internet. Lo importante para ambas es que te concentres en la respiración, en el aire cuando pasa por tu cuerpo y en como te relaja mental y físicamente. Para comprobarlo te aconsejo que las primeras respiraciones las registres de la siguiente manera : Puntúa del 0 al 10 (siendo 0 terriblemente ansiosa y 10 totalmente relajada) como te sientes antes y después de la tanda de respiraciones. Verás que por poquito que sea habrá una mejoría. Nadie sabe exactamente cuando pasará esto, pero es importante que te centres en el aquí y ahora, en el momento presente. Recuerda que la ansiedad la origina un exceso de futuro. Un fuerte abrazo.

Responde Carolina Chaparro. Psicóloga. Colegiada Nº 21335

BEATRIZ: Hola, me es imposible estar bien. Me despierto llorando y con temblores. El pánico no me deja hacer nada y soy mamá de un niño y una niña mellizos,que necesitan verme bien. El no saber cuando acabará,si todo irá bien,el miedo por mis padres….es muy agobiante. Necesito ayuda.

¡Hola Beatriz! Antes que nada es importante que sepas que esto acabará, nadie sabe exactamente cuando, todos quisiéramos que pronto, pero esto acabará en un momento determinado. Es una situación excepcional en el que nadie sabe nada con exactitud, pero que tenemos que aprender a llevar. Como bien dices el estado de pánico es paralizante, tenemos que intentar rebajar esos niveles nosotros mismos. Es importante que nos destensemos un poco física y mentalmente, para esto estaría bien que tuvieses el tiempo ocupado en cosas más constructivas como deporte, meditación o yoga (de estos últimos seguro que encuentras tutoriales en youtube) Además, iría bien que pudieses tomarte el tiempo de hacer respiraciones diafragmáticas, esto ayudará a sobrellevar los momentos de llanto o ahogo, centrarte en ti, y no tanto en el llanto o el temblor. Recomiendo 5 respiraciones al día (veras que son cortitas) 3 repeticiones cada vez. Con esto intentaremos sobrellevar la ansiedad. Entiendo que no quieres que tus hijos te vean ansiosa, pero no podemos pedirnos que nos vean «bien» en una situación que es estresante para todos. Comparte con adultos tu preocupación, escribe sobre ello, encontremos una manera de sacar esos pensamientos a la luz, aunque solo sean para ti.

Responde Carolina Chaparro. Psicóloga. Colegiada Nº 21335

MELANIA: Soy enfermera, tengo 3 hijas. Me aterra pensar en que puedo traer algo a casa y que el desenlace sea fatal. Me repite la idea de que esto no va a terminar nunca, es como si no viera el fin posible. Y también se me pasa por la cabeza de por qué no puedo ser yo la que al estar expuesta a carga viral elevada en cada turno, pueda morir. Quiero volver a ser la de siempre e ir a mis turnos como antes iba pero el día anterior al turno estoy con nervios, ansiedad, dolor abdominal…

¡Hola Melania! Desgraciadamente no podemos tenerlo todo controlado, pero podemos cumplir a raja tabla toda las indicaciones que nos han dado para minimizar cualquier riesgo, cosa que como enfermera, estoy segura que haces. ¡En esto sois los mejores! En esta situaciones de estrés el cerebro se pone en alerta máxima, en tu caso con pensamientos de finales trágicos. Tu cerebro intenta decirte «Cuida de ti y de los tuyos», pero de una manera exagerada. Aprendamos a razonar con el. ¿Realmente crees que no estas haciendo lo que esta en tu mano para cuidar de ti o de los tuyos? Seguro que sí. No podemos evitar estar nerviosos frente a esta situación, todos lo estamos aunque no lo parezca. Es sano sentirse nervioso, pero es paralizador sentir ansiedad. Esta situación tiene fin, de eso no te quepa duda, pero posiblemente no cuando quisiéramos. Intenta centrarte en el día a día sin perspectivas de futuro más allá de un día vista. Piensa en el aquí y ahora. Recuerda que la ansiedad es un exceso de futuro. Para la ansiedad, el dolor abdominal y el estrés te recomiendo que en tu tiempo libre practiques respiraciones difragmáticas y respiración (en internet encontrarás muchos tutoriales) esto ayudará a distraerte de tus pensamientos y a relajarte físicamente un poco. Además practica deporte (muy importante) y otras actividades que te gusten para despejarte. Hazte una lista con todas ellas (mínimo 5) y haz un par cada día.¡Gracias por tu trabajo como sanitaria!

Responde Carolina Chaparro. Psicóloga. Colegiada Nº 21335

MARTA: Hola! Vivo en pueblo de unos 1000 habitantes y trabajo en un supermercado y mi marido es chófer. Tenemos un niño de 2 años y antes de que dictaran en confinamiento dejamos a nuestro hijo en casa con mis padres por el miedo al coronavirus. Y a los dos días tuvimos que tomar la decisión de dejarlo allí y no ir a verlo por el hecho de que mis padres son población de riesgo ya que uno tiene 71 y otro 82 y nosotros estamos muy expuestos. Me cuesta mucho dormir y el poco tiempo que paso en casa se me hace eterno. No se si he hecho bien o me estoy equivocando o si de que pase todo esto mi hijo me habrá olvidado y ya no me querrá.

¡Hola Marta! Unas técnicas que ayudan mucho para dormir son las respiraciones diafragmáticas y la meditación (si buscas en internet te saldrán muchas) esto ayudará a distraerte de los pensamientos y a relajar tu cuerpo. Entiendo que el tiempo pase lento, para esto te recomiendo que llenes el tiempo de actividades en casa, como por ejemplo: deporte (muy importante), actividades que te gusten (leer, escuchar música, series…) Hazte una lista de las cosas que te gusten y haz un par de ellas cada día. Nunca nadie sabe 100% si sus decisiones son o no las correctas, todos hacemos lo que podemos con lo que tenemos en un momento dado. No podemos controlarlo todo. Confía en tu decisión. El vínculo de una madre cono su hijo es único y muy diferente al que podrían tener otros. Siempre serás su madre y el tu hijo, da igual la distancia o el tiempo. Aprovecha para hablar con él por teléfono o videollamada, que escuche tu voz aunque sea. En maneras de ocupar el tiempo te recomiendo que le hagas cartas expresándole lo que sientes. No hace falta que nadie las lea, son para ti. Si no quieres escribir, hazle dibujos, canciones o alguna manualidad. Esto te ayudará a estar más cerca de él. Un fuerte abrazo.

Responde Carolina Chaparro. Psicóloga. Colegiada Nº 21335

BLANCA: Hola, desde que está situación se puso seria estoy con mucha ansiedad. Tengo que salir todos los días a dar un pequeño paseo a mí perra y visito a mi madre que vive en el mismo rellano, la puerta de enfrente. Tengo pánico a contagiarme y a que se me pueda complicar la enfermedad y también a contagiar a mi madre. A veces deseo poder hacerme test para estar más tranquila porque no sé cómo aguantaré tanto tiempo así.

Hola Blanca. El circuito del miedo se activa ante una situación de amenaza, en este caso ante la posibilidad de enfermar o bien de contagiar a un ser querido. Lo importante en estos momentos, es que no alimentes más ese miedo con pensamientos catastrofistas los cuales incrementan tu ansiedad. Es normal sentirte ansiosa ante lo desconocido pero si dejas que el pánico se apodere de ti lo que vas a conseguir es que la situación te resulte cada vez más insostenible y con lo cual tu ansiedad aumente. Es importante que sientas que tienes cierta sensación de control con lo que respecta a tu bienestar. Es decir, no vamos a poder controlar al cien por cien que nos contagiemos, pero si podemos decidir llevar a cabo acciones de autocuidado, como protegernos y tomar medidas de precaución que nos ayuden a sentir que tenemos cierto control sobre nuestra vida y que no está totalmente en manos de lo desconocido. Por ello, es importante que te des un papel importante a ti en toda esta situación que estamos viviendo. Que pongas en tus manos el buscar estrategias para poder estar más tranquila, realiza tareas que te mantengan activa y distraída, comparte con tus seres queridos como te sientes, toma medidas de protección y prevención de tu salud, busca actividades que te fomenten calma y tranquilidad, y recuerda que gran parte de tu bienestar depende de ti, de tu predisposición a sentirte bien y de la actitud que tomes ante las adversidades. De este modo, cuanto más cuides de ti y menos alimentes los miedos, menos ansiedad sentirás. Mucho ánimo.

Responde Alba Romero Caballé. Psicóloga del CAT-Barcelona. Colegiada Nº 24106

L: Me da mucho miedo todo esto, vivo a 10 minutos de mis padres y no los puedo ver, 70 y 67 años con enfermedades crónicas a cargo de mi hermano discapacitado psíquico y con enfermedad mental en fase aguda, tardamos cinco meses en ingresarlo y después de cuatro días ingresado nos lo enviaron a casa el viernes 13 por lo que se avecinaba. Me siento mal, por no poder hacer nada por ellos, por miedo a no volver a verlos si les pasara algo. A nivel laboral estoy al frente del negocio laboral, desde casa, pero no tengo producción, así que imagino que me tocará cerrar más tarde o más temprano. Me siento desolada y no sé cómo minimizar todo esto. Gracias por leerme.

Hola L, sentirte ansiosa y asustada en este momento es normal. Nos encontramos ante una situación atípica y desconocida, cosa que siempre produce miedo e incertidumbre. Es importante que no caigas en un espiral de culpa por no poder estar más cerca de tus seres queridos como te gustaría. Piensa que la mejor forma de cuidarlos y mantenerles a salvo es la que ya estás llevando a cabo quedándote en casa y no poniéndoles en riesgo, así que ya estás haciendo mucho por ellos. Algo que te puede ayudar a aliviar el miedo a que les pase algo es que lo puedas hablar con ellos, o con alguien cercano. Comparte en voz alta tus miedos, te ayudará a sentirte mejor y tendrás la oportunidad de sentirte acogida y comprendida por los que te rodean. Lo esencial en estos momentos es que puedas poner tu atención centrándote en el aquí y el ahora, no avanzarte e intentar no poner la mirada en el futuro próximo, sino en el momento presente, en lo que necesitas y te conviene hoy. Ahora son momentos de reflexión, de poner el pause y cuidarse, de priorizar qué es lo verdaderamente importante. Aunque te sientas desolada es importante que te dediques momentos de calidad, realiza cosas que puedan ayudarte a mantener la mente ocupada y salir de tus pensamientos de angustia y preocupación. Podría ayudarte en tu rutina diaria intercalar alguna actividad física, lectura, práctica de yoga o meditación. Ten presente que ya estás dando lo mejor de ti en estos momentos tan críticos.

Responde Alba Romero Caballé. Psicóloga del CAT-Barcelona. Colegiada Nº 24106

VERÓNICA: Hola! Mi nombre es Verónica, y el problema que me surge a mi con toda esta situación es que no paro de tener una y otra vez pensamientos que me provocan una ansiedad incontrolable. Me da pánico que le pase algo a mis padres ya que son personas mayores (62 y 71 años) y aunque cada uno esta pasando la cuarentena en una casa diferente y viviendo ellos solos para que nada ni nadie les contagie, yo vivo atemorizada. Les llamo constantemente, al mínimo síntoma, me pongo muy nerviosa, les hago la compra online porque ni yo los voy a ver, pero incluso el hecho de que les lleven comida a domicilio me da pánico por si el “paquete de pasta” tiene el covid-19. Esto roza la obsesión, llego a tener el pensamiento egoísta de que ojalá a las personas mayores no les afectase, tengo una ansiedad constante que me impide comer, dormir, concentrarme… Cumplimos la cuarentena 100% pero aún así, no siento que estén a salvo, y la decisión de pasar la cuarentena separados… si les pasase algo, me lo reprocharía de por vida…  Espero algún consejo para poder llevar la cuarentena mejor y como dicen ellos no agobiarlos tanto. Muchas gracias de antemano por vuestra labor!

Verónica, gracias a ti por compartir y por la confianza. Hay muchas maneras de estar, de ayudar y de cuidar a las personas que queremos . Tus padres permaneciendo en casa están en una zona de seguridad, en la que pueden optimizar los cuidados para su salud. Os estáis cuidando ,y siguiendo tal como me comentas, las recomendaciones sanitarias. No debemos luchar con los pensamientos que nos crean malestar, sino sustituirlos por otros pensamientos positivos ( por ejemplo pensar que esta es una situación transitoria y que pasará) que nos ayuden a sobrellevar la situación de crisis que estamos viviendo. Limita las llamadas con ellos, que sean puntuales , y cuando efectúes esa llamada intenta estar lo más tranquila posible. Ellos agradecerán escucharte así. Aprovecha esas llamadas no sólo para preguntarles cómo están , sino para compartir con ellos recuerdos bonitos, anécdotas vividas, y transmíteles  tu sentimiento de amor hacia ellos. Busca actividades durante el día que puedan distraerte y entretenerte. Técnicas como la relajación, la  respiración profunda, practicar  yoga, bailar, realizar ( en la medida de lo posible) ejercicio físico,  te pueden beneficiar y reducir la ansiedad.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209

MADY: Hola,primero darle las gracias. Tengo 50 años y soy diabética y asmática, y no puedo evitar,todo el tiempo, pensar en lo mismo..no duermo me despierto de dos a tres veces por la noche..tengo mucha ansiedad..que puedo hacer? Gracias.

Mady, gracias a ti por tu confianza. Entiendo tu malestar y preocupación por tu salud. El confinamiento puede generar ansiedad y afectar a los ritmos normales del sueño. En tu caso es fundamental que sigas las indicaciones de tu  médico  de referencia, y ante cualquier duda o malestar dirígete a él.  Una rutina de relajación antes de irte a dormir te podrá ayudar ( utilizar técnicas de respiración profunda, de relajación ( hay cursos online que podrías visualizar y llevarlos a la práctica), ver una película, visitar un museo virtual..). Durante el día intenta realizar actividades que te distraigan, que te generen bienestar . Comparte tus emociones con alguien que te transmita seguridad y confianza, te ayudará. Recuerda que se trata de una de una situación temporal, que una vez pase, todos habremos aprendido mucho , tanto de los demás como de nosotros mismos.
 
Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209
 

CRISTINA: Actualmente vivo con mi madre y los fines de semana estoy en casa de mi pareja. Los 3 primeros días mi chico estuvo con fiebre alta y tos, pensamos lo peor..Pero se recupero (aunque le quedan resquicios de tos). Siguiendo el protocolo por si acaso llamamos de inmediato al 061 que nos recomendó quedarnos aquí en casa, dormir separados, sin contacto, etc. Una situación que nos genera bastante estres ya que no estamos acostumbrados a estar sin tocarnos estando en la misma casa 24 horas al día encerrados..A eso le sumo que mi madre, mi pilar en la vida ya que mi padre murió de un cáncer cuando era pequeñita, trabaja en un centro medico y me agobia el simple hecho de pensar que se contagie, que lo pase sola en casa o algo peor. Intento gestionar la ansiedad (o la presión en el pecho que siento), ya que no sufro de nada y me considero bastante fuerte de cabeza..Pero la verdad que me esta costando evadirme de esos pensamientos..(sumado al ERTE en mi trabajo, el estar encerrada, el bajar el nivel de deporte, romper con la rutina..) miedo e incertidumbre.. Gracias.

Cristina, entiendo que la situación que estáis viviendo tu chico  y tú en casa os esté resultando difícil de llevar. Es importante recordar el sentido y el por qué de este distanciamiento físico y obligado, y que por encima de todo está vuestra salud. Quizás esta sea una buena oportunidad para aprender de vosotros y de vuestra relación, adaptándola estos días a una nueva manera de comunicaros. Piensa que estáis juntos, que  os estáis acompañando y  que podéis realizar actividades conjuntamente que os distraigan y generen bienestar, y que no supongan entrar en contacto físico. Es un buen momento para organizarte y pensar también en ti. Aunque seamos fuertes debemos aceptar  lo que sentimos,  y permitirnos dar un espacio a esas emociones desagradables pero necesarias para gestionar este momento de crisis. Tu madre está realizando una gran labor social. En estos momentos tan complicados , le reconfortará saber que estáis ahí, apoyándole y acompañándole. Compartir con ella tus sentimientos y mostrar tu parte más vulnerable te ayudará. Practicar técnicas de relajación, de respiración profunda , yoga o un curso de Mindfulness online ( que nos centra en el aquí y ahora) también podría ser de gran  ayuda para disminuir la ansiedad.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209

PABLO: Tengo depresión y ansiedad desde hace años para lo cual he estado en psicólogo que no ha podido resolver mis problemas y actualmente he vuelto a medicarme con antidepresivos. Mi vida es una basura, no suelo tener trabajo nunca, mis padres son ancianos …. no tengo independencia económica, amigos y mi futuro lo veo mas que negro. Todo me hace que no duerma, ansiedad 24 horas, tomar tranquilizantes y encima encerrado en casa. Necesito solución a mi vida o no veo salida.

Pablo, entiendo que esta situación te haga tomar aún más conciencia de como está tu vida en la actualidad  y eso no tiene porque ser negativo. Deberías pensar en que eres capaz de  hacer muchas más cosas de las que crees para estar mejor contigo mismo. El momento que vivimos es transitorio, por lo que, aprovecha esta situación en la que nos encontramos  para  pensar en ti y en cómo encauzar tu vida cuando esto pase. No importa cuanto tardes, sino que sientas que estás invirtiendo tiempo y energías en ti, en buscar soluciones. como ya hiciste en el pasado. Hay muy buenos profesionales de la psicología online, podría ser un recurso con el que podrías contar para volver a iniciar un trabajo personal, donde el especialista y tú formáis un equipo, y donde los dos conjuntamente trabajáis para encontrar tu bienestar y  soluciones a todo aquello que te preocupa y te crea sufrimiento desde hace tiempo. Recuerda que el tratamiento con antidepresivos te ayudará a encontrarte mejor. Confía en ti. Mucho ánimo!.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209

JOSE ANTONIO: Buenos días Tengo ansiedad desde hace muchos años, y llevo mucho tiempo ya intentando mitigar sus efectos y tratando de sobrellevarlo lo mejor posible y tener una vida lo más placentera posible dentro de mis limitaciones. Debido a la situación actual de confinamiento extremo que vivimos, mis síntomas se han acentuado muchísimo, poniendo en claro riesgo mi salud presente y futura, y me lleva a pensar si todo estos años de terapias, medicaciones, y esfuerzo, van a servir de poco simplemente por el hecho, quizás, de sentirme encerrado y no poder salir ni a dar un paseo por el río, que lo tengo a dos minutos de casa. No se ha planteado por parte de nadie elevar una solicitud al gobierno central para, en vista de la situación de alarma general, y teniendo en cuenta nuestras vicisitudes como pacientes, para que podamos salir de casa a dar un terapéutico paseo sin riesgos, como lo han hecho otras asociaciones de autismo, a las cuales, la respuesta ha sido la autorización. Quería consultarle a su juicio, que sería lo más recomendable, y qué puedo hacer. La situación en la que nos encontramos muchos y que puede ser agravada debido a la sensación de ahogo por estar encerrados, en mi caso, desde hace ya 7 días sin salir de casa, pues he perdido mi trabajo también debido a esta situación. Saludos.

Jose Antonio, la situación  de confinamiento en la que nos encontramos ha provocado que muchas de nuestras conductas y hábitos se vean alterados. El miedo , la ansiedad o el insomnio son algunas de las consecuencias a este momento  de crisis. Por lo que me comentas, si te recomendaría  reiniciar sesiones regulares con algún profesional para sentir apoyo y acompañamiento. Es una oportunidad para trabajar esas dificultades que presentas con una ayuda especializada .Valora el poder contactar con  tus familiares o amigos telefónicamente o online, y comparte  con ellos, el cómo te sientes  y tus preocupaciones.Contempla también la posibilidad de poder encontrar un grupo de autoayuda online, de personas que puedan estar en unas circunstancias como las tuyas o similares. Referente a la cuestión que me planteas, es una realidad que el encierro es difícil para todos y que en casos como el tuyo aún más. Pero significativamente lo es para aquellas familias con hijos con trastorno del espectro autista , que presentan dificultades cognitivas, de razonamiento  y de rigidez,  y que necesitan con mayor urgencia el aire libre. Fuerza y mucho ánimo!.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209

MIRIAM: Hola soy Miriam. Esta situación que estamos viviendo a mí en particular me está siendo bastante difícil de llevar porque tengo muchísima ansiedad. Normalmente, antes de que todo esto pasara, en los momentos en los que sentía ansiedad solía quedar con mis amigos, salir a tomar algo, buscar cualquier tipo de distracción. Desde que estamos en cuarentena todas estas cosas han cambiado y al mismo tiempo gestiono muchísimo peor esa ansiedad. Sé que se pueden hacer muchísimas cosas en casa, y que hay numerosas alternativas que se han creado para pasar estos días de una forma mucho más amena y entretenida, pero pienso que tengo que estar aquí encerrada muchos días y eso aún me provoca más ansiedad, además me bloqueo y no puedo pensar en otra cosa que no sea en eso. Además, soy una persona muy hipocondríaca, y desde que hace unos días estoy yendo fatal al baño, y tengo pinchazos en la tripa. Me da mucho miedo pensar que puedo tener algo y sé que no puedo ir al médico en este momento por algo así, y eso todavía me crea más ansiedad también. Me siento muy bloqueada y los días se me pasan super lentos, y me siento incapaz de aguantar un mes así. Gracias por dedicarme parte de tu tiempo y por la ayuda, se agradece muchísimo.

Hola Miriam, primero de todo, decirte que has dado un gran paso en escribirnos. Ya que eso significa que estás atenta a tu cuerpo y pones atención a tus necesidades vitales, tanto físicas como emocionales.
La ansiedad es una respuesta fisiológica que da el cuerpo en situaciones de estrés. Tienes ansiedad porque te estás diciendo que esta situación es  amenazante. Y tu cuerpo responde a ello. Así pues, hay que cuidar lo que pensamos ante la situación. Si piensas, «no voy a poder» «esta situación es horrible, qué agobio, me va a dar un ataque de ansiedad estando encerrada…etc», tu cuerpo responderá a esos pensamientos. El cuerpo nos escucha. ¿Así pues, qué podemos hacer?. Exacto, cambiar la forma de pensar ante esta situación. Puedes decirte «Preferiría que esto no hubiera pasado, pero voy a salir de esta más fuerte» ó «Preferiría que no tuviéramos que estar encerrados, pero yo he pasado situaciones peores».   Organízate la semana con un horario. Así sabes las cosas que vas a hacer y te ayuda a organizar el tiempo. El cerebro no sabe si estás fuera o dentro de casa en realidad…., «engáñalo». Imagina que estás en el bosque, cierra los ojos y viaja…. La imaginación es una capacidad poderosa de la mente, úsala en estos casos. Haz cosas que te gustan, mantén la mente distraída y no dejes que pensamientos negativos gobiernen tu estado emocional. Un abrazo muy fuerte.

Responde Raquel García Romero. Psicóloga. Tric Trac Psicologia i Logopèdia. Colegiada Nº 25508  

JOSE: Buenos días, soy el padre de la chica de 32 años ingresada en un sociosanitario geriátrico. En mi anterior consulta debido a los nervios y a la situación me olvidé de comentarle que nuestra hija además de otras muchas carencias tampoco entiende ya que se encuentra en un EMC y no podemos comunicarle nada por teléfono. Solamente nuestra presencia y contacto la hacen cambiar su expresión. Le agradezco muchísimo lo que están haciendo, pero la angustia nos invade demasiado a menudo. Mi esposa y yo estamos recluidos en casa siguiendo todas las indicaciones pero parecemos zombis. Muchísimas gracias por su atención.

Hola Jose, gracias  a vosotros por vuestra confianza. Pensaba en si existiría  la posibilidad de poder enviarle un video o realizar una videoconferencia para que vuestra hija pueda veros,  o un audio para oíros. Quizá no pueda comprender el contenido del mensaje ,  pero si podrá  reconocer vuestras voces. Entiendo vuestra angustia , pero es importante que no sintáis que le estáis abandonado, estáis cuidándole de la mejor manera posible  dadas las circunstancias que estamos viviendo y os estáis cuidando también vosotros. Confiad en los profesionales que le están atendiendo y recordad que esta situación de crisis  es transitoria y pasará. Fuerza y ánimo!.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209

ÁNGELA: Hola qué tal? Estoy sola en mi casa. Me acabo de mudar hace 6 meses a una nueva ciudad. Cambio de trabajo, y el lunes han hecho un ERTE en nuestra empresa . Estoy todo el rato pensando en que va a pasar, como voy a afrontar esto, no solo el estar sola y encerrada si no el después…si no me vuelven a contratar y me tengo que volver a ir. Supongo que todo el mundo está igual, pero sinceramente a día de hoy me parece que solo me ha pasado a mi… Necesito que la cabeza me pare, me encantaría poder no preocuparme e intentar estar tranquila estos días que nos quedan. Pero no soy capaz … Que puedo hacer para dejar de pensar que solo me pasan a mi las cosas malas .. Que puedo hacer para ser feliz con lo que tengo .. Que puedo hacer para estar tranquila y pensar en positivo … Mi reacción además a sido antisocial, no quiero saber nada de nadie, no me hacen gracia los memes y no quiero hacer FaceTime con nadie…. no sé cómo va a acabar esto pero de verdad que me gustaría poder llevarlo de otra manera y no sé cómo hacerlo. Por favor ayúdame a que me pueda cambiar la forma de pensar no sé… Muchísimas gracias de antemano.


¡Buenos días Angela! Sin duda estos son tiempos de cambio y eso conlleva ciertas consecuencias que puede que no sean de nuestro agrado. ¿Eso significa que estos posibles (que no probables) desenlaces sean terribles? ¿La desgracia absoluta? ¡No! Con esto quiero decir que claramente sería un inconveniente para ti que no te volvieran a contratar, que perdieras el trabajo y que tuvieras que volver a irte pero ¿eso significa que sería el fin del mundo? ¿Que sea algo muy malo para ti significa que sea terrible? Y, suponiendo que respondas afirmativamente a éstas últimas preguntas, ¿de qué te sirve pensar que eso sería terrible, el cataclismo, lo peor que te podría pasar en la vida? Eres capaz de estar tranquila, de dejar de darle tantas vueltas a la cabeza y preocupándote por las cosas sin dedicarles más tiempo del necesario. ¿Cómo? Como has dicho tú misma, cambiando la forma de pensar. Puedes abandonar la ansiedad en la medida que te digas a ti misma mensajes como “Sería un gran inconveniente que no me volvieran a contratar, espero que no me echen pero, si lo hacen, ¡mala suerte! podré soportarlo aunque no me guste. Igual que he hecho un gran cambio estos últimos 6 meses podré hacerlo de nuevo, aunque sea difícil podré con ello” Con esto lo que pretendo es que relativices la situación, que la veas como es y sin añadirle fatalismos. Espero haberte ayudado. ¡Un abrazo enorme Angela! 

Responde Eduardo Sánchez Altea. Psicólogo. Colegiado Nº 27083

VERA: Hola, no sé exactamente cómo empezar a escribir este correo, así que voy a poner mi duda directamente. En la cuarentena estoy bastante agobiada y mi familia (con la que vivo y con la que me comunico por mensaje) hacen que me agobie más por comentarios super molestos que me dicen, sabiendo perfectamente (porque lo he dicho) que a mi me molestan. Intento pasar de los pensamientos que me crean esos comentarios y no hay manera. Intento leer, escribir o dibujar que son las cosas que más paz me transmiten y no me ayudan. Además, tengo tendencia a autolesionarme y estoy haciendo muchos esfuerzos por no hacerme daño, pero hay veces que no lo puedo evitar. Muchas gracias.

Hola Vera. He de confesar que hay gente que, a veces, expresa opiniones y hace comentarios que no van con la empatía o delicadeza que a nosotros, los receptores, nos gustaría. Aun así, todavía no hay estudios que demuestren que los demás puedan dañarnos solamente con sus palabras y crearnos un malestar profundo. Si alguien me dice “¡Eres un inútil!” puedo ponerlo en duda, cuestionarlo, revisar si mis comportamientos apoyan esa característica o no, y luego decidir si realmente darle la razón a ese comentario. Lo que quiero decir es que esas palabras no me convierten automáticamente en un inútil. Es más, nadie puede ser 100% inútil, puede hacer cosas que no sean de utilidad para conseguir un objetivo concreto, ¡pero eso no indica que no sirva como persona! A veces nos pueden clavar un flecha, pero es responsabilidad nuestra no removerla, ya que eso nos haría más daño y empeoraría la herida. Te propongo que uses este pensamiento cuando recibas un comentario súper molesto de tu familia “me gustaría que no me dijeran esas cosas, y más cuando ya les he dicho que no lo hagan, pero si lo hacen lo podré soportar, no tienen por qué hacer lo que yo quiera aunque crea que sea lo mejor. Además, lo que dicen es su opinión, no la verdad absoluta y, aunque puedan tener parte de razón, soy una persona falible, con mis defectos y virtudes, un ser humano complejo con cosas buenas, malas y neutras”. ¡Un abrazo enorme Vera! 

Responde Eduardo Sánchez Altea. Psicólogo. Colegiado Nº 27083

ANA: Hola, he visto que ayudáis a resolver cuestiones en estos días de cuarentena. Mi problema es que lo estoy pasando muy mal estos días porque soy incapaz de hacer cualquier tarea, ya sea de las clases, de la casa o de atender a mis propias necesidades básicas como ducharme o comer. Me agobia mucho tener que quedarme encerrada sin poder contactar con nadie (a parte de mi familia) cara a cara. Supongo que un factor a tener en cuenta es mi depresión. ¿Qué puedo hacer en mi caso?

Hola Ana. Primero de todo quisiera decir que, como persona, eres capaz de hacer las tareas y de atender tus necesidades, eso no quita que eso sea difícil para ti ahora mismo. Mi consejo es que no pienses demasiado en ello, hazlo aunque te cueste un poco. Que sea difícil no significa que sea imposible. Empieza por lo más fácil para ti y demuéstrate a ti misma de que, como digo, eres capaz de hacerlo. Paso a paso. Tu marcas el ritmo. También recordarte que, aunque estaría bien que hicieras tus tareas, no tienes por qué hacerlas ¡no hay ninguna ley que te obligue! En segundo lugar, tolerar la frustración de aquellas adversidades que se nos están presentando estos días es la clave. ¿Es incómodo no poder hablar cara a cara con alguien que no sea tu familia? Claro que sí, ¡pero eso no significa que no lo puedas soportar! ¡Puedes vivir unos días solamente hablando con tu familia y eso no te va a matar! Incluso podrías disfrutar de ello si esquivas exigencias como “¡debería hablar con más gente a parte de mi familia!”. ¡Un abrazo enorme y muchos ánimos!

Responde Eduardo Sánchez Altea. Psicólogo. Colegiado Nº 27083

DESIREÉ: Hola! Antes de todo gracias por tu labor ayudando a los demás. En mi caso, ya estoy en terapia psicológica desde hace unos meses por cuadros ansiosos (3-4 aproximadamente). Soy una chica de 20 años estudiante de enfermería en prácticas. Mi consulta era como calmar los síntomas de ansiedad que me provocan la sobre información (evito  ya conocer cualquier dato o estar informada) y mis abuelos (a los cuales mi apego emocional es altísimo) los cuales han dado positivo en coronavirus pero se encuentran bien en casa con síntomas leves. La cosa es que en cuanto mi cuerpo encuentra un hueco de tiempo libre (el cual evitó a toda costa) comienzo con palpitaciones, incremento de las pulsaciones y un nudo en la garganta que me hace sentirme agobiada. Además, como personal de riesgo ya que estuve trabajando en el hospital hasta la semana pasada que nos suspendieron las prácticas, me he tomado la temperatura durante los días de cuarentena por prevención y las temperaturas son buenas, el único desvío fue ayer que tuve valores de 37° (normal teniendo en cuenta que pronto tendré la menstruación) y me ponía nerviosa por lo que decidí tomarme la temperatura únicamente 2 veces al día para no obsesionarme. Esta es mi situación, simplemente me gustaría saber como controlar esa ansiedad que me produce todo esto.  ¡Muchísimas gracias por tu ayuda! 

¡Buenos días Desireé! Gracias por tu consulta. Primero de todo es importante remarcar que no son las cosas las que nos perturban, sino aquello que nos decimos sobre lo que nos pasa a nuestro alrededor y en nuestra vida. La ansiedad suele nacer de pensamientos, de mensajes que nos decimos nosotros mismos en los que exigimos un control de la situación exterior porque creemos, erróneamente, que lo necesitamos para estar tranquilos. Y la verdad es que los humanos podemos ser razonablemente felices sin tener el control absoluto y sin tener la seguridad completa de que nada malo nos va a pasar ni a nosotros ni a nuestros seres queridos. Entonces, para calmar los síntomas de ansiedad es importante, en primera instancia, saber que aquello malo o desafortunado que pueda pasar no deja de ser eso, malo o desafortunado. Si pensamos “¡si pasara esto sería terrible! ¡El fin del mundo! ¡Esto no debe pasar!” eso solo aumentará nuestro sentimiento de ansiedad. Propongo sustituirlo por un pensamiento como el siguiente “si pasar esto sería muy malo para mí, pero para nada el fin del mundo. Me gustaría que eso no ocurriera pero, de ser así, ¡mala suerte! Aun así tengo la capacidad de ser feliz a pesar de que cosas malas ocurran en mi vida”. Eso me haría sentir preocupación, pero no ansiedad. Y, por último, si sientes ansiedad y sus síntomas, aceptarla es la mejor forma para que desaparezca, abrazarla a ella y la incomodidad que provoca aunque sea difícil. Espero haberte ayudado. ¡Un abrazo enorme y mis mejores deseos para ti y tus abuelos!

Responde Eduardo Sánchez Altea. Psicólogo. Colegiado Nº 27083

CINTHIA: Hola en primer lugar gracias por esta iniciativa. Mi problema es que últimamente soy bastante hipocondríaca y ya me pasaba antes del coronavirus pero ahora estoy peor. Soy asmática y a veces tengo que recurrir al ventolín y eso me genera una sensación de estar en peligro. También estoy alejada físicamente de algunos familiares y me da miedo no estar ahí para ellos. Y por último tengo todo el día algo como palpitaciones mas rápidas de lo normal, me hace ruidos la barriga y busco los síntomas para tranquilizarme. No puedo parar de pensar en este tema y siento que voy a enloquecer. Muchas gracias.

Hola Cintia, es normal que tengas la sensación de que todo se te va de las manos, de que no puedes controlar o que vas a enloquecer. Nada más lejos de la realidad. Cuando las personas estamos pasando por momentos muy estresantes y no sabemos cómo manejarlo solemos sentirnos así. Si solías ser una persona que se preocupaba por la salud, es esperable que ahora te cueste más manejar la situación y más aún si no lo había hecho antes. Afortunadamente tienes formas para ayudarte. Algunas te resultaran difíciles al principio, no te preocupes. Lo que importa es que las sigas con la mayor precisión que puedas. Ten en cuenta que cuando nuestro organismo tiene miedo está en hiperalerta, eso significa que está hiperatento a cualquier señal que pueda detectar relacionado con el miedo. Si en este caso es miedo a tener enfermedad/coronavirus, tu cuerpo va a detectar cualquier mínima señal corporal y va a interpretarlo automáticamente como una amenaza. Cada vez que compruebes cada señal o sensación que detecta tu cerebro, para asegurarte de que no es peligrosa y disminuir así tu ansiedad, estas (por decirlo así) validando a tu cerebro para que siga respondiendo de la misma manera. ¿Qué debo hacer entonces? Primero, es importante que disminuyas al máximo las comprobaciones sobre tu estado de salud, buscar síntomas por internet, estar expuesta constantemente a informaciones alarmantes, protegerte más de la cuenta, etc…., todas estas estrategias no van a hacer más que aumentar la ansiedad a la larga. Por el contrario, busca informarte de la situación del coronavirus en un momento concreto del día (información transparente y veraz). Deja de chequear tu estado de salud y dedícate a hacer otro tipo de actividades. Para disminuir el estado de activación general, es aconsejable que utilicemos recursos como es la relajación y el ejercicio físico. Podemos practicar el que más nos guste (relajación muscular, meditación, mindfulness). Una práctica diaria (dos veces al día), nos ayudará a que nuestro cuerpo baje su activación basal. Estate en contacto con tus seres queridos sin caer en conversaciones monotemáticas y dramáticas del coronavirus. Tener conversaciones positivas, relajadas y distendidas con nuestro circulo ayuda a distraernos, a sentirnos cerca, aunque físicamente estemos lejos, y acompañados.

Responde Bibiana Badiella. Psicóloga. Colegiada Nº: 21373

ANGELS: Tengo pensamientos negativos, ¿cómo me deshago de ellos? A veces siento ansiedad por estar encerrada y no puedo controlar mis pensamientos. Me siento culpable por no haber ido a casa de mis padres a pasar la cuarentena, mi madre quería que fuese pero yo no lo veía prudente ya que mi padre es población de riesgo.

Hola Angels, en momentos complicados a veces tenemos que tomar decisiones complicadas. Cuando tomamos una decisión, podemos caer en el error de creernos capaces de tomar la decisión perfecta. ¡Cómo si esta existiera! Lo cierto es que ir a casa de tus padres o no ir tenía, cada una de las opciones, sus ventajas e inconvenientes. Decidiste teniendo en cuenta que lo más importante era no contagiar a tu padre, que es población de riesgo. Lo cual es bastante razonable. Esta decisión hace que no puedas estar cerca de ellos. Es normal que tu madre quiera que estés con ellos y que tú también quieras hacerlo. Si estuviera en tu mano, la situación sería diferente. Recuerda que, aunque no estéis físicamente eso no quiere decir que los tengas que dejar solos o que signifique que los has abandonado o que eso te convierta en una mala hija, por ejemplo . De hecho, puedes y debes hacerte cargo de ellos, pero en la distancia. El contacto por teléfono e incluso internet, es una fuente necesaria de vincularnos con nuestros seres queridos. Deja de exigirte algo que no está en tus manos. Vamos a tener que aceptar la realidad tal cual es. Tanto ellos, como tú. Pero siento decirte que, que ellos lo acepten o no, no dependerá de ti. Sí depende de ti cómo lo aceptes tú, aunque sea desagradable: la decisión de no verlos y ver que tus padres están disgustados. Entiende que tu madre quiera que estés con ellos físicamente, pero acuérdate del motivo por el que decidiste quedarte. Siendo realistas esta es la mejor forma de cuidar a la que puedes acceder ahora dadas las circunstancias. Ya habrá tiempo luego para reencontraros. Ahora toca querernos y demostrárnoslo, en la distancia. Para lidiar con la ansiedad y esa sensación  de estar encerrados, es importante que nos ayudemos con estrategias de cuidado que se han puesto al alcance estos días para la población. Hablamos de poner rutinas, cuidarnos como un día a día normal, salir al balcón o airearnos por la ventana, hacer ejercicio físico, alimentarnos correctamente, estar en contacto con familiares y amigos, contar con ellos para distraernos, atender a nuestras sensaciones y emociones, comprender que son reacciones naturales, programar actividades agradables. Recordar que es una situación temporal, aunque desagradable, y que en un tiempo volveremos a tener nuestra rutina de siempre. Y sobre todo, acordarnos de que no estamos solos, sino que formamos parte de un sistema y una organización que puede sostenernos y ayudarnos tanto emocionalmente como psicológicamente.

Responde Bibiana Badiella. Psicóloga. Colegiada Nº: 21373

REBECA: Hoy es mi día 9 sin salir de casa. Al principio lo llevé bastante bien, con algún bajón esporádico, pero eso se fue transformando en ansiedad, cada vez más constante, en miedo, preocupación, sensación de ganas de huir, miedo a la propia ansiedad, etc. Qué hacer ante picos de ansiedad o ataques de pánico? Y si es algo continuo?

Hola Rebeca, es comprensible y natural que experimentemos sensaciones de miedo ante esta situación; conforme vamos avanzando los días, es cierto que se nos puede hacer más cuesta arriba. Una ansiedad creciente deja de ser funcional. Para volver a recuperar la estabilidad, atiende a los siguientes puntos: 1) Es importante que sepamos que la ansiedad es sólo eso, ansiedad. Desagradable, pero sólo ansiedad. No me puedo morir ni perder el control por experimentar esas sensaciones por muy fuertes que sean. Cuanto más intentemos evitar la ansiedad más desagradable va a ser experimentarla y por tanto más grande se hará. ¿Qué es lo peor que te puede pasar? Nada más, sólo ansiedad. 2) Para ayudar a nuestro cuerpo a bajar el nivel de activación, lo más recomendable es aplicar estrategias de relajación o respiración profunda (en internet hay muchas) y hacer ejercicio físico. Sabemos que la activación de la rama del sistema nervioso que promueve estos ejercicios, ayuda a que nuestro cerebro reciba un feedback de reposo e interprete que no hay peligro (por decirlo así). Lo recomendable es hacer una práctica diaria. Para los momentos de picos de ansiedad, vamos a atender a esas sensaciones, entendiendo que es ansiedad y que, al cabo de un rato, se pasará. Utilizaremos la estrategia de relajación/respiración que mejor nos haya funcionado en nuestra práctica y cuando vaya disminuyendo la sensación de ansiedad, nos pondremos a hacer una actividad que nos resulte agradable y nos reconforte. 3) Nuestro cuerpo está reaccionando ante una amenaza (esas rumiaciones y preocupaciones son el carbón que alimenta la respuesta de ansiedad). ¡Mantengamos a raya los pensamientos negativos! Una estrategia que puede ser de utilidad es la de dedicar unos minutos al día a plasmar las preocupaciones. Fuera de esos minutos, no dejar pasar los pensamientos y desplazarlos en el momento estipulado para ellos y dedicarnos a hacer cualquier otra actividad productiva. Dentro de esos minutos reservados, vamos a intentar aclarar todas las preocupaciones. Qué está en mi mano resolver y qué no (de lo que esté en mi mano me ocuparé, lo que no, lo dejaré ir). Seamos realistas con nuestros pensamientos. Procuremos no hacer anticipaciones catastróficas sobre el futuro. Es una situación de incertidumbre para todos, que vamos a ir resolviendo a medida que vayamos avanzando. Por este motivo, vamos a centrarnos en objetivos a corto plazo y diarios. Qué voy a hacer mañana, a qué voy a dedicar el día. 4) Recordemos que es algo temporal, aunque es desagradable estar en casa, no es terrible. En un tiempo nuestra rutina volverá a la normalidad. Piensa y programa cosas que quieres hacer cuando esto pase.

Responde Bibiana Badiella. Psicóloga. Colegiada Nº: 21373

ARANCHA: Tengo muchísima ansiedad y con ello tengo dolor de estomago y vómitos. Necesito ayuda.

Hola Arancha, entiendo que estés preocupada. Decirte para empezar, que es importante que tengamos muy claro que la ansiedad es sólo ansiedad. Aunque sea muy desagradable e incluso tengamos problemas estomacales o vómitos (cómo en tu caso), no hay nada peor que nos pueda pasar (ni me voy a morir, ni me voy a volver loco). Esta situación de incertidumbre, la amenaza de un “enemigo invisible” como es el coronavirus, o la situación en sí de confinamiento, bien pueden llevarnos a experimentar emociones diversas como es el miedo. En estos casos debemos aprender a manejarlo y que no se nos desmadre más de lo que necesitamos. El primer paso es vivirlo des de la aceptación: “ok, siento que estoy muy nerviosa, es normal, ahora voy a ver qué puedo hacer con esto”. Cosas que sabemos científicamente que ayudan a bajar el nivel de activación de nuestro cuerpo son los siguientes: ejercicios de relajación o meditación cada día (encuentra un espacio en casa agradable, tranquilo y descubre el YouTube relajaciones guiadas. Hay miles. Usa la que te guste más); ejercicio físico en casa (busca una rutina y hazla cada día para mantener el cuerpo saludable y bajar el estado de alarma). Además, es importante que podamos estar en contacto con amigos y familia, incluso también con vecinos (habla de cómo te sientes y cuenta con ellos para distraerte). Busca un momento en tu rutina diaria para poder atender a cómo te sientes, qué estás pensando y escríbelo (puedes incluso realizar un diario). El resto del tiempo, implícate en actividades agradables para ti. Encontrar un proyecto al que implicarte de la comunidad, por ejemplo, te ayudará a desconectar de tus propios pensamientos ansiosos, salir de ti misma y ver que hay más vida fuera.

Responde Bibiana Badiella. Psicóloga. Colegiada Nº: 21373

VIVENTE: Padezco ansiedad tratada por un psiquiatra de la Seguridad Social desde hace unos 3 años. Apenas soporto la situación actual tomando 3 pastillas de Trankimacin de 1 gr. al día (aunque algunos intento y a veces lo consigo que sean 2 y media). Mi hija está sola en casa con dos hijos de 3 años y 4 meses respectivamente y anoche me di cuenta de que está al borde del colapso, y dijo que si no mejoraba la cosa se vendría aquí a casa con los críos. Si yo así ya estoy a tope, si se viene a mi casa no se si lo podré soportar y volveré a coger la depresión que tuve hace 3 años. Por favor un consejo por si esto pasa. Gracias.

Cuando la ansiedad es nuestro caballo de batalla los cambios suelen producirnos inseguridad y rechazo porque nos sentimos desprotegidos y frágiles. Entiendo tu preocupación por una posible recaída y también las dudas sobre la convivencia con tu hija. Es cierto, este cambio puede suponerte mucho estrés. Pero también sabemos que los niños son los más vulnerables en las situaciones de crisis como la actual porque no comprenden los cambios, no saben cómo actuar y ni cómo expresar lo que sienten. Los niños necesitan jugar, saltar, correr, aprender y sentirse queridos por los adultos de su alrededor. Es muy posible que tu hija y tus nietos te necesiten en esta crisis médica que vivimos. Pero también es muy posible que tú los necesites a ellos para no enfrentarte solo a la ansiedad y depresión y puedas centrar tus energías en ser un adulto que frente a la adversidad protege, cuida y da cariño.

Responde Pau Rodríguez. Psicólogo de Neurospai. Colegiado Nº: 18672

TAMA: Hola buenas, desde el sábado de la semana pasada que me robaron el bolso en el trabajo y con todo lo que esta pasando, no quiero salir de casa y mas cuando es la hora de ir a trabajar, se me baja la tensión, me pongo muy nerviosa, me dan ganas de llorar, y al llegar al trabajo que duele el pecho y me pongo muy ansiosa. No quiero que nadie este cerca a menos de mínimo 2 o 3 metros de mi, no sonrío, nada, no quiero nada, incluso en el trabajo me han preguntado mis compañeras qué me pasa que no soy la misma. Antes siempre saludaba y la sonrisa no me faltaba pero ahora nada, y apenas como, he llegado a perder casi 4 kilos en esta semana, los primeros días ni me entraba la comida, gracias por su atención.

Estamos en plena fase adaptación a esta situación que es nueva para todos y todas. Tener miedo es la respuesta inmediata más natural  y adaptativa que tenemos frente a lo que no conocemos ni controlamos. Pero este miedo si se mantiene más de unos momentos nos secuestra y se vuelve desadaptativo. Debes de enfrentarte a este miedo, pero no desde la lucha que te impide respirar, sonreir y comer sino enfrentándote al salir de casa con serenidad, date dos minutos, respira, sal sin prisas; enfrentándote con amabilidad, vuelve a saludar a tus compañeras y atrévete a lanzar una sonrisa; enfrentándote con autocuidado y autorespeto nutriendo tu cuerpo aunque no tengas hambre; enfrentándote con cariño, si necesitas llorar, busca un hombro cercano y llora porque así liberas toda esa la tensión. En unos días vas a sentir que fluyes mejor y que el miedo se habrá vuelto coraje, que es lo que todos necesitamos en esta situación tan extraordinaria.

Responde Pau Rodríguez. Psicólogo de Neurospai. Colegiado Nº: 18672

EMILIO: Yo presento un estado previo a la crisis ansioso depresivo y en mi estado como en muchos otros pacientes nos va bien caminar, hacer deporte y estar en contacto con la naturaleza tanto para mejorar o como para que no se agraven los síntomas:es una evidencia. Os solicito si estáis cercanos «a la toma de decisiones» que influyáis para que sean más flexibles y nos permitan permanecer más tiempo fuera de casa manteniendo en todo caso el resto de las medidas de seguridad.

Estar confinado en casa es duro. Es duro sobretodo para las personas que necesitan salir para  hacer actividad física. Y es más duro aun si tu estado anímico depende de ello. La situación actual de crisis sanitaria es muy excepcional y científicamente aun no conocemos la solución pero sí sabemos cómo prevenirla: Quedándonos en casa. Quedarse en casa es una doble medida de seguridad, cuidar responsablemente a los demás y cuidar responsablemente a uno mismo. Emilio, te puede preocupar recaer anímicamente pero este momento de confinamiento queramos o no pasa por el autocuidado y el cuidado ajeno. El ejercicio que necesitas tendrás que hacerlo en tu hogar, sé creativo, busca en tutoriales en las RRSS, rompe rutinas, rompe hábitos sedentarios y prueba de fijarte objetivos asequibles. Las rutinas saludables de horarios, sueño, alimentación y ejercicio moderado son tu mejor aliado contra la ansiedad y depresión. A corto plazo quizás sea incómodo el cambio pero a medio plazo vas a sentirte más seguro y estable.

Responde Pau Rodríguez. Psicólogo de Neurospai. Colegiado Nº: 18672

SARA: Buenas! En febrero mi ex pareja me dejó y estoy bastante tocada, lo he estado llevando “más o menos bien”, pero estos días de encierro por el virus me están machacando. ¿Hay algo que me pueda ayudar para dejar de darle tantas vueltas al asunto hasta que nos dejen salir de casa y pueda volver a hacer vida normal?

Sara, ya es difícil superar una ruptura y aún lo es más en estos momentos de crisis. El permanecer confinados puede hacer que pasemos más tiempo conectando  con partes de nosotros mismos que quizás desconocíamos y con nuestras emociones. Eso  puede ser una oportunidad para conocernos mejor y aprender más de nosotros mismos. A nivel cognitivo, si no tenemos nada que hacer, el cerebro busca una preocupación y eso puede hacer que entremos en un bucle de pensamientos negativos que nos creen malestar. Hay que mantener la mente ocupada en actividades o tareas que te resulten atractivas y te generen bienestar, actividades que proporcionen ‘tranquilidad’ a tu cerebro. Estás en proceso de duelo, así que también debes permitirte estar  triste sin que esa tristeza invada más espacio del necesario. Comparte con tus familiares y amigos un momento del día, explícales   cómo estás y conversa con ellos también otros temas que no giren entorno a tu relación. Evita conectar con las redes sociales y así evitarás información que pueda llegarte relacionada con esa persona, y deja que el tiempo también haga su función.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209

ANABEL: Hola, pues a ver lo primero me crea ansiedad no saber cuánto durará, estar en casa con mis padres, me llevo fatal con mi padre no soporto nada de él, luego… Soy fumadora tengo 19 años, mi madre lo intuye obviamente pero no me dejan fumar y me siento todo el día enfadada porque me siento en un sitio en el cual no estoy cómoda. No tengo la confianza para explicarles nada ni cómo me siento y opto por encerrarme en la habitación con el móvil prácticamente todo el día, lo cual me gustaría apartar un poco, pero no lo consigo por el vicio al contacto diario. Luego tengo pareja a la cual no veo ya que él está en su casa, y me da miedo que se apague el amor de no vernos, ya que soy una persona que necesita contacto físico a menudo, si no ya me entran paranoias… Y en fin no le encuentro diversión a absolutamente nada.

Anabel, en momentos de incertidumbre  que estamos viviendo, es natural que la ansiedad aparezca, además de enfado y frustración por no poder realizar muchas cosas que desearíamos.Entiendo, por la situación que me describes, que se te debe hacer muy difícil estar en casa, por eso debes intentar darle un significado positivo a la situación que estamos viviendo,  porque este confinamiento tiene un sentido que es el de cuidarnos y protegernos. Te invito a que en un momento que puedas estar tranquila, puedas sentarte con tus padres, quizás por primera vez, y les pidas que te escuchen . Diles cómo te sientes y hazles saber que necesitas de ellos en estos momentos .Ellos son tus padres y por encima de todo desearán tu bienestar. Debéis ser más que nunca un equipo y dentro de los posible respetaros unos a los otros evitando tensiones  que lo que harán es que perdáis energía que ahora necesitáis  ( igual podéis llegar aun pacto con el tema del fumar) .Estar encerrada en la habitación todo el día, todavía te va a hace sentir más aislada, así que intenta ocupar otros espacios de la casa y realizar alguna actividad que te interese. Márcate unos horarios al día, ( mismas horas de levantarte, acostarte, comidas…) y si te gusta la música o bailar o realiza algún ejercicio físico, verás como te ayudará a sentirte mejor y más tranquila. Aparca el móvil, utilízalo en momentos puntuales ( no durante todo el día), y piensa en positivo, también en tu relación de pareja. No tener contacto físico con las personas que queremos es difícil, pero por suerte os tenéis el uno al otro, escucharos y veros aunque sea telemáticamente. Haced planes para cuando todo esto finalice. Esta etapa, aunque no lo creas, puede ayudar a  fortalecer vuestra relación.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209
 

PABLO: Tengo depresión y ansiedad desde hace años para lo cual he estado en psicólogo que no ha podido resolver mis problemas y actualmente he vuelto a medicarme con antidepresivos (psiquiatra). Mi vida es una basura, no suelo tener trabajo nunca, mis padres son ancianos ( y tengo 29 años)…. no tengo independencia económica, amigos, y mi futuro lo veo mas que negro.Todo me hace que no duerma, ansiedad 24 horas, tomar tranquilizantes y encima encerrado en casa. Necesito solución a mi vida o no veo salida.

Pablo, entiendo que esta situación te haga tomar aún más conciencia de como está tu vida en la actualidad  y eso no tiene porque ser negativo. Deberías pensar en que eres capaz de  hacer muchas más cosas de las que crees para estar mejor contigo mismo. El momento que vivimos es transitorio, por lo que, aprovecha esta situación en la que nos encontramos  para  pensar en ti y en cómo encauzar tu vida cuando esto pase. No importa cuanto tardes, sino que sientas que estás invirtiendo tiempo y energías en ti, en buscar soluciones. Como ya hiciste en el pasado. Hay muy buenos profesionales de la psicología online, podría ser un recurso con el que podrías contar para volver a iniciar un trabajo personal, donde el especialista y tú forméis un equipo, y donde los dos conjuntamente trabajéis para encontrar tu bienestar y encontrar soluciones a todo aquello que te preocupa y te crea sufrimiento desde hace tiempo. Recuerda que el tratamiento con antidepresivos te ayudará a encontrarte mejor. Confía en ti. Mucho ánimo!.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209

SARA: Hola, soy Sara, tengo 26 años. Soy estudiante de máster.
Soy una persona bastante ansiosa. Desde que empezó la cuarentena, no puedo concentrarme para estudiar, me cuesta dormir en las noches, además soy sonámbulo y esto se me ha disparado mucho más en las noches. Estoy realizando actividad física para lidiar con el estrés, pero aún así no logro concentrarme en los estudios y temo atrasarme con las entregas. Todo esto que está sucediendo me genera mucha ansiedad.

Sara, es natural que en estos momentos de crisis aguda, tu ansiedad haya podido aumentar y en consecuencia tu dificultad de concentración  en tus estudios. Realizar ejercicio físico de forma regular  es una buena medida para gestionar parte del estrés. También podría serte de utilidad el realizar ejercicios de relajación, de respiración profunda o de Mindfulness ( centrados en el aquí y ahora).Puedes encontrar cursos y clases online dónde explican muy bien en que consiste la técnica y en cómo practicarla. La situación de confinamiento obligatorio puede afectar a los ritmos normales de sueño e impedir un descanso reparador. Intenta crear una rutina de relajación antes de que acabe el día y que te permita desconectar de tus preocupaciones ( técnicas de relajación, ver una película ) y evita ver u oír las noticias justo antes de acostarte.

 Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209

RAFAEL: Yo siempre ando al límite de volverme hipocondríaco, y con esta situación, ¿para qué quiero más? Cada día tengo un síntoma distinto: un día creo tener fiebre (que no tengo), otro día toso (sólo cuando me acuerdo de ello), otro día… Siempre es por la tarde, y llevo mal los ratos en que la cabeza puede volar: ver la tele, leer un libro… Ayer directamente sentí un leve ataque de ansiedad, pero temo que vaya a más. Curiosamente, por la noche me siento mejor (afortunadamente puedo descansar). ¿Cómo puedo controlar esa ansiedad, con las limitaciones que tenemos ahora encerrados en casa? Muchas gracias, ya sólo poder contarlo ayuda, y no quiero contarlo en casa para no agobiar a mi mujer…

Rafael,  estamos viviendo un momento de incertidumbre y de crisis aguda que nos crea psicológicamente malestar y para el cual no estábamos preparados. Las sensaciones corporales que experimentas cuando sientes agobio o preocupación son las reacciones normales del estrés en su forma más exagerada. Son eso y nada más,  no te dejes llevar por pensamientos catastrofistas. Estas sensaciones son desagradables, pero no peligrosas, tu cuerpo puede y está preparado para experimentar en muchos momentos de tu vida estrés. Eres capaz y fuerte para gestionarlo y superarlo.  Anota los pensamientos que acompañan a esas emociones e intenta sustituirlos por otros positivos. Cuando aparezca el pensamiento negativo intenta inmediatamente cambiarlo por el positivo. Deberás practicarlo para que pueda salir de una forma más natural y espontánea. Esto te ayudará a reducir la ansiedad. También técnicas de relajación y respiración profunda ( puedes encontrar cursos online.). Céntrate en el aquí y ahora, y el compartir con tu mujer tus sentimientos, tus sensaciones te ayudará mucho también. No te de apuro hacerlo.

 Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209

MARÍA: Hola mi situación es la siguiente todo esto nos pillo estando en casa de mis suegros con mis hijos. Soy asmática y tengo hipertensión. Además mis dos hijos mayores tienen una minusvalía. No hemos salido pero desde hace dos días tengo muchísima ansiedad no duermo bien, tengo opresión en el pecho y muchas ganas de llorar a todas horas. Encima hoy al ver que esto se alarga 15 días más lo estoy pasando aún peor y no sé qué hacer me estoy volviendo loca.

En estos momentos, para enfrentar esta crisis, la paciencia es la más necesaria de todas las virtudes. Nos encontramos sin armas para luchar contra un enemigo invisible. Lo único que está en nuestra mano es aislarnos y, seguramente, por momentos que podrán hacerse largos. Por eso necesitamos paciencia. Pero una nueva versión de paciencia; estamos acostumbrados a tener soluciones tecnológicas, incluso científicas para casi cualquier situación. Contra este problema, no hay soluciones, no hay todavía. La paciencia no es una condición innata, no nacemos con ella: es una conquista. La paciencia se puede entrenar. Un primer paso para conseguirla es esforzarse en ser amables con los demás. No solo en casa. Cuando tengamos que salir, podemos practicar esa amabilidad en las colas para la farmacia, para hacer las compras. Ir pasito a pasito entrenando esa paciencia. Porque esta situación, además del confinamiento, genera mucha incertidumbre. Y ésta siempre nos empuja a buscar certezas, pero como todavía no existen, cuanto más las buscas, menos cómoda te sentirás. Por eso, cuando todo fuera es un caos, una buena manera de recuperarse es buscar el control interno, desarrollar algún aspecto interno que nos permita avanzar y no fijarnos en un exterior potencialmente desestabilizador.

Responde Mariano E. Robles. Psicólogo. Colegiado Nº 14376

TANIA: El confinamiento ha hecho que mi relación de pareja, la cual ya hacía aguas, haya llegado a su fin. Más allá de esto, lo cual puede provocar en mí ansiedad y malestar, se une la situación de confinamiento. ¿Cómo puedo actuar para pasar el duelo sola, sin poder salir a la calle a tomar algo con amigos? Las horas cada vez se hacen más largas.

En estas semanas de aislamiento social, es hasta cierto punto normal terminar siendo reactivos, contestar mal o incluso dejarnos llevar por momentos de hartazgo. Es por eso que parece inevitable que tu relación afectiva terminase muriendo. Y cuando se termina una historia, tenemos la tentación de salir más, distraernos y pasar el duelo acompañados. De alguna manera, distraernos de la tristeza. Así, se hace más llevadero el duelo. Este periodo nos ha quitado, a parte de la libertad de movimientos, las rutas de escape que todos teníamos para llevar nuestras vidas. Nuestros pequeños trucos que hacía que nuestro día a día funcionase. De todas formas, en este caso puede que no sea una mala noticia. El proceso de duelo es un tiempo que necesitamos tomarnos para digerir una pérdida, un cambio en nuestra vida. Incluso aunque quisieras separarte, necesitamos asumir y digerir esa novedad en nuestra vida. Distraernos y no hacer ese proceso, a veces, hace que sigamos adelante sin asumir todas las cosas que podemos aprender. No de la otra persona, sino de uno mismo. La tristeza que viene asociada a una ruptura es una emoción sana, que cumple una función biológica: nos permite tomarnos un tiempo de distancia personal, de menos actividad de ocio para poder pensar, aceptar y elaborar algunas de las cosas que nos han pasado. Por decirlo de otro modo, es un momento para trabajar la introspección personal.

Responde Mariano E. Robles. Psicólogo. Colegiado Nº 14376

MH: Hola buenas tardes, siempre he sido muy hipocondríaca y he sufrido en muchos momentos por la ansiedad y desde que estamos en confinamiento no paro de buscarme cualquier síntoma (aunque no los tenga). No duermo bien pensando en si algo le podría ocurrir a mi familia o mi gente conocida. Siento que me falta el aire y tengo una presión muy fuerte en el pecho, que me parece que es debido a la ansiedad que me produce esta situación. No sé como calmarme ni qué hacer para dormir, o dejar de pensar solo por un momento en esto que esta pasando. La ansiedad me esta matando.
¿Qué podría hacer para intentar relajarme y poder descansar un poco?

Una de las características del pensamiento obsesivo es que, una vez entras, es muy difícil salir. Es casi como un tornado dentro de la cabeza, en donde ni el sentido común ni las explicaciones racionales consiguen parar ese círculo vicioso. Y es que los esfuerzos que hace la persona para salir son los que, precisamente, consiguen hundirla todavía más. Tú lo describes a la perfección. Te pasas el día buscando cualquier síntoma. Si lo encuentras, malo. Si no lo encuentras, peor. Porque eso no quiere decir que no esté; como mucho, no está (por ahora). Pero puede que aparezca. Por si acaso, me vuelvo a fijar. Por decirlo de otra manera, para quien tiene miedo, todo cruje. El miedo es una emoción visceral que no se puede racionalizar. Pero se debe canalizar, transmitir; si me permito temer, miro al miedo y lo enfrento, se convierte en coraje. ¿Cómo se hace esto prácticamente? En lugar de buscar solo los síntomas del coronavirus, busca cualquier otro síntoma. Exagera la búsqueda. Llévala al absurdo. Seguro que, como buena hipocondríaca, has pasado por muchas enfermedades imaginarias. Ahora solo piensas en la que sale por los medios de comunicación. Una manera de distraerte es pensar en cualquier otra. Lo curioso del miedo, es que cuanto más lo buscas, más se aleja.

Responde Mariano E. Robles. Psicólogo. Colegiado Nº 14376

JULIA: Buenos días, me dirijo a ustedes porque desde hace unos días me cuesta bastante dormir, me sigo despertando naturalmente temprano pero me cuesta conciliar el sueño y duermo bastante mal. Sueño muchísimo y es como si estuviera sobresaturada de información. Un saludo y gracias de antemano.

Te ocurre algo completamente normal y no patológico. El confinamiento junto con la sobreinformación y los miedos y temores que todos tenemos, te generan un estado fisiológico de alerta que se traduce en inquietud y una activación cerebral que te dificultan dormir.
Te aconsejo que pautes los momentos de informarte durante el día, no más de 1 hora al día, de forma partida. Y sobretodo que dediques otros momentos del día a realizar ejercicio físico. Y en particular, que realices unos minutos de relajación en cama, antes de irte a dormir.
 
Responde Santiago Romeu Andrés. Psicólogo clínico. Colegiado Nº 5205 
 

PATRICIA: Buenos días, no se si será normal estar como con pena, ansiedad, y ganas de llorar por no saber que hacer y si sales poder contagiarte. Este estado va disminuyendo pero por momentos.

Hola Patricia, sentimientos como tristeza y preocupación son normales en esta situación. Nos estamos adaptando a una situación nueva y tenemos que centrarnos en lo que depende de nosotros, protegerse lo necesario, establecer rutinas, cuidarse, aprender a estar a solas  y tratar de hacer aquellas actividades que nos puedan gratificar y distraer por momentos. Intenta pensar en lo que depende de ti y en lo que está en tus manos.

Responde Francesc Sorribes. Psicólogo del Institut RET. Colegiado Nº 11700

MARÍA JESÚS: No puedo dormir me duele la garganta y la cabeza y no paro de pensar si tendré le virus si moriré y dejare sola a mi hija de cuatro años. Me duele, no paro de llorar, de pensar cómo será su vida sin mi. Ha mamado hasta ahora y depende mucho de mi.

Hola María Jesús, ante cualquier duda de los síntomas que tienes es bueno que llames a los servicios de atención que te aconsejaran. Con respecto a ir al peor escenario y pensar en las consecuencias terribles que puede tener esta situación no nos ayuda para nada a seguir lidiando en el día a día. En estos momentos de incertidumbre es conveniente estar centrada en el presente y no ir más allá del día a día, intentando hacer aquellas cosas que nos generan bienestar y sobretodo aprovechando estos momentos para estar con tu hija que requiere atención y cuidado.

Responde Francesc Sorribes. Psicólogo del Institut RET. Colegiado Nº 11700

LAIRT: Hola! Hace varios días tengo tos, dolor de garganta pero no tengo fiebre. Soy hipocondríaca y he tenido ansiedad en el pasado. En estos momentos no paro de pensar en que tengo el virus, llamé al servicio de atención y me dijeron que me quedara en casa, pero el no poder visitar al médico para que me diga si lo tengo o no, me tortura. No puedo dormir, no paro de llorar y la situación se me está haciendo insoportable. Intento consolarme en que mientras no tenga fiebre puede ser alergia o cualquier resfriado pero no lo consigo. El pánico se apodera de mi y solo pienso en que estoy infectada y en que voy a morir porque no hay sitio para todos en los hospitales, porque siento que me falta el aire a veces… La situación es insoportable, no se cómo gestionar todo esto. Un saludo y gracias por vuestra labor.

Hola Lairt, esta bien que llamaras al servicio de atención y atiendas a lo que te dijeron. Estás haciendo lo que está de tus manos en este momento. Es normal que te sientas preocupada en situaciones de incertidumbre, pero la demanda de garantías y de certezas no ayudan en absoluto puesto que generan más ansiedad y tiene como consecuencias físicas que no puedas dormir o que te falte el aire. Intenta no pensar más allá del momento presente y en el día a día, mirando lo que puede hacer para mejorar tu bienestar y así la situación te será más soportable.

Responde Francesc Sorribes. Psicólogo del Institut RET. Colegiado Nº 11700

FRANCIELE: Yo estoy pasandolo mal desde de ayer. Sólo tengo ganas de llorar.  Tengo 3 niños y yo no quiero estar así pero no puedo, es más fuerte que yo. Tengo miedo porque ya he tenido depresión a 5 años atrás.

Franciele buenos días. Si, son momentos muy duros y el corazón necesita llorar. Decía Concepción Arenal que “El llanto es a veces el modo de expresar las cosas que no pueden decirse con palabras”. Te propongo que te escribas una carta a ti misma de las cosas, pensamientos, acciones, etc., que  hiciste para salir de la depresión que tuviste hace 5 años. Puedes recordar: ¿Cuáles fueron tus fortalezas?, ¿A qué te agarraste para salir adelante?, ¿Qué pensamientos crees que te hacían sentir más triste? Escríbete esta carta “dándote vacunas” y léela las veces que quieras. No sé las edades de tus niños/as pero si lo consideras pertinente, podéis hacer en familia una reunión. En ella podéis reflexionar sobre las dificultades que pueden suponer estos días a nivel psicológico y que podáis hablar de vuestras emociones. También puedes aprovechar para hacer llamadas o contactar con gente querida que te puedas desahogar y fortalecer tu red afectiva.

Responde Pilar González Lozano. Doctora en Psicología. Profesora de la Facultad de Educación y Salud de la Universidad Camilo José Cela. Colegiada Nº: M-18409

SERGIO: Buenos días. Tengo una peque de 4 años . Estoy viviendo con mucha preocupación el tema me genera una ansiedad que nunca había tenido , me da mucho miedo que me pase algo  y no volver a ver a mi pequeña, sé que es difícil  pero ese pensamiento me impide dormir, durante el día no me da tiempo a pensar porque estoy trabajando ( trabajo en un puesto esencial) pero cuando llego a casa y la veo estoy más pendiente de cómo está que de jugar con ella . No paro de darle vueltas al asunto y en la televisión la verdad no ayudan mucho. Muchas gracias y ojalá volvamos pronto a la normalidad.

Sergio buenos días. Entiendo lo que expresas en tu día a día. Tu actitud cuando llegas a casa se puede trabajar, intenta tener un diálogo interno contigo mismo que sea constructivo. Todo lo que hacemos guarda una fuerte relación con lo que sentimos y con lo que pensamos. Antes de dormir podrías hacer un ritual, es decir, cosas y acciones que te puedan relajar para irte a dormir (ej., ponerte una canción preferida, no mirar la TV y el móvil, apagar ciertas luces de la casa, hacerte una infusión, etc.), y también con tu peque funciona un ritual para acostarla. Antes de dormirte intenta contestar a las siguientes preguntas: 1) ¿Qué cosa pequeña he hecho hoy que me siento satisfecho? y 2) ¿Qué pequeña cosa ha hecho hoy alguien conmigo o por mí, por la que estoy agradecido ? Con tu peque de 4 años te proponemos que te relaciones con ella a través del juego. Este es un asunto muy importante y serio. Entonces a Jugar !! Sergio un abrazo tranquilizador y volveremos a la normalidad.

Responde Pilar González Lozano. Doctora en Psicología. Profesora de la Facultad de Educación y Salud de la Universidad Camilo José Cela. Colegiada Nº: M-18409

JORGE: Hola. Mi novia y yo comenzamos a tener una crisis de pareja a comienzos de este mes e incluso esta crisis estuvo a punto de terminar en la ruptura. Después de varias charlas y conversaciones acordamos tener un nuevo comienzo juntos y llevar la relación por un camino diferente y mejor para ambos. El problema es que llegamos a este acuerdo justo cuando nos ordenaron quedarnos en casa para evitar el contagio de COVID, y no la he visto desde aquel día que acordamos eso. En ese acuerdo que llegamos ella me pidió que le diera su espacio mientras se sanaba a si misma por todo aquello que la ha hecho sentir mal con nuestra relación, y es lo que trato de hacer, pero me duele mucho este distanciamiento que tenemos. Y también me duele que cuando trato de hablarle ella es algo fría y distante conmigo. Quisiera saber cómo tener un mejor acercamiento con ella y cómo comenzar a restaurar mi relación a la distancia y con esta clase de actitudes que ella tiene debido a que quiere su espacio. Tengo miedo a que este aislamiento nos separe mas en lugar de unirnos y fortalecer la relación. Gracias por leerme. Saludos y mis mejores deseos.

Hola Jorge, comprendo tu angustia pero también veo que tenéis una gran oportunidad para reciclar vuestra relación y sobretodo para hacerlo individualmente como personas. Un buen enfoque sería quitar el foco de atención en ella y reconducirlo hacia tu interior. Aprovechar para darte cuenta de las cosas que sientes, las cosas que te gustaría hacer distinto en vuestra relación desde este nuevo enfoque que nos trae la actualidad y marcarte objetivos concretos a conseguir a nivel de pareja pero también a nivel individual. El autoconocimiento es una potente herramienta para poder funcionar mejor como pareja. También es importante que expreses tus sentimientos y le hagas saber cómo te sientes ante esta situación, recordando que las emociones que estás viviendo pueden ser distintas a las suyas. La sinceridad y claridad, siempre desde el respeto hacia el otro, son buenas compañeras.

Responde Cristina Vallecillos Perarnau. Psicóloga. Colegiada Nº 16238

LOLA: Buenas tardes. Lo primero de todo me gustaría agradecer la labor que estáis llevando a cabo. En estos tiempos de crisis es maravilloso ver la solidaridad de la gente. Esta crisis me ha pillado en un mal momento personal. Hace poco volví a Madrid después de una estancia en el extranjero, con todo lo que ello implica (cambiar de rutinas, volver a casa de mis padres, sin trabajo, solo unos los pocos ahorros) a ello le sumamos la “recaída” con mi exnovio, llevo intentando superar esa situación casi dos años. El encierro en casa no hace más que empeorar mi ánimo. Si de por si es duro no poder salir, es mucho más complicado cuando no puedes “apagar tu mente” y tienes que enfrentarte a esa serie de pensamientos todos los días casi todo el día. Me encuentro bastante desanimada, con mucha ansiedad, mal humor y tristeza y querría saber si de alguna manera podríais ayudarme. Una vez más, muchísimas gracias por todo esto.

Hola Lola, entiendo que estás en un momento de muchos cambios y por ese motivo puede ser bueno este momento de pausa para poner orden y organizar tus objetivos a corto plazo. Te propongo un par de ejercicios, todos ellos a realizar en una libreta que podría convertirse en tu compañera durante este confinamiento. Utiliza esta libreta para escribir todos los pensamientos que te atormentan en forma de desahogo con el único objetivo de sacarlos de tu mente. Escribe una lista de todas las cosas que tienes pendientes y que te gustaría conseguir y ordénalas en forma de objetivos a conseguir en el día de hoy, objetivos para este semana, objetivos para este mes y objetivos para este trimestre. Y escribe al lado de ellos las acciones concretas que debes hacer para conseguirlos. Ponte en marcha a diario para ir consiguiéndolos, paso a paso, desde el más pequeño al más grande. Por último aprovecha también para recuperar la convivencia con tus padres, poneros al día y establecer unas rutinas en casa. 

Responde Cristina Vallecillos Perarnau. Psicóloga. Colegiada Nº 16238

LIZ: Hola! Mi pregunta es cómo puedo controlar la ansiedad repentina que empeora con cambios hormonales?  Estaba a 3 días de tener mi primera entrevista para comenzar mi tratamiento psicológico cuando comenzó la cuarentena. Todo el día siento miedo y desconcierto por lo que pueda suceder. Me siento menos que mis compañeros de trabajo ya que mis tareas se han pausado por la situación a diferencia de ellos que les han asignado tareas importantes para sobrellevar las urgencias comunicacionales. Estaba a punto de cambiar de trabajo y ahora no puedo. Me siento atrapada. ¿Qué puedo hacer?

Hola Liz, al estar con cambios hormonales es importante que sigas los consejos biomédicos que te ayudan a regularlos para que no te perjudiquen más de lo necesario. La ansiedad funciona como una curva, después de llegar a su pico máximo vuelve a bajar por sí sola. Es importante localizar lo que sientes en tu cuerpo y concentrarte en tu fortaleza para afrontar esa desagradable emoción y así poder dejarla ir. La ansiedad aparece frecuentemente en situaciones tan excepcionales como la actual y sentirla no nos hace inferiores, lo importante es afrontarla y dejarle un espacio para que salga y se marche. Por otro lado recuerda que todos los cambios laborales que acompañan esta situación no definen tu valía, sino que se dirigen a dar respuesta a un factor externo de crisis. Tu labor continúa teniendo el mismo valor aunque en la actualidad no pueda ser desarrollada. Cuando todo pase volverás a activarte y podrás hacer los cambios profesionales que creas oportunos. Y si necesitas más ayuda recuerda que existe la opción de hacer terapia online y no es necesario que esperes a que la situación termine.

Responde Cristina Vallecillos Perarnau. Psicóloga. Colegiada Nº 16238

ANNA: Buenas soy Ana y tengo ansiedad.Llevo varias noches durmiendo pocas horas. Desde Agosto,cuando tuve una ruptura amorosa, sufro ansiedad, durante un tiempo tuve vértigo y episodios de agorafobia. He mejorado muchísimo desde que he encontrado motivación en mis estudios.Pero con todo esto del confinamiento mi pesimismo ha vuelto y siento que pierdo la cabeza,sobre todo por las noches me atacan miles de pensamientos que me hacen cuestionarme mi existencia y si algún día volveré a ser feliz y tener una vida normal ya que no tengo ningún tipo de relación con la gente más que hablar por WhatsApp dos palabras. Espero que me puedan ayudar.Gracias.

Hola Anna, es importante que tengas en cuenta varios aspectos en esta situación extraordinaria. Lo primero es que esta situación es temporal y vas a volver a recuperar tus rutinas y tu vida en un tiempo, no lo vivas como una pérdida, ya que no lo es, sólo es una pausa y volverás a ser feliz e incluso más fuerte por todo lo aprendido en ella. En segundo lugar es probable que aparezcan distintos momentos de ansiedad, emoción que conoces y que sabes por propia experiencia que funciona como una curva, después del pico, ésta empieza a disminuir. Debes concentrarte en soportar ese momento, recordando que tienes las habilidades para hacerlo, ya que lo has conseguido anteriormente en varias ocasiones. Identifica en qué lugar del cuerpo la notas y envía tu respiración a esa zona para liberarla. Te facilito algunos consejos: escribe los pensamientos que te atormentan para poder desahogarte, aprovecha el tiempo del que ahora dispones para hacer esas cosas que tienes pendientes y para lecturas que te interesen, ponte música que te relaje media hora antes de ir a dormir. Intenta tener más contacto con tus personas cercanas, no rompas tus relaciones sociales, haz videollamadas.

Responde Cristina Vallecillos Perarnau. Psicóloga. Colegiada Nº 16238

RD: Buenos días, soy una estudiante de medicina. Normalmente la carrera me genera bastante ansiedad y hay días en los que no puedo estudiar porque no me concentro nada cuando pienso lo muchísimo que tenemos que estudiar y lo frustrante que es esta carrera. Esto se me pasa si me doy un paseo y me tomo la tarde libre. Ahora, como estamos en estado de alarma y no se puede salir de casa, ya no tengo solución a este problema. Además, los profesores no paran de bombardearnos con correos de tareas con tiempo límite y miles de cosas que hacer y estudiar. No se dan cuenta de que ya es difícil estudiar tanta cantidad sin estar encerrados en casa, pero ahora, con tanto ajetreo, tantas canciones, tantos vecinos con niños en sus casas todo el día y que no paran de gritar, las copisterias cerradas…. Todo esto hace que no tenga ninguna motivación para seguir estudiando y quedarme en mi cama hasta que esto pase. Es muy frustrante ver que todo el mundo avanza y yo me quedo cada vez más atrasada respecto a mis compañeros porque soy más sensible a estos eventos, o porque se me ha juntado todo a la vez. ¿qué puedo hacer para volver a motivarme y estudiar? Hay una falsa tranquilidad porque los profesores van a ser buenos y comprensivos cuando todo esto pase, pero yo ya no me fío porque me he llevado muchas decepciones en lo que llevo de carrera. Muchas gracias por su atención.

Hola RD, quizás me equivoque pero cuando ves que tienes tantas tareas por hacer, piensas en poderlo llevar a cabo todo y de la mejor manera posible. Las personas que tenemos estrés y ansiedad ante el estudio o el trabajo, tendemos a tener pensamientos perfeccionistas. Al no poder abarcarlo todo, pospones porque ves que no vas a llegar a poderlo hacer tan bien como tu esperas. En primer lugar, permítete sentirte ansiosa o triste en algunas ocasiones por la situación de excepcionalidad que vivimos. Sentir ansiedad o frustración no te hace débil, te hace humana. Igual que posponer y no hacerlo perfecto o como deseas. En segundo lugar, ponte pequeños retos ya que seguramente te estás exigiendo objetivos muy elevados para esta situación (no quizás para otros momentos de tu vida). Si por ejemplo tienes que hacer un trabajo, ponte de reto primero hacer un guión de lo que va a contener, o solo buscar cómo hacerlo, es decir, trocear esas tareas. El hecho de conseguir este primer reto, hará subir tu autoestima y tu capacidad de hacer cosas. Poco a poco, irás pudiendo realizar más cantidad de trabajo. También puedes empezar por la tarea más sencilla. Espero haberte servido de ayuda! 
 
 
Responde Andrea García Cabrera. Psicóloga. Colegiada Nº 19.844 
 

CARLA: Hola buenas: Yo normalmente estoy acostumbrada al confinamiento porque estoy preparándome oposiciones, sin embargo, este es diferente. El lunes le detectaron a mi madre unos nódulos en el pulmón y riñón y se tuvieron que ir mis padres al hospital, desde entonces estoy sola en casa. Ella me pidió por favor que no se lo contará a nadie, pero el hecho de estar encerrada, sin poder animar, sin poder abrazar o que alguien me abrace me da ansiedad. ¿Qué puedo hacer? No puedo dormir siempre teniendo lo peor y lo de estar en casa no ayuda… Gracias

Hola Carla, no sé si puedes contactar con tus padres vía videollamada, etc. En caso afirmativo, intenta fijar una hora para llamarles, eso te ayudará a darte una rutina y buscar y esperar ese momento con más alegría que tristeza. En caso de que no puedas hacerlo, puedes expresar lo que le dirías a tu madre por escrito, así al menos podrás desahogar tus pensamientos/sentimientos. La ansiedad responde a pensamientos anticipatorios y a situaciones que se escapan de nuestro control. Cuando observes que tu estás poniéndote en lo peor puedes hacer la técnica de «aplazar el pensamiento», intenta ponerte una hora y tiempo limitado (Ejemplo; 10 min a las 17h) para pensar en todo aquello negativo, pero una vez finalizado ese rato, sigue con tus rutinas habituales. Si vuelves a tener otro pensamiento intrusivo, vuelve aplazarlo a la hora que te hayas marcado. Si ves que no puedes aguantar, tendrás que ponerte un par de momentos para dedicar a ese pensamiento, y así. Eso te permitirá controlar tus pensamientos negativos. Para dormir, prueba a usar técnicas de respiración que te ayudarán a centrar tu mente en tu cuerpo y a distraer tu pensamiento (Hay apps muy útiles, la respiración más útil para dormir es 4 segundos  inhalar, 7 segundos aguantar respiración y 8 segundos expirar). También puedes hacerte una lista mental de cosas sin importancia, como por ejemplo, una lista de actores favoritos, los nombres y apellidos de tus compañeros de primaria, … esto te permite centrar tu mente en otros aspectos hasta que te duermas. Espero haberte servido de ayuda. 

Responde Andrea García Cabrera. Psicóloga. Colegiada Nº 19.844 

JENNYFER: Hola, tengo 3 hijos pequeños y estoy muy preocupada por toda esta situación, por la salud, por el desamparo médico en el que nos encontramos por colapso, porque es incierto cuando esto va a terminar y como va a terminar y por el impacto económico brutal. Se que le pasará a todo el mundo pero mal de muchos… Intento no ver mucho las noticias, solo a la mañana y a la noche. Muchas veces exploto a llorar. Me da rabia que haya personas que se salen el confinamiento y mis peques encerrados… Ojalá esto pase lo más pronto posible. Aún no creo estar viviendo esto y lo peor aún no ha llegado.

Hola Jennyfer, la incertidumbre genera ansiedad porque significa el no tener un control sobre lo que sucederá en un futuro. La sensación es desagradable y es difícil que alguien sienta indiferencia ante lo que estamos viviendo, pero puedes conseguir que sea sólo desagradable o incómoda sin que te llegue a provocar un desbordamiento. Intenta reducir aún más la exposición a las noticias. Piensa que si sucede algo importante que necesites saber, te enterarás igualmente por otras vías como las redes sociales. El resto de información ahora mismo es innecesaria. Tu estás siguiendo las normas de confinamiento, lo cual te honra y estás dando un buen ejemplo a tus hijos, les estás enseñando a ser solidarios ya que esta situación la recordaran siempre. Entiendo tu incomodidad con las personas que no las cumplen, pero hay personas de diferente tipo, eso ya lo sabíamos antes de estallar toda esta situación. Cuando acabe todo esto tu te quedarás con la sensación de haber hecho lo correcto. Las otras personas incumplen normas por diferentes motivos y por aspectos de su vida anterior; quizás tengan más sensación de «no soportar» estar encerrados, tanto que acaban desobedeciendo, otros simplemente no sabemos porque salen, quizás realmente están cubriendo una necesidad. Respóndete a este pregunta ¿A dónde te conduce la rabia a largo plazo? Como ves, realmente no tiene una función más que incordiar. Sólo podemos tener el control sobre lo que nosotros hacemos. Intenta tampoco anticipar a lo que va a llegar, felicítate por llevar 10 días de confinamiento con 3 hijos a tu cargo y permítete también los momentos tristes pues entran dentro de la normalidad y déjate querer por los tuyos. 

Responde Andrea García Cabrera. Psicóloga. Colegiada Nº 19.844 

MARÍA: Hola, llevo tiempo intentando luchar contra la ansiedad causada por un TCA. Dada estas circunstancias del COVID-19, me están dando ataques de ansiedad a cada instante. Siento el miedo al salir a la calle, como todo el mundo claro… La diferencia es, que al llegar a casa a la mayoría se les va.. Y a mí, la angustia se me queda. Me duele la cabeza cada vez que lo pienso y me dan esos ataques. Antes lo remediaba saliendo a pasear… Ahora me veo encerrada y sufro también episodios de claustrofobia. A veces siento que el techo se me viene literalmente encima, que necesito salir. Y cuando salgo es solo miedo constante y ganas de estar en mi casa con mi familia. Es todo muy contradictorio y no sé cómo gestionar todo… No puedo hacerle frente a la ansiedad, ni al miedo, ni a la claustrofobia. Además trabajo cara al público, y el hecho de ir, me provoca angustia y muchas ganas de llorar por el miedo… Mi pregunta es, cómo podría afrontar esto… Tengo miedo de todo lo que pasa a mi alrededor, de todas las personas que atiendo y esto me causa una ansiedad y un dolor de cabeza constante.. Gracias.

Hola Maria, una parte del miedo que sientes es racional debido a la situación de excepción que estamos viviendo y para la cual no estamos preparados. La otra parte más irracional o insana en ti tiene que ver con todo lo que anticipamos. En este caso y dado que no tienes experiencia con esta situación, la sensación de falta de control aumenta todas tus respuestas de ansiedad. Tienes que intentar centrarte en las cosas que SÍ tienes el control, como son la ejecución de tu trabajo, otras rutinas y actividades que puedas hacer en tu día a día, habilidades… Respóndete a la pregunta siguiente; ¿Cómo has superado otras situaciones desfavorables de tu vida? Piensa unos segundos, aunque fueran desagradables, tienes habilidades para superarlas ¿Cuántas cosas has superado? (Haz una lista) ¿Cómo te sentiste en esas otras situaciones? Seguramente pensaste que no acabarían nunca y que esa sensación desagradable duraría para siempre, igual que sientes ahora «sientes ansiedad por sentir ansiedad», pero tienes que recordar que a medida que tomes el control de esas pequeñas cosas, la ansiedad se irá reduciendo. Esta situación, aunque larga, es transitoria y pronto podrás hacer muchas cosas. Te recomiendo que para la ansiedad más de tipo fisiológica (hiperventilación, aumento de ritmo cardíaco, etc) uses algún tipo de respiración que te permitirá controlar esa sintomatología al mismo tiempo que centrarás tu pensamiento en la respiración. Hay Apps muy útiles que con marcadores visuales te ayudan a mantener la respiración. Añado que la respiración no es para relajarse sino para objetivamente disminuir la respuesta de ansiedad; permite frenar la subida en escalada de la ansiedad. Bien, espero que mi respuesta te sirva de ayuda. ¡Ánimos!

Responde Andrea García Cabrera. Psicóloga. Colegiada Nº 19.844 

MICHA: Tengo un 33% de discapacidad por enfermedad crónica, depresión y estrés postraumático… Me agobia estar mucho tiempo en casa, existe algo como un salvoconducto para que la policía deja de hostigarme cuando paseo a mi perro?

Estimada Micha, muchas gracias por su pregunta. Entiendo que debe de estar pasando por una situación muy difícil de sobrellevar. Le puedo explicar, muy brevemente, que hay personas a las que para las situaciones complicadas les va mejor estar en casa y otras a las que les va mejor estar fuera de casa. En este caso, parece que a usted le va mejor estar fuera de casa y el salvoconducto al que hace referencia, me hace pensar el 2 opciones, sobre las que habría que valorar la viabilidad (adaptarlas a usted):
1. Trate de salir en horas en las que haya menos gente, menos movimiento o por lugares donde sea menos probable encontrarse a alguien (primeras y últimas horas del día, mediodías, parques, etc.)
2. Ponerse en contacto con algún profesional de la salud que le lleve o conozca su historial para que le pudiese hacer una carta de recomendación o algún documento que le permita salir a pasear al perro, considerando su condición de salud.
Un último consejo es que siga siempre las recomendaciones para prevenir el contagio y recuerde que la policía está para protegernos y su cometido no es amargarnos la existencia. Deseo que encuentre pronto el apoyo que precisa. Mucha fuerza.
 
Responde Amalia Muñoz. Psicóloga. Directora de Neuroespai. Colegiada Nº 20799
 

PILAR: Mi angustia viene dada porque aparte del coronavirus,  estoy esperando el resultado de una biopsia de mama. Las dos cosas son muy fuertes pero en mi caso cuando oigo el teléfono el corazón me da un brinco. Ya sé que esa es una angustia que la deben pasar más personas, pero al no poder salir de casa a caminar que estoy segura que me relajaría, la espera se hace interminable. Son casualidades de la vida pero es muy duro.

Estimada Pilar, el tiempo de espera para un resultado genera un estado de estrés, angustia y tristeza muy intensos. Esto sucedería porque, la incertidumbre abre el canal del miedo y la mente se carga de “fantasmas” y escenarios terribles, relacionados con la noticia que se espera. En la situación actual, la dificultad se añade al no poder salir de casa, es decir, la incertidumbre activa el miedo, que puede llegar a saturar el pensamiento y que, en su caso, no puede romper el circulo saliendo a caminar, que es una actividad que le relaja. Como diría Viktor Frankl: “Cuando ya no somos capaces de cambiar la situación, nos encontramos ante el desafío de cambiarnos a nosotros mismos”. Lo que le puedo sugerir es que busque alguna alternativa a caminar para hacer en casa, le ayudará a liberar su mente. Creo que lo que le vendrá mejor es que sea algo físico. Busque algún vídeo o tutorial que ahora se están facilitando tanto en la televisión como en Internet. Cualquier cosa que le permita descargar energía a través del cuerpo: entrenamiento, baile, estiramientos, etc. El reto sería que pudiese encontrar una pequeña salida que le haga más llevadera esta espera fatigosa. Mucho ánimo.
 
Responde Amalia Muñoz. Psicóloga. Directora de Neuroespai. Colegiada Nº 20799

ELENA: Buenos días, vivo con mi padre de 92 años, persona de alto riesgo, y el señor que lo atiende ha decidido pasar la cuarentena con nosotros, sacrificando su vida familiar, lo cual le agradezco, al igual que la chica que lo atiende en fin de semana que le dije que la pasara en su casa para evitar desplazamientos y prevenir un posible contagio. Esta situación me tiene un poco bloqueada a la hora de salir a la calle para las necesidades básicas. Solo he salido dos veces, que podía haber sido ninguna por el temor, una para tirar la basura y la otra a la farmacia que está debajo de mi casa. Desplazamientos rápidos. Esta semana me tocará acercarme al cajero más cercano para sacar dinero y poder pagar al cuidador y este se encuentra un poco más alejado de mi casa, la simple idea de alejarme más de mi casa para realizar esa actividad, por las calles vacías, me preocupa . La prueba me la puse primero bajando la basura y otro día yendo a la farmacia para poder hacer frente a ese bloqueo mental y todo porque me preocupo por los que ahora mismo estamos confinados bajo el mismo techo entre ellos mi padre que ya es muy mayor y presenta demencia senil. Y soy de las personas que ven el vaso medio lleno, no medio vacío. Una persona positiva.

Estimada Elena, muchas gracias por su consulta. Plantea usted un pequeño dilema. Por un lado, la responsabilidad de cuidar de su padre, delicado de salud y por otro lado, el bloqueo a la hora de salir a la calle. Para poder darle una respuesta más específica, necesitaría saber si este bloqueo es nuevo o ya se presentaba anteriormente. Sin embargo, tiene que saber que ha empezado a resolverlo muy bien. Le daré dos pistas sobre el bloqueo (o miedo). La primera es que cuando el miedo se presenta, la reacción que tengamos será la que nos permita iniciar una acción o bloquearnos (esto no es del todo voluntario). La segunda es que huir del miedo, ofrece un alivio momentáneo, pero con el tiempo, acaba haciendo el miedo más grande y a nosotros menos capaces de hacerle frente. Utilice, por ahora, la fuerza de cuidar de su padre para ir poniéndose «pequeñas pruebas” que le permitan, poco a poco, liberar su mente del miedo que la bloquea. Alguien dijo que “El miedo siempre está dispuesto a ver las cosas peor de lo que son”, su actitud positiva le ayudará en esto, y si lo acompaña de muy pequeños pasitos, poco a poco irá ganando partidas, hasta desbloquearse. Muchos ánimos y mucha fuerza.
 
 
Responde Amalia Muñoz. Psicóloga. Directora de Neuroespai. Colegiada Nº 20799

 

 

SONIA: Buenas noches. Soy una persona que me considero que soy hipocondríaca, me da ansiedad solo pensar que tengo que salir a la calle. Lo estoy pasando super mal, me dan taquicardias y siento todos los síntomas del virus. Estoy tomando lorazepan y sertralina para la depresión. Espero podáis ayudarme. Gracias.

Sonia,  estás utilizando un concepto técnico para definirte, un diagnóstico que suele hacer un profesional de la salud. Entiendo que sí, que lo estás por el  tratamiento psicofarmacológico que estás recibiendo  por depresión. Haz de este profesional la principal fuente de indicaciones y consejos a seguir. Salir a calle lo percibes como una amenaza, y se entiende,  sientes miedo  y  el miedo  genera sensaciones corporales que pueden dar lugar a la confusión. Deberías evitar el estar permanentemente auto-observándote, ya que  lo que ocurrirá es que se intensificará  tu ansiedad ( taquicardias, pensamientos negativos…). Técnicas de respiración profunda, de relajación  y compartir con los demás estas sensaciones aliviará tu malestar. Reserva un momento del día a realizar alguna tarea que te motive y te haga sentir bien. Recuerda consultar con el especialista si fuese necesario.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209

TERE: Buenas noches… sufro depresión de hace muchos años porque todo lo que le pase a los demás, me pasa a mi o a mis seres mas queridos….Tengo, creo que como una gran mayoría, miedo a enfermar y contagiar a alguien de los míos o de fuera. Mi problema es que al querer estar informada o al informarme los demás, me deja muy triste y me pongo a llorar por los que ya no están por culpa del virus, por la cantidad de gente que va sumando la estadística….. y también por ver impotente como la gente se expone y nos expone como si esto fuera un chiste….He vuelto a medicarme para poder dormir y descansar los malos pensamientos. Me siento impotente y frustrada. ¿cómo puedo gestionarlo?….Muchísimas gracias.

Tere, en momentos de incertidumbre como los que estamos viviendo, es natural que sientas impotencia y frustración. No sucede nada si necesitas de nuevo tratamiento psicofarmacológico. Para un buen descanso y afrontar tu día a día. Lo importante es reducir tu malestar y sufrimiento. El temor a que tus seres queridos enfermen o a enfermar tu misma, es una emoción desagradable pero una reacción normal de defensa que nuestra mente activa ante el peligro. Si estás siendo prudente y siguiendo las recomendaciones sanitarias de higiene y autocuidado estamos evitandos riesgos. Por suerte somos la gran mayoría los que hemos tomado conciencia del momento actual y entendemos que únicamente unidos y con sentido de la responsabilidad, superaremos esta crisis. Evita estar conectada permanentemente con las noticias y dedica este tiempo a compartir con los tuyos actividades (ver películas, juegos de mesa, escuchar música,….) y conversaciones que no giren entorno al coronavirus. Así verás que estás ayudándote a ti y a tus seres queridos. 

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209

JAVIER: Buenas, tengo ansiedad diagnosticada desde hace 4 años y TOC desde hace 8. La ansiedad la tenía controlada hasta a día de hoy cuando me ha vuelto más fuerte que nunca con esto del encierro en casa. Siento frustración por haber pasado de tenerlo todo a no tener libertad. Es como una condena y tengo miedo a que pierda la cabeza estando encerrado en casa. Por otra parte veo como si todo fuera un sueño, como si fuera irreal y estuviera siendo un mal sueño, necesito ayuda porque no sé si voy a superarlo.

Javier, esa expresión de ‘perder la cabeza’ la solemos utilizar cuando no sentimos control de las emociones o de la situación, cuando nos vemos desbordados  y no sentimos  ni vemos ninguna salida o solución. Entiendo que hayas sufrido una recaída ya que precisamente estas circunstancias a ti te pueden haber reforzado conductas y rituales que  ya conoces y que habrás trabajado en su momento  con un profesional. Utiliza esos recursos que aprendiste y ponlos en práctica ahora. Piensa que si pudiste gestionar la ansiedad antes, también puedes ahora. Dale  un significado positivo al estar cerrados en casa, entendiéndolo como algo necesario para la protección de uno mismo y  la protección a los demás. Piensa que estás  haciendo algo muy importante e inestimable para el bien común. Dale fuerza a este pensamiento y a que activamente tu estás colaborando en ello. Tu casa es tu refugio, tu lugar de descanso, y en él puedes encontrar maneras de cómo  distraerte y pasar tiempo agradable.   

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209

SANDRA: Hola buenas tardes,soy una persona que sufre desde hace tiempo ansiedad y estados de pánico por miedo a la muerte. Me voy a volver loca ante la situación en la que nos encontramos. Ya no puedo más, ¿me podéis ayudar?

Sandra, entiendo que tienes familiaridad con la terminología que empleas, por lo que pienso  que  has recibido  algún tipo de tratamiento y /o acompañamiento profesional. Te indicaría que si es así, contactaras con estos profesionales  para que puedan ayudarte y guiarte en estos momentos difíciles para ti (y para muchos).  Si no  te fuese posible, también encontrarás on-line a buenos profesionales especialistas en psiquiatría y psicología que te ayudarán. Sabrás que hay medicación (siempre  pautada por un médico o un  especialista en psiquiatría) que podrá ayudarte.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209

NATALIYA: Hola. Tengo ansiedad y no puedo dormir por la noche..no sé que hacer. Las pastillas de valeriana no me ayudan ni dormir ni estar tranquila…

Natalyla,  seguramente la valeriana que podía serte de utilidad antes, ahora no sea suficiente. Consúltalo con tu médico de referencia.  Es por la noche, y durante nuestro descanso, cuando la mente conecta con nuestras emociones y recuerdos y podemos sentir inquietud y dificultades para conciliar el sueño Nuestras  preocupaciones y sensaciones  desagradables se manifiestan en forma de pesadillas y  nos impiden tener un buen descanso. Dedica tiempo durante el día a realizar ejercicio físico en casa ( dentro de lo posible), cansarte y canalizar la energía te ayudará. Intenta distraerte con alguna actividad que te motive y para la que ahora si dispones de tiempo. Realiza ejercicios de respiración, de relajación antes de irte a dormir y dale voz a los pensamientos positivos.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209

JOSÉ: Me siento muy angustiado,con mucho miedo. Tengo a mis padres en casa, son muy mayores, yo tengo que ir al trabajo y todo esto me está angustiado. No duermo bien, siempre pensando en negativo, con ansiedad, nervios….¿qué puedo hacer? Gracias.

Jose, el miedo, la ansiedad, o el insomnio, son algunas de las reacciones posibles ante situaciones de estrés.  Son consecuencia de un impacto emocional que forma parte de la gestión de la crisis que estamos viviendo. Pensar en negativo agudizará tu angustia y malestar, intenta pensar que tus padres están contigo, que les puedes ver a diario, cuidarles, atenderles  y compartir con ellos tiempo. También dedicarles espacios  para  resolver aquellas dudas que ellos puedan tener respecto a la situación excepcional que estamos viviendo. Tus padres permanecen en casa y están protegidos, es donde ellos se sienten seguros,  y  sigue con las recomendaciones sanitarias de autocuidado e higiene recomendadas, las veces que sales y entras a casa. Cuídate buscando alguna actividad que mentalmente te haga desconectar del trabajo, que te motive y te proporcione placer. Hay herramientas que podrán serte de ayuda ,cómo técnicas de relajación, respiración profunda, que practicarlas antes de ir a dormir, podrán beneficiarte y  reducir tu nerviosismo  y así conseguir un descanso reparador.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209

LORENA: Hola, en mi caso estoy preocupada por un familiar que justo un par de semanas antes de empezar el confinamiento me pidió ayuda porque estaba con una depresión profunda, además de reconocerme que tenía diferentes adicciones como el alcohol y alguna droga. Empezamos a movernos con visitas médicas para hacerle un chequeo y contactar con el centro de ayuda pero con todo esto, no ha podido ni hacerse la analítica ni ha empezado terapia psicológica y tampoco puedo ir a verle. Pienso en todas esas personas que requieren un apoyo psicológico y apoyo de los suyos y que ahora están solos.

Lorena, comparto contigo tu reflexión y preocupación por todas aquellas personas que en estas circunstancias son especialmente vulnerables  y que  se puedan sentir desprotegidas. Tu familiar ha dado el paso más importante : identificar y reconocer que tenia problemas y buscar ayuda para solucionarlos. Aún en la distancia física puedes tener contacto con él (telefónicamente, por whatsapp, via telemática..), donde tu puedas sentir que estás cerca de él, apoyándole, y él sentirse querido y acompañado.

Podrías contactar con los profesionales con quien realizó los primeros chequeos, incluso con el centro, quizás puedas encontrar respuestas a dudas que ahora necesitas. También podríais consultar a profesionales de la psiquiatría  on-line,  para  que pueda recibir lo antes posible ese tratamiento, y sobre todo impedir  que el escenario actual agrave su estado.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209

ROSARIO: Buenas tardes, ¡Gracias por este servicio de ayuda! Soy personal sanitario, en tratamiento desde hace años por el Servicio de Salud Mental, por depresiones. Llevo mi medicación a «rajatabla» pero aunque me mantengo serena y optimista cuando desempeño mi trabajo, al terminar mis turnos, me vengo abajo, no paro de llorar y mis niveles de ansiedad suben sin control. Necesito abrazos, besos, coger una mano, sentir el calor de otra persona, pero debo mantener el aislamiento. Vivo sola y mentalmente, para mi es muy duro ver y vivir lo que está ocurriendo. Me siento sola, tengo sensación de abandono, ¡no se como sobrellevar esta situación! ¿Algún consejo? Gracias, ánimo y fortaleza, porque al igual que yo, ayudas y luchas para despertar de esta pesadilla.

Muchas gracias Rosario por tus ánimos y empatía!. Profesionales como tú estáis en exposición continúa en la cara más dramática de esta epidemia. Vives en primera línea  lo que es el sufrimiento, la desolación y la pérdida,  y esto a diario supone una gran carga emocional. El personal sanitario suele pensar en estar siempre disponible para los demás y que las propias necesidades son secundarias. Debes cuidarte, y para eso además de seguir con tu tratamiento médico, cuida tus descansos y alimentación . Entiendo tu necesidad afectiva, y es cierto que en estos momentos necesitamos esas muestras de afecto más que nunca. Ponte en contacto con personas con las que puedas tener confianza, con las que hablar con ellas te aporte  tranquilidad y cariño, y daros abrazos virtuales ( estos también llegan al alma). Comparte también con tus compañeros de trabajo tus vivencias , seguro que ellos se sentirán como tú, no lo dudes, daros apoyo mutuo. Busca también,  alguna actividad reconfortante para ti no relacionada con el trabajo, que te genere bienestar, y sigue las pautas que tu médico de referencia te recomiende. Recuerda que estás cumpliendo una gran misión : el cuidado de la gente que más lo necesita. GRACIAS!. 
 
Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209
 

YADISEL: Apenas duermo, me preocupa mucho la salud mental de mis hijos con este encierro. Son niños que están en un proceso de adaptación ya que hace muy poco llegamos a España y ahora se ven en un total encierro con mucha ansiedad. Lo único que hacen es comer y me preocupa hasta su salud. He tenido que pedir ayuda a la trabajadora social para ver de que forma me ayuda hasta con la alimentación porque no tengo recursos para comprar los alimentos por favor necesito ayuda.

Yadisel, entiendo tu falta de sueño y preocupación por tus hijos. Cómo tu bien dices, estabais en pleno proceso de adaptación a un país nuevo  con lo que  eso conlleva : hogar nuevo, cambio de hábitos y costumbres, y  de manera impuesta y repentina os encontráis en otro cambio que todos debemos afrontar sin habernos preparado previamente. Los niños  tienen una gran capacidad de adaptación y nos sorprenden en numerosas ocasiones positivamente con sus actitud y comportamiento. El que estén teniendo una alteración en el apetito, puede ser una reacción  al estrés, o también una respuesta al aburrimiento al sentirse tanto tiempo cerrados en casa. Me parece bien que hayas solicitado ayuda para poder disponer de los alimentos básicos para tus hijos y para ti. Existen muchas iniciativas solidarias de las que podrías beneficiarte, infórmate bien.

También es importante que mantengas un horario y unas rutinas para ellos. Por ejemplo, dedicar las mañanas a  realizar las tareas escolares, después comer, dejarles jugar o entretenerse  con los que les pueda interesar. Te sugiero  realizar una actividad en familia ( juegos de mesa, bailar, realizar tablas de ejercicio físico…) y dedicar una parte del día a responder  las dudas y preguntas que puedan surgirles. Recuerda que las repuestas deben estar adaptadas a su nivel de comprensión. Les tendrás que hacer entender porque no salen a la calle y que lo que están haciendo es acto  muy valioso  de ayuda a los otros, a la sociedad. Mantener el contacto con vuestros seres queridos, amigos, telefónicamente o por videoconferencia os reconfortará.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Colegiada Nº 11209

JUAN: Buenas tardes. Mi situación es la siguiente, yo trabajo en una profesión en la que se puede estar expuesto a este tipo de virus de la actual alerta sanitaria. La principal preocupación y por la que no duermo más de 3-4 horas a día, me ha salido una erupción en la piel tipo eccema y tengo taquicardias, es que mi mujer está embarazada de 25 semanas y la posible contaminación del virus podría ser fatal. No tengo posibilidad de aislarnos y eso me está matando. Muchas gracias por la atención.

Comprendo que la situación es estáis viviendo es muy difícil. Hablar con el médico de tu mujer para que os explique los posibles riesgos y la forma de prevenir la enfermedad os puede ayudar. Intenta aceptar el papel que te ha tocado jugar en esta situación. No puedes cambiar la situación, ni puedes aislarte de ella. Consigue una buena información sobre lo que hacer para evitar el contagio y cuando aparezcan las dudas no luches contra ellas. Mucha suerte.

Responde Esperanza López Marcos. Psicóloga Clínica. Socia Nexo Psicología Aplicada. Colegiada Nº M-04021

CRISTIAN: Hola, quería preguntar qué debería de hacer ante esta cuarentena. Sufro ansiedad y agorafobia y si no salgo aumentaría más y sufriría mucho más. ¿Hay algún remedio?

Cuando sentimos miedo, ansiedad o angustia queremos eliminarlo, queremos que desaparezcan, y entendemos que si no somos capaces de conseguirlo es que algo dentro de nosotros falla. Es ahí donde está el error, en el control que queremos realizar. Si aceptamos que esos sentimientos están ahí, y reconocemos que yo puedo actuar como yo quiera, no como me “manda” la ansiedad, comenzaré a salir del bucle de la ansiedad. Si ya estás diagnosticado Cristian, mi consejo es que consultes con tu profesional para que te dé instrucciones concretas y personalizadas de cómo salir de los bucles en los que entres.

Responde Esperanza López Marcos. Psicóloga Clínica. Socia Nexo Psicología Aplicada. Colegiada Nº M-04021

CARLOS: Durante los usos días de confinamiento, me siento desorientado, con ligero temblor, dificultad para concentrarme y con una serie de pensamientos negativos circulares. Creo que estoy experimentando ansiedad. ¿Qué debo hacer?

Sentir ansiedad ante el confinamiento es lo más normal. Es una situación sin precedentes. Es algo nuevo que nos crea incertidumbre y ansiedad. El confinamiento lleva también consigo pérdida de referencias (saber en qué día estamos, por ejemplo). Todas las sensaciones nuevas y diferentes que tengamos entran dentro de lo normal ante esta situación. Por eso es importante no asustarse, sino reconocerlo como una respuesta de adaptación a una situación nueva. No se debe luchar contra la ansiedad, sino reconocer las señales de ansiedad y hacer lo posible para no estar pendientes de ello. Por ejemplo, relajaciones, respiraciones, yoga, mindfulness, tienes muchos recursos en Internet, que te ayudarán a calmar las señales de ansiedad, no eliminarlas. También es importante es hacer un diseño de tareas, rutinas, actividades que nos ayuden a percibir una sensación de control diariamente. Y por supuesto también socializar a través de nuestros dispositivos electrónicos.

Responde Esperanza López Marcos. Psicóloga Clínica. Socia Nexo Psicología Aplicada. Colegiada Nº M-04021

DEVA: Mi hermano vive en el edificio al lado del mío y no nos vemos desde el sábado. Los dos vivimos solos y él tiene asma. En unos días tendrá que salir a la compra y estoy angustiada por si se contagia. Además mis padres están en la zona del levante, 68 y 74 años, y se han quedado allí porque me daba pánico que vinieran en bus o avión. Pero ahora tengo más pánico por si se contagian y acaban en el hospital. Me consta que salen todos los días a por el pan, fruta y el periódico. Y me temo que les cueste cumplir las indicaciones higiénicas. Total, estoy angustiada y me siento culpable porque me hicieron caso y no llevaron coche, fueron en avión, y ahora están allí confinados. No duermo, no como, apenas teletrabajo….

Hola Deva, entiendo perfectamente que ante la situación que describes estés así. Tener a tus seres queridos lejos y en situación de riesgo es muy angustiante. Por suerte, hoy en día tenemos las herramientas necesarias para mantener un contacto instantáneo y saber si están bien. En el caso de tu hermano, en la mayoría de ciudades se han organizado grupos de voluntarios que hacen la compra para las personas de alto riesgo. Os recomiendo que contactéis con un grupo de estos para que así tu hermano no se tenga que exponer, y que mantengáis el contacto y os hagáis compañía. Respecto de tus padres, es totalmente comprensible que te sientas así, pero te invito a que lo analices objetivamente. Con los hechos en la mano, obraste bien al decirles que no volvieran. El virus corre por aquí desde antes que decretaran el estado de alarma, y el peligro de contagio al desplazarse era real. Si están bien en el levante, es normal que les dijeras que se quedaran. Lo que se puede hacer ahora mismo, es repetirles muchas veces las recomendaciones e incluso plantearles también la opción que otra persona haga la compra por ellos, y así conseguir que reduzcan la exposición.

Soy muy consciente que lo que te propongo no es la solución ideal, pero dadas las circunstancias actuales, es lo que está en nuestras manos. No obstante, si que me gustaría recomendarte que, aún y que no estés de humor, o no consigas concentrarte al 100%, intentes mantener una rutina con trabajo, desconectar de las noticias la mayor parte del tiempo (limitándote a ver el telediario o bien a leer el diario un rato cada día), hacer algo de actividad física y, sobre todo, con momento en los que hagas cosas por y para ti y tu bienestar.

Responde Laura Andrés Rodríguez. Psicóloga. Colegiada Nº 25096 

VIRGINIA: Tiendo a la hipocondría, y en los últimos años se me volvió bastante obsesiva la idea de que me puedo atragantar comiendo, o que un pedazo de comida se puede ir a los pulmones, etc. Estos días los estoy viviendo con mucha angustia, y desde ayer que siento que todo lo que como no pasa bien por la garganta pero fue hoy especialmente sentí que un pedacito de zanahoria hervida se quedaba, y desde las 13:30 hasta ahora (las 18 hs) siento una pelota al tragar. Respiro bien, he tosido y tomado de todo, y hasta he intentado comer algo sólido, pero la sensación sigue ahí. Me ha pasado algo parecido hace dos meses, y se resolvió solo, rompiendo en llanto luego de un momento de mucha angustia (todo duró 2 días). Me preocupa pensar que es algo grave y que pueda complicar mis pulmones y mis vías respiratorias en este momento donde tienen que estar sanas, y me preocupa que sea lo que sea no puedan atenderme en el hospital.

Hola Virgina, como bien has notado por lo que describes, los pensamientos obsesivos se vuelven más intensos y constantes cuando una está nerviosa, preocupada, estresada, etc. La situación actual da mucho pie a la angustia, y es completamente normal que ante la incertidumbre, una reaccione así. Lo primero que quiero remarcarte es que esta sensación viene provocada por un pensamiento de tipo obsesivo, y que muy probablemente no tengas nada trabado en la garganta. Evidentemente, la sensación que tienes es real, estos pensamientos de tipo obsesivo tienen la capacidad de generar estas sensaciones en el cuerpo (generan tanta preocupación que el cuerpo responde cómo si fueran la realidad), pero tu garganta no se va a cerrar. Te recomiendo que intentes hacer relajación, o distraerte con aquellas actividades que se pueden hacer en casa (manualidades, cocinar, ordenar, ver películas, escuchar música o leer) que más te gusten. En cuanto a la preocupación por ser atendida en caso de urgencia, decirte que uno de los principales motivos por los que nos piden que no vayamos a los hospitales a no ser que sea sumamente necesario, es precisamente para poder atender a aquellas personas que tienen una urgencia vital (como sería el caso, si te pasara alguna cosa como te preocupa). Permíteme terminar este escrito con la recomendación de pedir ayuda a un profesional de la salud mental que sea de tu confianza, puesto que estas obsesiones pueden ir a más si no se gestionan bien. Cuídate mucho, un abrazo.

Responde Laura Andrés Rodríguez. Psicóloga. Colegiada Nº 25096 

MARÍA ISABEL: Hola, estoy muy asustada, no hago mas que ver las noticias y cada día es peor, necesito alguna palabra que diga alguna cosa buena. Me cuesta horrores dormir, soy una persona supersensible. Ya pase una vez por una cosa no sé si parecida pero también muy mala. Solo que esta vez no es solo por mi, es por todo el mundo. Necesito que llegue la noche y dormir, ya que me cuesta muchísimo. Esto es horrible, se supone que las pesadillas están cuando duermes no cuando despiertas. Creo que necesito algo para la ansiedad para llevarla mejor, no me gustan las pastillas pero estoy dispuesta a tomarlas, y no voy a ver mas las noticias, me he bloqueado todas las paginas de noticias. Qué me aconsejas que haga, gracias.

Hola María Isabel, está claro que la situación actual es de las más complicadas que hemos vivido como país, y es muy normal estar asustado e incluso llegar a sentir pánico si no hacemos algo al respeto. Cómo bien dices, la sobreinformación no te hace ningún bien, lo primero que te recomendaría es que determines un rato al día para ver las noticias, y que intentes no buscar más información al respeto. Ver el telediario o una ronda de un canal de noticias 24h es la cantidad de noticias justa que necesitamos, es información de confianza, está contrastada y no acostumbra a ser alarmista. Si bien es cierto que es muy importante estar bien informado, la saturación de información alarmante es fuente de estrés y ansiedad, especialmente si una ya está en estado de alerta. Esto tiene repercusiones directas sobre el sueño, tal y cómo indicas que ya estás teniendo, sobre el estado de ánimo, e incluso el apetito. Otra cosa a tener en cuenta es que en la sociedad que vivimos actualmente, las noticias nos llegas incluso sin quererlo, así que puedes tener la certeza, que, si hay alguna noticia muy importante que afecte directamente a tu día a día, te va a llegar (aún si sólo miras un telediario).

Es muy importante, además, mantener una rutina más o menos similar en tu día a día, esto va a ayudarte a no pensar constantemente en lo que está pasando. Se que es muy difícil, pero te aconsejaría que dediques tiempo a cuidarte, a hacer tareas del hogar, a llamar a tus seres queridos, a escuchar la música que te gusta. Puede parecer una banalidad, pero es muy importante para mantener un mínimo de salud mental.

Si ves que la ansiedad o el insomnio van a más, sí que te recomendaría que pidieras ayuda a un profesional de la salud mental que sea de tu confianza, puesto que es muy normal no saber cómo afrontar este tipo de situaciones y es muy humano verse desbordada por estas. Muchos ánimos y cuídate mucho.

 

Responde Laura Andrés Rodríguez. Psicóloga. Colegiada Nº 25096 

 

MB: Hola! Tenemos 2 niños de 2 y 4 años, mi mujer solo trabaja los fines de semana ( en una farmacia ) y yo de momento tengo el «privilegio» de teletrabajar aunque hay muchos rumores de despidos en mi empresa. Después de casi una semana de estar encerrados en casa, más o menos estamos aguantando pero los pequeños están imposibles. La pequeña tiene demasiada energía y el grande ya empieza a entender lo que esta pasando pero tiene necesidades reales de salir a la calle a jugar, a ver a sus amigos e ir al cole.. ayer tuvo un ataque de ansiedad ( no el típico capricho o verraquera .. ) y expresó con hiper negatividad los argumentos para ello.. Estamos bastante preocupados con mi mujer porque esto puede alargarse por lo que parece durante bastantes semanas y es imposible tener en casa a 2 niños activos y tan pequeños durante tanto tiempo… Entiendo que en estos tiempos las prioridades son los hospitales.. sanitarios.. la lucha contra el virus.. los mayores.. pero nadie ha pensado en los pequeños que son nuestro futuro y me preocupa mucho como a la larga les puede afectar a nivel psicológico y social este encierro forzado.. Gracias.

Hola MB, entiendo que tu preocupación viene referida a cómo puede esto afectar a tus hijos en cuanto a su salud mental. Entiendo la dificultad, por edad, de explicarles que es lo que esta pasando actualmente en nuestra sociedad. En este sentido te animo a que busques recursos en páginas como Entrenubesespeciales, que presentan recursos para los más pequeños. En otras páginas podrás encontrar recursos que explican deforma didáctica que es el virus y pueden plantear el problema desde otra perspectiva. De momento mi recomendación es intentar busca sustitutivos. En cuanto a cómo puede afectar a la salud mental de tus hijos, muy probablemente no pasará de la frustración e incluso puede ayudarles a tolerar, en un  futuro, otras situaciones que les puedan causar frustraciones. Recomendarte, por lo tanto, que lo más importante es afrontar la situación aceptándola como mala, pero también como una ventana de posibilidades. Tú eres el modelo parental de tus hijos y si tu afrontas positivamente y desde la resiliencia esta situación, también ayudarás a tus hijos a afrontar la situación y a tolerar con mayor facilidad la incomodidad de la misma.
 
Responde Albert Bernadas Rodríguez. Psicólogo del Presencia Activa. Colegiado Nº: 25244
 

MARGA: Tengo ansiedad desde una semana antes del estado de alarma, porque tengo que ir a cuidar a mi madre. Deje de mirar redes sociales y noticias, y ahora solo consulto webs y cuentas oficiales. Pero sigo con ansiedad y cualquier cosa física que tengo me parece que va a ser que me he contagiado. No sé cómo evitarlo cómo dejar de pensar tan negativamente, por qué me voy a poner mala de verdad.

Hola Marga. Primero de todo seria preferible reducir a mínimos la consulta de los medios generalistas, como entiendo que ya has empezado a hacer. Ese ya es un buen primer paso! Después en relación a la posibilidad de contraer el virus ante cualquier síntoma que aparezca. Coge una hoja y escribe cuáles son los dos posibles escenarios. Un escenario será contraer el virus y el otro será no contraerlo. Una vez tengas los dos escenarios, quiero que le adjuntes la probabilidad que tienes de que pasé un escenario u otro, siendo lo más realista posible. Centrándonos en el posible escenario de que te contagies por el virus, aquí escribirás cuales son las posibles consecuencias negativas que se podrán derivar de todo ello. Recuerda ser realista en todo momento. Es importante que te permitas escribirlo, por que podrás procesar la información de forma más realista y no catastrofista. Por último cuando aparezca el pensamiento intrusivo en relación al coronavirus, te recomiendo que te digas STOP y realices una actividad que sea altamente placentera para ti. Y que te digas que le dedicarás una hora a pensar sobre el problema del virus más tarde. 

Responde Albert Bernadas Rodríguez. Psicólogo del Presencia Activa. Colegiado Nº: 25244

DANIEL: Tengo claustrofobia, esto se me hace un sin vivir desde que despierto hasta que llega la tarde noche que es cuando preparo a los niños para ir a dormir. A pesar de que mi trabajo me permite moverme libremente sigo con ataques de ansiedad constantes, tanto que llegado a pensar en quitarme la vida. Todos los días veo que dicen que este confinamiento se alargara más de un mes e incluso hasta Junio y solo de pensarlo ya me pongo muy mal.

Daniel, entiendo que para ti es muy difícil estar en espacios cerrados y
el confinamiento está afectándote de forma muy masiva y despertándote gran ansiedad. Sería muy recomendable para que contactaras con un profesional médico especialista en psiquiatría que pudiera valorar contigo la posibilidad de empezar un tratamiento para controlar la ansiedad. Hoy en día existen muchos medicamentos que pueden ayudarte a afrontar tu día a día mejor y que tu sufrimiento se vea reducido al mínimo. Concéntrate en buscar apoyo en un profesional y una solución que te permita sentirte más calmado ahora y lo más rápido posible. Pon en marcha todos aquellos recursos que tengas a tu alcance. Busca el contacto y el apoyo en personas cercanas y déjales saber como te sientes. En momentos agudos de crisis no debemos llevar nuestras dificultades en soledad sino compartirlos con las personas que nos quieren y nos puedan dar apoyo y comprensión. A medida que la ansiedad vaya reduciéndose podrás disfrutar más de tus hijos y compartir con ellos momentos agradables.

Responde Roser Batalla Serra. Piscóloga. Colegiada Nº 4769

MARÍA: No sé cómo empezar. Pero tengo depresión y ansiedad des-de hace mucho, aparte soy hipocondríaca. El estar encerrada no ayuda  y cada vez creo que tengo una enfermedad. Ahora me pasa con que tengo problemas renales porque no orino mucho. No quiero ir al hospital porque están colapsado y no paro de mirar en Internet y llorar. No sé qué hacer.

María, utilizas algunos conceptos técnicos para definir lo que te pasa por lo que entiendo que has estado en contacto con algún profesional que te ha hablado de ellos. Estar encerrados puede provocar que nos auto-observemos más de lo normal, escuchemos con más atención nuestro cuerpo y encontremos sensaciones corporales que nos pueden asustar. El mirar Internet puede añadir la posibilidad de encontrar
informaciones que nos pueden asustar todavía más. Te aconsejo que dejes de buscar en Internet cuáles son las dolencias asociadas a sensaciones corporales puesto que solo un especialista en medicina puede diagnosticar y orientarte de forma precisa.
El miedo genera muchas sensaciones en nuestro cuerpo que
pueden confundirnos. Si has estado en tratamiento quizás puedes volver a conectar con la persona que te atendió. Muchos profesionales están trabajando on-line. Si no has estado en tratamiento este podría ser un buen momento para contactar y dejarte aconsejar y acompañar para tratar estos sentimientos con los que convives y buscar una salida.
Busca también el contacto con personas cercanas que te den apoyo y comprensión. En los momentos que tengas de más calma intenta recuperar alguna afición que te entretenga. Ponte una rutina diaria de
autocuidado y ocio que estructure tu día.

Responde Roser Batalla Serra. Piscóloga. Colegiada Nº 4769

MERCE: Hola, esta crisis nos pillo separados a mi marido y a mi, por trabajo él en Mallorca y a mis hijos y a mi en Oviedo. Tenia un vuelo para ir con el  y se suspendió, ayer otro vuelo y se suspendió. Tengo un vuelo para el día 23 y vienen mis miedos y dudas, estoy siendo una irresponsable? Me siento mala madre, me expongo y expongo a mis hijos solo por estar con su papá? Me pasa de todo por la cabeza. Y no ayuda que llevo desde el martes anterior encerrada.

En estas circunstancias te encuentras dividida por el hecho de poder estar, cuidar y sentirte unida tanto a tus hijos como a tu esposo. Es muy normal que sientas que no puedes prescindir de ninguno de ellos. Puede ser que lo hayas contemplado ya, pero te propongo que busques un rato en el que puedas estar tranquila, con tiempo y que hables con tu marido de como te sientes, de que es lo que necesitas en este momento y que busquéis entre los dos de mutuo acuerdo cuál es la fórmula compartida al máximo por ambos. Desde mi punto de vista no existen las “malas madres” sino que a veces nos enfrentamos a decisiones difíciles que nos generan conflictos a nivel emocional y de lealtad con los seres queridos. Recuerda que el amor no conoce la distancia ni el tiempo y que puedes expresarlo a todos ellos de mil formas distintas que les llegarán al corazón.

Responde Roser Batalla Serra. Piscóloga. Colegiada Nº 4769

ELEONORA: Hola. Soy una chica italiana que vive y trabaja desde más de 10 años en Madrid. En este momento, mis padres, que ya son mayores, están bloqueados en su casa en  Italia, en una de las zonas con mayor incidencia del virus. De la misma forma yo me encuentro bloqueada en Madrid. A la angustia de no poder salir, se añade el miedo por si les pasa algo a ellos y la impotencia de no poder cuidarles. Esto me genera mucho estrés. Tenéis algún consejo? Gracias .

Las personas necesitamos poder hacer cosas por nosotros y por los demás para poder dar salida a la energía que se genera en nuestro interior en una situación difícil que nos prepara para la acción. El no poder darle salida a esta capacidad nos genera sensaciones diversas que cuesta gestionar. Por otra parte hay muchas maneras de estar, ayudar, cuidar, atender, querer a las personas que queremos. Ellos estando en casa están en una zona segura en la que pueden optimizar los cuidados para su salud. Seguramente, tú estás también en casa cuidándote. Entiendo que tienes contacto con ellos cada día y puedes hacer un seguimiento y compartir con ellos tiempo para hablar, hacerles compañía y saber cómo se encuentran. Busca en las conversaciones momentos para comunicaros vuestros sentimientos de cariño, de pertenencia. Haced planes para cuando todo haya pasado manteniendo objetivos e ilusiones para hacer juntos. Cerrad de forma explícita y consciente el compromiso mutuo de que en cuanto sea posible estar juntos vas a ir a estar con ellos sin demora.

Responde Roser Batalla Serra. Piscóloga. Colegiada Nº 4769

ALBERTO: Tenemos dos niños en casa de cuatro años y tanto mi pareja como yo tenemos que seguir trabajando, pero se nos hace muy difícil coordinar todo estando encerrados en casa. ¿Alguna idea para llevar de la mejor manera esta situación estresante? ¿deberíamos explicarles la situación y posibles consecuencias?

Alberto, creo que vuestros hijos tienen una edad en la que entretenerse mucho rato solos no es fácil y necesitan la presencia, compañía y la guía de un adulto para sentirse tranquilos y orientarse en su día a día. Hacer que sigan una rutina sencilla durante el día les dará seguridad, estarán ocupados y podrán ocupar su tiempo aprendiendo, jugando y sentirse contentos.
Quizás tu esposa y tu podríais repartir el día en bloques durante los cuales mientras uno está con los niños el otro trabaja y viceversa de forma que puedan estar acompañados. Si les ofrecéis algo que les guste mucho y capte mucho su atención seguramente podrán estar disfrutándolo mientras hacéis la comida o un merecido descanso de vuestro trabajo. Un rato cada día podéis proponerles conectar vía telemática con sus abuelos o personas cercanas con las que se sientan muy conectados e intercambiar un espacio de compañía y cariño. También podéis hacer equipos de dos en dos para compartir algunas tareas sencillas de la casa mientras el otro equipo hace otra tarea distinta. En cuanto a la situación que estamos viviendo creo que sería aconsejable estar atento a lo que ellos expresen y concentraros en responder sus preguntas si las plantean y sobretodo explicarles que vosotros estáis tranquilos y seguros y que por ello ellos en casa se encuentran en el mejor lugar y con la mejor compañía posible.

Responde Roser Batalla Serra. Piscóloga. Colegiada Nº 4769

VICENTIN: Buenos dias!!! Me siento agobiado estresado, a veces tengo ganas de llorar y no puedo llorar. Estoy nervioso, me sudan las manos, me siento en la boca del estomago una palpitación lenta  y escalofríos. No tengo fiebre,ni dolor de garganta. Espero una repuesta gracias.

Tu cuerpo te está mostrando que sientes miedo ante lo que estás viviendo. La sudoración de manos, palpitación y escalofríos, sensación de agobio y el bloqueo emocional son señales de que tu cerebro ha puesto en marcha la señal de alarma ante una situación que tu, y también muchas otras personas, vivimos como incierta e incontrolable.
A veces nos cuesta ponerle el nombre de una emoción a todas esas sensaciones que sentimos en el cuerpo y nos asustamos porque creemos que puede ser algo diferente. En este momento estar en casa, cuidarse, procurar así la sensación de seguridad de forma consciente puede ayudarte a ir calmando tu cuerpo entendiendo que lo que te pasa es normal. Fíjate en que tienes control sobre aquello que puedes hacer en casa, en determinar como organizas tu día, tus comidas, tu sueño. Busca el contacto de personas cercanas con las que compartir apoyo, distracción y entretenimiento.

Responde Roser Batalla Serra. Piscóloga. Colegiada Nº 4769

ALBA: Buenos días, Estoy teletrabajando y en general me encuentro bien, aunque vivo sola. Pero me cuesta mucho concentrarme en el trabajo, sobre todo por la falta de sentido que le veo…Seguramente tanto mi empresa como el cliente para el que estoy trabajando van a cerrar o tener que hacer duros recortes, con lo cual el trabajo que estoy haciendo no servirá para nada. Veo muy inútil esforzarme, y eso hace que no me concentre. Sé que debería estar agradecida por tener trabajo aún, pero lo veo todo inútil.

En estos momentos la incertidumbre puede hacer que algunas cosas nos parezcan menos atractivas, ilógicas o innecesarias comparándolas con “nuestra vida normal”. Quizás puedes darle la vuelta a ello y proponerte seguir trabajando como una forma de estar ocupada con algo que ya conoces, que sabes como funciona y seguir concentrada en tu sensación de capacidad, no tanto en si lo que haces tendrá un sentido en relación al futuro. Intenta poner tu conciencia en cómo puedes utilizar tus habilidades y conocimientos para resolver las tareas que tienes entre manos y así, reafírmate en tu valor, conocimientos y destrezas. Esta visión de ti misma te puede ser muy útil también más adelante, tanto si sigues en la misma empresa como si inicias otro trabajo. Estar ocupada, puesto que vives sola, puede dar también una estructura a tu día a día ocupando unas horas del día y después haciendo cosas que te gusten y te produzcan placer. No olvides contactar con otras personas tanto del ámbito laboral como de tu entorno de personas cercanas.

Responde Roser Batalla Serra. Piscóloga. Colegiada Nº 4769

NATALIA: Hola. Mi padre tiene 65 años y vive solo. Está en perfecto estado de salud pero tiene problemas de ansiedad. Está saliendo cada día a correr o a pasear, incluso va a comer a casa de algún familiar, se va de paseo con el coche… Me parece egoísta incluso irresponsable que salga a la calle. Sabe que le pueden multar y tiene estrategias para hacer ver que iba a comprar. Ha comprado mascarillas… Todo lo que nos han dicho que no hagamos.  Como él seguro que mucha gente está en el mismo plan. Es una persona que no sabe estar solo desde que murió mi madre y no sabe estar en su casa. Yo le propongo llamadas por videoconferencia y me ha rechazado alguna diciendo que lo que él «necesita» es contacto físico. Él quería venir a comer a mi casa y le he dicho que no ya que mi marido y yo nos estamos tomando muy en serio el confinamiento, hemos dejado de trabajar de forma presencial y perdido la mitad de clientes en el camino. Me entristece su comportamiento, ya que está poniendo en riesgo su salud y la de los demás, desde el egoísmo de que él «no puede estar solo». A veces me siento imbécil por estar cumpliendo el confinamiento con los sacrificios que supone mientras otras personas se los saltan. También por falta de medidas drásticas por parte del gobierno (cómo muchas empresas que no son de primera necesidad que siguen en funcionamiento, cómo por ejemplo call centers).

Natalia, en este momento puede ser que el confinamiento esté reavivando en tu padre su duelo por la sensación de soledad y de pérdida del contacto y compañía de tu madre. Esto puede estar generando en él, inconscientemente, los mecanismos de supervivencia que nos impulsan a luchar o a huir. Algunas personas necesitan canalizar su ansiedad a través del movimiento, de la acción y también del contacto con otros.  Entendiendo su conducta desde este punto de vista, te animo a buscar un momento donde tu estés tranquila y le hagas saber que entiendes que le resulta difícil seguir las recomendaciones y que para él es necesario moverse y salir para sentirse después más calmado. También, que seguramente no desee poner a nadie, ni a sí mismo en riesgo, que solo desea sentir menos
ansiedad. Si puede notar que le estás entendiendo estará más abierto a buscar contigo opciones para actuar de otra forma. Proponle si puede salir sólo una vez al día si tiene que comprar, asegúrate de que tiene los medios, a través del móvil u otros dispositivos, de contactar con otras personas y buscad juntos que actividades puede hacer en casa que le ayuden a resolver su ansiedad: hacer estiramientos, ejercicios aeróbicos sencillos, moverse al ritmo de la música o bajar algún vídeo de relajación guiada que pueda seguir en algún momento del día.  Recuérdale que estás con él de corazón y mándale abrazos y caricias virtuales. Enséñale, abrazándote a ti misma, que puede abrazarse a sí mismo mientras habláis.

Responde Roser Batalla Serra. Piscóloga. Colegiada Nº 4769

LUISA: Buenos días, tengo un bebé de 1 mes, mi estado de preocupación ahora mismo, me está llevando a la locura, soy un poco hipocondríaca y nadie entiende mi situación actual, presiento que tengo síntomas, me da mucho miedo por que me pongo en la peor situación ahora mismo, no tengo ningún pensamiento positivo, el miedo me abruma. Necesito ayuda! Miles de gracias.

Luisa, te encuentras en un momento muy especial tras haber dado a luz. Tu cuerpo se está recuperando del parto. Si estás dando el pecho, las hormonas (que nos afectan emocionalmente) están trabajando para alimentar a tu bebé. El ritmo de dormir y estar despierta depende de tu bebé y no de ti misma. Estás aprendiendo muchas cosas nuevas sobre la relación con tu bebé para encontrar una sintonía entre ambos. La maternidad en esta primera fase puede hacer sentir a las mamás cierta sensación de estar un poco desconectadas del exterior.  Poco a poco trata de estar muy presente con tu bebé mirándolo, hablándole, cantándole y buscando en él el inicio de esta conexión especial que te puede conectar con el presente, el aquí y el ahora. Cuando tengas un ratito puedes escribir en una libreta tus sensaciones y emociones a forma de diario dejándote expresar todo aquello que sientes sin ningún juicio, sólo dejando que fluya tal y como es.Re cuerda que si tienes dudas sobre los síntomas puedes pedir información a tu médico de referencia.

Responde Roser Batalla Serra. Piscóloga. Colegiada Nº 4769

VIRGINIA: Me estoy despertando por la noche con sensación de ahogo. Tengo mi hijo fuera y desgraciadamente con una relación muy mala. Me angustia que lo pase mal. Me gustaría también tener herramientas para desconectar. Esto va para largo. Agradezco vuestras palabras. Abrazo virtual.

Virginia, en los momentos de dificultad es natural que se mueva en nuestro interior un sentimiento muy fuerte de pertenencia y de unión con personas muy cercanas. Durante nuestro descanso en la noche la mente conecta con emociones y recuerdos, reales o imaginarios que pueden explicar que te despiertes con sensación de ahogo. Durante el sueño nuestro cerebro no distingue lo real de lo imaginario. Cuando sientas esta angustia durante la noche, enciende la luz y observa con atención el lugar dónde estás y date cuenta de que estás despierta y que lo que soñabas no está sucediendo. Durante el día procura seguir una rutina desde primera hora de la mañana y busca el apoyo vía telefónica o virtual con familiares y amigos con los que puedas compartir un tiempo de apoyo mutuo y cariño. Confía en que tu hijo estará recibiendo, allí donde esté, información y apoyo para sentirse seguro y a salvo.

Responde Roser Batalla Serra. Piscóloga. Colegiada Nº 4769

KHAULA: Buenas tardes, soy una chica de 21 años, árabe, vivo en una residencia escolar, debido al coronavirus he tenido que venirme a casa de mis padres ya que la residencia ha cerrado. Me llevo súper mal con mi familia, sobretodo con mi padre, al segundo día de la cuarentena me pelee con el, me pegó y ya no hablo con el. Tengo un pasado oscuro con mi padre, es un machista, misógino, asqueroso, en definitiva le tengo mucho odio y asco, es un mal padre y esposo. Debido a todo esto decidí irme a una residencia escolar ya que no tengo los medios necesarios para independizarme aun. No sé qué hacer ahora mismo, quizás la cuarentena sea mucho tiempo y yo no aguantaré estar en mi casa. Aparte de que somos 4 hermanos y una de ellos es una bebe de 1 año, mi madre tiene que trabajar y yo tengo que cuidarla y no puedo con tanto, estar deprimida y hacer todo esto, todo me supera, muchas veces pensé en suicidarme, y ahora tengo mas razones porque tengo que estar encerrada con ellos. Necesito ayuda.

Hola Kahula, quiero decirte que valoro el esfuerzo que estás haciendo de cuidar a tu hermana bebe y ayudar a tu madre. Es importante que pienses que esta situación no es permanente sino temporal. Entiendo que sea difícil la convivencia con tu familia, pero es un momento puntual en el que también tienes que pensar en tu bienestar, estar más centrada en ti y en procurar ser más resolutiva. Créate una rutina diaria donde haya espacios, aunque sean pequeñitos, para hacer cosas que te gusten. Centrarte en ti y hacer cosas para ti te va a ayudar a sobrellevar mejor la situación y tolerar durante este tiempo la convivencia con tu familia.

Responde Montse Busquets. Psicóloga del Institut RET. Colegiada Nº 13283

JUAN: Buenas tardes. Mi situación es la siguiente, yo trabajo en una profesión en la que se puede estar expuesto a este tipo de virus de la actual alerta sanitaria. La principal preocupación  y por la que no duermo más de 3-4 horas a día, me ha salido una erupción en la piel tipo eccema y tengo taquicardias, es que mi mujer está embarazada de 25 semanas y la posible contaminación del virus podría ser fatal. No tengo posibilidad de aislarnos y eso me está matando. Muchas gracias por la atención.

Sentirse preocupado ante la situación que estamos viviendo es normal. Quizás seria bueno que te centraras más en el presente, y no dedicarás tiempo en pensar en lo que podría pasar, ya que esto generará más ansiedad y no te ayudará a ti ni a las personas que tengas a tu alrededor. Es importante que trates de cuidarte e ir solucionando los problemas o inconvenientes cuando surjan, pero no anticiparte a ellos puesto que esto no te ayudará a ser resolutivo ni funcional. Son momentos difíciles y la ansiedad crece cuando pretendemos controlar aquello que no podemos. Intenta pensar en lo que depende de ti y en lo que está en tus manos. 

Responde Montse Busquets. Psicóloga del Institut RET. Colegiada Nº 13283

SERGIO: Hola!! Os escribo porque mi mujer esta embarazada de 24 semanas,con lo cual le tocaba ir a la prueba de la glucosa la semana que viene,a raíz de los acontecimientos no podemos ir por supuesto,y ella ya esta empezando a pasar muy malas noches,porque sus padres son de riesgo muy alto. A esto se junta el embarazo,que no podemos salir de casa,le duele muchas veces la barriga y no podemos ir al medico y empieza a llorar,ansiedad,no puede respirar bien,etc… Como podría hacer para poder ayudarla? Le hago hacer ejercicios de respiración,intento distraerla de cualquier forma pero me veo superado muchas veces,creéis que podríais ayudarme? Muchas Gracias de antemano,un saludo y mucho animo para todos.

Hola Sergio, decirte que todo lo que estás intentando hacer para ayudar a tu mujer está bien, acompañarla en su angustia en estos momentos es importante. Muchas de las reacciones de tu mujer son también normales fruto de sus cambios hormonales debido al embarazo. Ante cualquier duda relacionada con el embarazo es importante tener un contacto con el ginecólogo/a que os lleva ya sea por teléfono o correo electrónico. Debido a su estado, las visitas que os toquen os la van a conceder.  En referencia a lo que puedes hacer, más que tratar que se sienta mejor, es acompañarla, escucharla y estar a su lado, haciendo que juntos el dolor y la angustia sea menor.

Responde Montse Busquets. Psicóloga del Institut RET. Colegiada Nº 13283

NIDIA: Hola tengo 29 años y soy auxiliar de enfermería. Trabajo en una residencia de ancianos de Valencia que por suerte no tiene ningún caso de Covid19. Nos han cambiado los turnos haciéndolos intensivos de 08 d la mañana a 21 de la tarde y el turno d noche fijo que soy yo de 21 a 8 d la mañana(me han impuesto el turno fijo de noches sin consultarme). Esto me genera una gran ansiedad porque de momento es 1 mes y medio y a mi trabajar de noche no me sienta bien trabajo 2 noches y libro 2 días. Esta situación me satura asta el punto de que me paso todo el día en casa llorando pensando en la situación. Salgo a la calle veo el panorama y me hundo mas. A mi pareja no la veo porque vive a casi 1 hora  de mi ciudad. Tengo pesadillas y se me hace insoportable pensar que de aquí a 1 mes no la voy a ver….Sumamos la situación laboral, las noticias en la televisión y no tener mi vida como antes y me hundo. Han sido muchos cambios en poco tiempo que no asimilo, aparte tengo sobrepeso y me tiro el día comiendo de la misma ansiedad…no se que hacer como sobrellevarlo. Vivo con mi padre y la relación ya últimamente estaba mal y ahora mas.

Hola Nidia, en primer lugar, decirte que es muy valioso el trabajo que estás realizando puesto que los sanitarios estáis teniendo un papel fundamental, cuidando a las personas que más lo necesitan y asumiendo cambios que requieren de una adaptación rápida. 

Por ello tienes que saber que, durante esta fase de adaptación a los cambios, es normal que percibas incomodidad e incertidumbre, pero es un proceso por el que debes pasar sin tratar de no querer sentirte así. Es normal sentirse triste y preocupada. Los momentos que tengas para ti, aunque sean poquitos, céntrate en tu bienestar, haz cosas que te gusten y descansa lo más que puedas, aunque los horarios no sean a los que estas acostumbrada. Son momentos difíciles que debemos afrontar por ello puede ayudarte pensar que esto es una situación temporal y no definitiva. 

Responde Montse Busquets. Psicóloga del Institut RET. Colegiada Nº 13283

MAR: Llevo desde viernes encerrado en casa ,con un niño de 4 añitos. Soy una persona muy activa, vivo en un mini apartamento, solo de pensar que aún queda muchos pero muchos días me entra ansiedad, impotencia, me empieza a palpitar a tope el corazón, empiezo a comer ,me pongo a llorar ,extraño ir a correr ,hacer deporte ,me doy cuenta que no puedo respirar cuando me encuentro mentalmente, es un cúmulo de cosas , socorro, nunca imagine estar en esta situación… podría escribir un periódico aquí de todo lo que siento .. ayuda POR FAVOR.

Hola Mar: Por lo que comentas os está costando adaptaros a la nueva rutina del confinamiento en casa. Aprovecha estos días para hacer cosas que la rutina habitual no te deja hacer, como jugar con tu hijo o descubrir nuevas aficiones. Estar ocupada te ayudará a no darle tantas vueltas a la cabeza, que es el origen de la ansiedad que sientes.

Responde Gema del Pozo Gómez. Psicóloga. Colegiada Nº 26866

RAQUEL: Siento que me ahogo encerrada en casa, a pesar de que intento hacer deporte y demás para distraerme.

Hola Raquel: Cuando se nos alteran las rutinas y encima nos obligan a hacer algo que no nos gusta o a lo que no estamos acostumbrados, como pasar mucho tiempo en casa, es normal que sintamos que “se nos cae el techo encima”. Sin embargo, por el bien de todos es importante que estemos en casa el máximo tiempo posible.

Para poder pasar el tiempo de manera más entretenida, por redes sociales puedes encontrar diferentes actividades culturales y de ocio. Probar cosas que tenías pendiente (cocinar nuevas recetas, nuevas aficiones, nuevos tipos de ejercicio físico) también te ayudarán a sentir que el tiempo pasa más deprisa.

Responde Gema del Pozo Gómez. Psicóloga. Colegiada Nº 26866

MARÍA: Hola!!! Hace seis años pasé por uno de los momentos más duros que pueda sufrir una persona, y justo ahora empezaba a volver a tener ilusión por las cosas. Había empezado a salir un poco más, a comunicarme, a socializar… cosa que hacia mucho tiempo no hacia por mi depresión. Y justo ahora….. pasa esta catástrofe… Se que no es justo quejarme, hay gente que está mucho peor que yo… Pero, me vuelve a entrar una angustia y unas ganar de llorar todo el tiempo, que no se si si podré aguantar todo el tiempo que nos queda de reclusión forzosa. Gracias por leerme.
A veces solo saber que hay alguien al otro lado que te «escucha» ya ayuda.

Hola María: Muchas veces puede aparecer la sensación de que no vamos a salir de esta situación, sobre todo cuando parecía que estabas empezando a salir de otra muy dolorosa. Sin embargo, como tú misma has podido comprobar, hasta de las situaciones más dolorosas somos capaces de sobreponernos, o al menos, de aprender a vivir con ellas. La principal recomendación es siempre que estés ocupada, con una estructura de tu día a día pero que también te permita tener tu espacio de ocio, relajación y diversión. En tu texto pones que tienes todo el tiempo ganas de llorar. Llorar no es malo, sirve para desahogarnos, y te ayudará a desahogar la tensión acumulada, pero siempre con la mente puesta en que cuando el llanto pase, hay que hacer cosas para estar entretenida.

Mantén el contacto con los tuyos, comparte tu angustia y frustración, ellos son los que mejor te conocen y los que podrán consolarte y hacerte ver que estás en un bajón, pero que te vas a reponer de esto.

Responde Gema del Pozo Gómez. Psicóloga. Colegiada Nº 26866

JORGE: Hola ,buenos días. Este encierro me genera mucha ansiedad. La no posibilidad de salir y en cierta forma cambiar los hábitos de vida me están dificultando un equilibrio emocional, lo que mas preocupa en no saber gestionar pensamientos catastróficos. Vivo lejos de mis hijos ,ellos están en mi país de origen y uno de ellos es insulínico dependiente  y recién  ahora esta llegando este flagelo. Obviamente su compromiso con el cuidado de su salud no es el ideal, mi deseo es apartar de mi los pensamientos catastróficos. Desde ya quiero agradecer la posibilidad que ofrecen a través de esta pagina exponer las preocupaciones que invaden a la mayoría.Muchas gracias.

Hola Jorge: Entiendo la preocupación que le surge a raíz de la distancia a la que está de sus hijos, especialmente cuando uno de ellos es persona de riesgo. Si bien esta preocupación es normal, en su día a día confinado en casa no le va a ayudar.

Centrarnos en el hoy, en un día cada vez, establecer una rutina dentro de las actividades que hacemos en casa y mantener el contacto con los nuestros por videollamada, que nos ayude a comprobar que se encuentran hoy bien, serán recursos muy útiles para poder sobrellevar ese día a día. Dado que en los medios de comunicación el asunto del coronavirus no deja de emitirse, es importante que también te dosifiques la exposición a los medios, ya sea televisión, radio o internet, y es que esto puede ser también una fuente de angustia que dispare los pensamientos más desagradables.

Por otro lado, si estos pensamientos catastrofistas no desaparecen o hacen que estas actividades rutinarias se vean afectadas, recomiendo que las compartas con detalle con un profesional que te ayude a enfrentarte a ellas.

Responde Gema del Pozo Gómez. Psicóloga. Colegiada Nº 26866

JOSE: Tenemos una hija de 32 años ingresada en una residencia geriátrica ya que no hay plazas en otros centros en Girona.
Desde el pasado jueves no podemos verla y mucho menos hacerle compañía .Tiene mucha dependencia ya que su discapacidad por una enfermedad es del 86%. No habla y tiene el lado derecho paralizado. Nosotros los padres y su hermano estamos desconsolados. Podemos llamar de vez en cuando y el centro nos manda correos por mail. El aislamiento puede durar muchas semanas. Que podemos hacer?. Muchas gracias

Jose, estamos viviendo una situación excepcional y se están tomando medidas necesarias para el bien colectivo e individual. Debemos pensar que todas estas restricciones son por el bienestar de todos y de vuestra hija. Entiendo vuestro desconsuelo porque  lo que desearíais es estar  junto a ella  y verle más en estos momentos .Vamos a darle un significado en positivo y pensar que podéis  tener vías de  contacto con ella. Aprovechad esas llamadas y  correos vía mail  para hacerle llegar toda vuestra fuerza y amor. Explicadle  también el motivo de la ausencia de vuestras visitas para que pueda entenderlo. Confiad en los profesionales sanitarios que  seguro le estarán proporcionando todo el cuidado  y soporte emocional que necesita. Mucho ánimo!.   

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Nº de colegiada: 11209COPC

ANÓNIMO: Siento que me falta el aire, pensaba que era asma pero me pasa más cuando estoy nerviosa. Me duele la barriga me cuesta dormir la noche entera y tengo un tic en el ojo.  ¿Cómo puedo aprender a calmarme y a ser positiva como era antes?

Son circunstancias difíciles para todos, pero si la positividad es algo que te caracteriza, tienes herramientas para «llevar» esta situación. La clave puede estar en recordar esas actividades que te hacen sentir bien. 

Podrías realizar una lista de cosas que te gustan y te aportan calma y bienestar, ejemplo: conversación con amigas, deporte (finalízalos siempre con estiramientos, respiración o yoga si te ves más alterada), pintar, leer,  y usar la imaginación para adaptarlas a casa. 

Recuerda que nuestro deber es cumplir la normativa establecida, más allá de eso no tenemos control, tan solo la responsabilidad de mantenernos lo mejor posible física y mentalmente.

Responde Iris Henríquez González. Psicóloga Sanitaria. Nº Col: P-02392

VIDINA: Buenos días, en estos días de cuarentena siento que por las mañana me siento más animada; sin embargo, a medida que va llegando la noche, me voy angustiando más. A pesar de esto, estoy pasando por una ruptura amorosa de una relación de 6 años y medio y se me hace muy duro estar en casa. ¿Qué puedo hacer?
Muchísimas gracias.

La cuarentena es complicada, y las rupturas más. No obstante, veo también un aspecto positivo en todo ello: ante las pérdidas, tendemos a ocupar el 100×100 de nuestro tiempo, lo que en principio parece positivo, pero no dejamos salir el dolor que una pérdida supone y que si no «traspasamos» se nos «enquista» lo que conlleva no superar la ruptura. En tu caso, tienes la oportunidad de tener tiempo para ti, y dejar salir todo lo que una ruptura y de tanto tiempo supone. Recuerda siempre que TODO ES PASAJERO! 

Por otro lado, las tardes, cierto es, que a todos se nos hacen más largas y difíciles, organízate la mayoría de las actividades en los horarios de tarde: deporte, juegos de mesa ( si vives sola con amigos por vídeo llamada organiza «eventos), cosas pendientes que tienes en casa, libros, etc.

Responde Iris Henríquez González. Psicóloga Sanitaria. Nº Col: P-02392

EDURNE: Hola, llevo desde el sábado haciendo cuarentena. Vivo con mi marido mi hija y mis madres de 69 años y ayer salí a la farmacia y a comprar y estaba muy nerviosa por si traía el virus y contagiaba a todos. Hoy me desperté mal de tripa y mi hija y mi marido se notan raros de la tripa. Tengo mucho miedo y mi madre me lo nota y ella está noche no ha dormido nada, tenemos miedo.

Hola Edurne. Es normal que este estado nos ponga a todos en alerta ante cualquier pequeño síntoma. Nada es descartable, pero es importante que hagamos caso y creamos, de verdad, en lo que nos dicen las noticias, SIEMPRE FUENTES OFICIALES. Con esto quiero decir que dentro de los síntomas más característicos del COVID-19 no han indicado el dolor de barriga. Has y estás siguiendo las medidas de forma correcta, y es en eso en lo que nos tenemos que centrar.

Lo más importante en estas circunstancias es mantener la calma. Tienen mucha suerte de estar en familia, son circunstancias difíciles, pero podemos sacar partido de ello, proponer actividades de ocio donde el protagonista sea el humor, añadir momentos de calidad en estas circunstancias es de gran importancia.

Si muestran síntomas característicos de este virus: tos, malestar general, fiebre, consulten, pero recuerda que ante el miedo sugestionamos y nos paralizamos. 

Planear un día de diversión familiar (en casa por supuesto), puede hacer que desvíen la atención de esta crisis y se reduzca el miedo de todos. 

Por otro lado, recuerda la importancia de seguir rutinas, hacer deporte, comer sano, etc. Todo ello ayudará a conciliar el sueño y mantenernos en equilibrio.

Responde Iris Henríquez González. Psicóloga Sanitaria. Nº Col: P-02392

LEA: Trabajo en urgencias del hospital, veo la situación todos los días y la falta de recursos adecuados. Me enfrento a diario a esta nueva enfermedad, y tengo mucho miedo por contagiar a mi familia y pareja. No puedo dormir por las noches y mi trastorno de enuresis ha empeorado. No sé cómo gestionarlo. Mi trabajo me apasiona, pero el miedo me está superando. No sé cómo afrontar que esto se alargue semanas y meses.

En primer lugar, muchas gracias por la labor que estas realizando.

Comprendo que estas circunstancias y cómo se está gestionando te genere ansiedad, pues estas viendo una realidad de primera mano. No obstante, el miedo no es productivo, si no que nos paraliza.

Comentas tu miedo a contagiar a tu familia, no obstante, siempre que sigas tomando las medidas adecuadas ya estás haciendo todo lo que está en tu mano y si hasta ahora no se han contagiado es porque estas procediendo como se debe hacer.

Por otro lado, te recomiendo que valores tu GRAN APORTACIÓN a estas circunstancias, el trato que tienes con cada persona que acude a urgencias, el hecho de atenderlos, etc. Todo aquello por lo que te apasiona tu trabajo y la oportunidad de poder ejercer de ello puede enriquecerte como profesional y como persona.

Centrar tus pensamientos en ello y en el momento presente puede ayudarte a gestionar ese miedo que te paraliza.

Evita a toda costa la sobreinformación, el pensar en el tiempo que durará estas circunstancias, y céntrate más en aquello que diariamente estas aportando para superar esta crisis.

Por último, con respecto a la enuresis, creo entender que es un trastorno que viene de hace tiempo, por lo que conocerás las recomendaciones y pautas para abordar este problema, no obstante, si necesitas no dudes en ponerte en contacto que te las facilitaremos sin inconveniente.

Responde Iris Henríquez González. Psicóloga Sanitaria. Nº Col: P-02392

SUSANA: Tengo tendencia a la hipocondria, con lo que estoy llevando bastante mal todo el asunto del coronavirus. He llegado hasta tal punto que he silenciado algunos grupos de Whatsapp, incluido el familiar, porque me llegaban excesivos chistes y memes y yo al asunto le encuentro muy poca gracia… ¿estoy haciendo lo correcto?

Los hipocondríacos, las personas que tienen tendencia a los miedos a estar enfermos, a padecer enfermedades o contagiarse, por lo general lo que hacen es evitar tomar contacto con lo que les asusta. Y para eso organizan todas sus conductas para evitar cualquier contacto con el miedo o la preocupación a poder enfermar.

Evitar en este caso es como querer cambiar el mundo. Que la gente que me rodea no hable del coronavirus, que no haga chistes, o memes es como intentar que el mundo cambie para que tu no te pongas nerviosa o no te asustes.

Esto es una forma de evitación y lo que produce es un aumento del miedo y de la preocupación porque obliga a estar constantemente huyendo, escapando de las noticias, de las conversaciones sobre el coronavirus.

Es como el ejercicio de decirle a alguien: no pienses en un elefante rosa, no quieras pensar en un elefante rosa. Nada más oírlo vamos a empezar a pensar en un elefante rosa. Cuanto más intentamos evitar contacto con lo que nos asusta más pendientes vamos a estar de lo que nos asusta.

¿Cómo evitarlo? De la forma más natural posible, lo mejor sería naturalizar las conversaciones, no evitar hablar de ello, pero procurar no estar siempre con el monotema.

Otra buena herramienta es no estar pendiente de los medios de comunicación más de media hora o una hora diaria. Con este tiempo podrías estar perfectamente informado sobre las medidas preventivas que debes tomar y conocer cómo va la situación.

Otra clave, es no comprobar constantemente las señales fisiológicas de miedo o de ansiedad. Cuando estamos autocomprobando y sobre atendiendo a nuestras propias sensaciones corporales estamos incrementando más nuestra activación fisiológica y nuestra preocupación.

Lo mejor es que esas señales aparezcan y desaparezcan por si mismas. Si esas sensaciones yo no las mantengo con una autobservación permanente van a desaparecer y además es positivo que observes como esas señales fisiológicas se incrementan y disminuyen, llegando a desaparecer sin que tengamos que hacer nada (medicarnos por ejemplo).

También es importante, cuidar la frecuencia y la intensidad de los comportamientos relacionados con la prevención de la salud (limpieza, lavados de manos, etc….) no hacerlo excesivamente, sólo siguiendo las indicaciones establecidas por las autoridades sanitarias.

Estar siempre pensando en el coronavirus o en la posibilidad de evitar el contagio no va a hacer la situación ni más corta ni más llevadera.

Ante la recepción de nuevas noticias oficiales que te puedan provocar una excesiva activación fisiológica, es mejor realizar unas respiraciones profundas para tratar de relajarnos, pero nunca evitar recibir información necesaria.

Responde Esperanza López Marcos. Psicóloga clínica. Socia de Nexo Psicología Aplicada. Colegiada Nº M-04021 

CARLOS: Mi mujer es enfermera en un hospital de Madrid y estoy viviendo con mucha angustia toda esta crisis. Ella se marcha y yo me quedo todo el día en casa pensando si va a enfermar. Cuando llega, tengo miedo de acercarme a ella, o de que se acerque a mi hija porque temo que cualquiera de los dos podamos infectarnos. Con muchos días por delante en esta situación no sé cómo lo afrontaré.

En esta situación que estamos viviendo es normal sentir miedo porque tiene todas las características de las situaciones que nos producen miedo y estrés.

Es una situación completamente nueva porque nunca hemos vivido nada parecido, ni nuestra generación ni las anteriores. Por eso, no tenemos ni herramientas ni recursos para actuar con control y con calma.

Además, es una situación impredecible porque no sabemos ni cuánto va a durar ni lo que nos puede pasar ni cómo vamos a salir de esta. Y es amenazante porque las situaciones que nos llegan a través de los medios de comunicación no son nada halagüeñas.

Con estas características es normal tiene miedo. Vivir en la incertidumbre es lo peor que toleramos los seres humanos. Porque buscamos siempre la seguridad, una forma de controlar las situaciones, ¿cómo? preocupándonos.  Y esta preocupación produce el efecto contrario al buscado, más incertidumbre y más miedo.

Para evitarlo son necesarias 3 cosas:

Lo primero aceptación de la situación, del miedo y las emociones. Si luchamos para no tener miedo es cuando entramos en el bucle de cuanto más luchas por no tener ansiedad, más ansiedad sientes.

La segunda cuestión es no luchar para eliminar ese miedo. Se puede vivir haciéndole un espacio al miedo. Podemos buscar lo que verdaderamente nos importa, en este caso estar con tu hija, jugar con ella… cuidar de tu mujer. Es bueno preguntarse con qué me voy a sentir yo más contento esta noche cuando me acueste. Cómo me gustaría comportarme ante esta situación si yo no tuviera este miedo.

Y esas respuestas es lo que tenemos que perseguir, hacía eso debemos dirigir nuestras conductas. Decidir cómo quiero pasar mi día y cómo me gustaría reaccionar.

Y por último elegir las conductas que sean importantes para ti y realizarlas aún con miedo, dejando un espacio al miedo.

Esto es un entrenamiento, no se consigue de forma inmediata, si no poco a poco. Pero, en ningún caso luchar contra el miedo.

Responde Esperanza López Marcos. Psicóloga clínica. Socia de Nexo Psicología Aplicada. Colegiada Nº M-04021 

 

LAURENT: Hola, todas las noches me despierto a las 4h de la mañana. Durante el día estoy teletrabajando con una nueva herramienta informática que no domino y que me estresa porque tengo miedo de quedarme atrás respecto a mis compañeros. Tengo sensación de falta de aire varias veces al día, ya que soy de naturaleza angustiado.
Cada vez que leo una noticia, me siento peor pensando en mi familia que vive lejos, y me pone muy triste. Espero que pueda darme consejos, un saludo cordial.

Hola Laurent. Es normal que esta situación nos altere y entremos en bucles de ansiedad y frustración. Pero hay multitud de herramientas que nos pueden ayudar.

En primer lugar, los aplicativos de las empresas SIEMPRE generan estrés al inicio, pues son nuevas herramientas y cada uno tiene su ritmo a la hora de manejarlas. Lo importante es tener paciencia y mantener la calma, en caso contrario nos bloqueamos y no somos resolutivos.

Puedes marcarte mini objetivos diarios para ir comprendiendo la nueva herramienta informática. Recuerda que lo que más valora una empresa es la actitud del empleado, lealtad y perseverancia.

Por otro lado, en cuanto a las noticias, la recomendación es gestionar la carga de información que estamos recibiendo y que siempre sea de primera mano. Escuchar tan solo las noticias una vez al día y no leer toda la información que nos llega a través de redes sociales. El humor es muy positivo en estas circunstancias, pero la información, en muchas ocasiones falsa, tan solo nos genera miedo y ansiedad, no exponernos a ellas es lo mejor.

En relación a la familia, son momentos que nos están ayudando a valorar las relaciones con nuestros seres queridos, las nuevas tecnologías nos ayudan a mantener el contacto diario, videollamadas, whatsapp, etc.

Pero recuerda: la mejor manera de ayudarles es cuidarte tú, física y mentalmente. Que ellos te vean bien y tú verlos bien a ellos hará que esta circunstancia sea mucho más pasajera. Realizar juegos, deporte o compartir momentos de humor es más positivo que hablar únicamente de las circunstancias por las que pasamos.

Recuerda sobretodo la importancia de:

Hacer ejercicio diario: hay multitud de ofertas en las redes sociales e internet.

Realizar relajaciones que pueden ayudarte a disminuir los niveles de ansiedad.

Buena alimentación y contacto diario con los demás.

Responde Iris Henríquez González. Psicóloga Nº Col: P-02392

MARÍA JOSÉ: Hola, no sé muy bien por dónde empezar o expresarme, pero desde que estamos viviendo esta situación a la hora de irme a dormir siento mucha ansiedad y ganas de llorar, no consigo conciliar el sueño y tengo pesadillas y ya no sé cómo actuar. Vivo con mi novio y el día lo paso bien, aunque no pueda ir al trabajo lo paso haciendo cosas en casa para distraerme, pero al caer la noche me viene el bajón y ya nose cómo actuar. Yo vivo en Murcia y mis padres en Caravaca de la Cruz y el no poder ir a verlos también me cuesta no se es muy rara toda esta situación, aunque estoy convencida que saldremos adelante.
Mil gracias un saludo

 

Es normal que tengamos problemas de insomnio en estas circunstancias tan inusuales. Las rutinas cambian y valoramos/añoramos más las relaciones con nuestros seres queridos. Es una gran suerte que puedas continuar yendo al trabajo y conviviendo con tu pareja ya que te permite mantener una rutina.

Por otro lado, es muy positivo que realices diferentes actividades de entretenimiento, no obstante, si a la hora de ir a dormir salen multitud de pensamientos que impiden la conciliación del sueño, es oportuno atender a ellos y ver qué está ocurriendo.

A pesar de la dificultad de esta situación, es una gran oportunidad para abordar todas aquellas cosas que hemos dejado apartadas por el ritmo frenético de nuestra rutina diaria. Una oportunidad para conocernos mejor a nosotros mismos.

Por otro lado, técnicas de relajación (especialmente antes de irte a dormir), ejercicio diario y buena alimentación son fundamentales en estas circunstancias.

Hay muchas aplicaciones para escuchar técnicas de relajación guiadas, aquí te dejo un par de ellas

CALM

RELAJACIÓN http://www.mindfulmanagement.es/audios/

En cuanto al deporte en las redes sociales se ofrece una gran variedad de ejercicios para cada día de la semana.

Y como bien dices: ¡saldremos de esta! y recuerda que de toda circunstancia se puede sacar algo positivo. Aprovechemos para hacer todo aquello para lo que nunca tenemos tiempo.

Responde Iris Henríquez González. Psicóloga Nº Col: P-02392

ANTONIO: Llevo desde el viernes aislado en casa. No tengo ningún síntoma que me haga sospechar que pueda estar enfermo. Pero voy viendo como mi despensa va menguando y pensar en que mañana o pasado tenga que salir a la calle para comprar me genera pánico al contagio. ¿Cómo evitar esta situación?

Lo más importante es estar correctamente informado por el nuevo coronavirus y no dejarse llevar por la multitud de mensajes que recibimos por la redes sociales, muchos de ellos bulos.

Las autoridades sanitarias y los medios de comunicación deben ser nuestras fuentes de información para conocer cómo se transmite el Covid-19, y qué precauciones debemos de tomar.

También es necesario entender que el miedo es una emoción normal, y es normal que aparezca ante una situación tan  desproporcionada como la que estamos viviendo. El problema es cuando ese miedo produce una situación de bloqueo como esta que nos impide salir de casa.  

Una forma de tratar de vencer este miedo es afrontarlo poco a poco, es decir, no salir todos los días y tratando de espaciar las salidas más necesarias en el tiempo. Una vez realizada la salida comprobará que no pasa nada, que no tiene que pasar nada y eso ayudará en la siguiente.

Pero insisto, la mejor manera de afrontar esta situación es tener siempre información veraz y contrastada.

Responde Eva M. Barata, psicóloga del SAMUR-Protección Civil, colegiada Nº: M16217

 

TERESA: Mi madre tiene 85 años y, por suerte, está muy bien de salud, pero tengo la necesidad de saber continuamente cómo se encuentra. No sé como gestionar bien mi comunicación con ella, cuantas veces llamarla, cómo enfocar la conversación…. No quiero trasladarle una sensación de ansiedad o angustia…

 Los mayores tienen que estar informados de lo que está pasando sin alarmas. Darles información veraz sobre el coronavirus, obtenida de las fuentes oficiales y medios de comunicación, y adaptada a su lenguaje y sus características.

En cuanto a las llamadas, hay que realizarlas cuando se consideren oportunas, pero no en una frecuencia mucho mayor a la que se hacían antes de la aparición del coronavirus. Más llamadas de las habituales les pueden alarmar.

Lo mejor sería evitar que las conversaciones que tengamos con las personas mayores no giren única y exclusivamente en torno al coronavirus. Elegir temas cotidianos, cómo ha ido el día, qué has comido…

Además, para reducir su ansiedad o su preocupación debemos transmitirles también que estamos bien, que si tienen nietos hablen con ellos y comprueben que están bien, que están ahí. Les dará seguridad.

Además de todo esto es muy recomendable que, si el mayor dispone de nuevas tecnologías, mandarles videos o realizar videollamadas.

Responde Eva M. Barata, psicóloga del SAMUR-Protección Civil, colegiada Nº: M16217

ANA: Tengo un hermano con una discapacidad intelectual al que salir de sus rutinas le supone un gran trastorno emocional. Con todo lo que está pasando está muy descolocado y no sé cómo manejar la situación.

En el caso de las personas con discapacidad es esencial informarles de forma que puedan entender la situación. La forma de hacerlo debe estar adaptada a cada tipo de discapacidad, en línea con la forma habitual de comunicarse con ellos.

Pero siempre deben estar informados tanto de lo que está ocurriendo, como de lo que puede llegar a ocurrir.

Mantener la comunicación con ellos, e intentar, como en el caso de las personas mayores, que las conversaciones no giren única y exclusivamente sobre el coronavirus.

Escuchar sus necesidades y demandas nos permitirá poder hablar de otros temas.

Responde Eva M. Barata, psicóloga del SAMUR-Protección Civil, colegiada Nº: M16217

JAVIER: Estoy ya desesperado, y llevo solo tres días encerrado en casa. Tiene pinta de que esto va para largo, y me entra claustrofobia solo con pensarlo. ¿Cómo debo enfocarlo? ¿cómo puedo prepararme en lo psicológico para permanecer entre estas cuatro paredes sin salir a la calle?   

Javier, el escenario que estamos viviendo ha hecho que nuestros hábitos y conductas se vean alterados. En estos momentos es importante que puedas centrarte en el día a día y realizar actividades que te puedan motivar y que ahora sí puedas dedicarle tiempo. Pensar en positivo, en hacer cosas importantes para ti y para los demás, te va ayudar a sobrellevar esta situación. El humor es también un gran aliado.

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Nº de colegiada: 11209COPC

VIRGINIA: Leo las noticias y me invaden sentimientos de miedo, de incertidumbre, de impotencia, de falta de control, ¿cómo puedo hacer para que estos pensamientos y sensaciones negativas no se apoderen de mí y me paralicen? Siento una ansiedad enorme…

El miedo es una emoción desagradable pero necesaria para la supervivencia cuando percibimos situaciones de amenaza, sin embargo, el miedo intenso y extremo nos lleva al bloqueo emocional y nos impide reaccionar y encontrar soluciones y alternativas saludables y a pensar de manera positiva. Técnicas  como la relajación, respiración profunda, el mindfulness ( que nos centra en el aquí y ahora), te ayudarán a tener más sensación de control y seguridad. Aceptar como te sientes y compartirlo con tu familia y amigos también te ayudará a sentirte mejor. Ánimo Virginia!

Responde Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Nº de colegiada: 11209COPC

MONTSERRAT: Tengo dos hijos pequeños en casa. Mi madre vive sola, pero no puedo ir a verla. Me dice por teléfono que está bien, pero tengo la sensación de que no lo está. Ni puedo dejar a los niños solos en casa ni puedo acercarme con ellos a verla por el riesgo que eso entraña. Me estoy martirizando. No sé cómo gestionar la situación…

Montserrat, entiendo perfectamente tu preocupación y malestar ya que lo que sentimos en estos momentos es la necesidad de proteger a nuestros seres queridos y las circunstancias hacen que no podamos estar a su lado y acompañarlos todo lo que nos gustaría. Confía en las palabras de tu madre y en que está bien. Los vecinos y el espíritu solidario de muchas personas que puedan vivir cerca de ella podría ser un recurso con el que también podrías contar.

Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Nº de colegiada: 11209COPC

VÍCTOR: Soy joven y no tengo fiebre. A veces una pequeña tos, pero me empiezo a notar tan obsesionado que no soy capaz de apartar mi mente de los síntomas, y hay ratos en que tengo la sensación de tenerlos todos. No sé cómo afrontar esta sugestión…

Víctor, estar excesivamente pendiente de los síntomas de los que me hablas hará que tu malestar se intensifique. Es importante que evites la sobreinformación y hablar permanentemente del tema. Destina tu tiempo a ocuparlo en cosas que te puedan hacer sentir bien ( lectura,  escuchar música, ver documentales, películas ) y comparte tus sensaciones con las personas más cercanas a ti y de tu confianza. Verás que llevar todo esto a cabo te ayudará.

Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Nº de colegiada: 11209COPC

PILAR: Desde que empezó el confinamiento en casa, vivo con una angustia total. Por el día no me aparto de la televisión para saber cada nueva noticia y por la noche ni puedo dormir. El estrés que me produce la situación me ha llevado a un insomnio que me está destrozando… ¿Cómo puedo tranquilizarme para, al menos, poder descansar algo?

Estar confinados Pilar es ya una circunstancia que psicológicamente nos afecta y nos puede crear estrés. Debes evitar la sobre-información o infointoxicación, seguir la información minuto a minuto no hará que estés mejor informada y lo  que provoca es un aumento del miedo y del nerviosismo. Da crédito a las fuentes oficiales que son las que dan más valor al conocimiento científico. Realizar técnicas de respiración y relajación sobre todo antes de irte a dormir te tranquilizará. Aparta los pensamientos negativos y piensa que eres capaz y fuerte, más de lo que nos podemos creer.

Raquel Roizner, psicóloga de Clínica Corachan. Nº de colegiada: 11209COPC

Haz tu consulta:

He leído y acepto las condiciones de uso de la página web.

Condiciones de uso, política de privacidad y la política de cookies.

Noticias relacionadas