Más de siete millones de chinos se fueron de puente...¡al origen del coronavirus! - BuscandoRespuestas.com

BuscandoRespuestas.com

Salud

Más de siete millones de chinos se fueron de puente…
¡al origen del coronavirus!

  • Los periódicos los llaman turistas, pero la mayoría volvía a ver a su familia o arreglar papeles.Y al regreso no han necesitado cuarentena
  • Para incentivar el turismo interior y el consumo, la primera medida ha sido que los peajes de carreteras van a ser gratuitos hasta junio
  • Los chinos no entienden muy bien en qué consiste el estado de alarma en España, si no hacen test a las familias de los contagiados ni a las personas que han estado en contacto con ellos.

08 mayo, 2020

Beatriz Pérez
Yiwu. China.

No te pierdas: ‘El Diario de Bea’

Nihao

La situación en China respecto a la COVID-19 sigue estable tras al alto número de movimientos que se produjeron durante el puente del trabajador de cinco días. Pese a la necesidad de imponer algunas normas, hubo bastante relajación en las restricciones e incluso algunas medidas tomadas por el país fomentaron el turismo.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentrios, enviar preguntas…

Por un lado, las normas han sido las que venimos viendo desde hace tiempo y las que ya he comentado: uso obligatorio de la mascarilla, mostrar el QR de salud y chequear la temperatura. Además, se limitó el aforo de puntos de interés turístico al 30% y en los colegios se solicitó el compromiso de no viajar fuera de la provincia tanto a los estudiantes como a los profesores.

Pero, por otro lado, para fomentar la economía del país China está tomando algunas medidas para favorecer al turismo y al consumo. Por ejemplo: los peajes de carreteras van a ser gratuitos hasta junio. No creo que esto sea lo único que haya desencadenado el movimiento de los 100 millones de viajes domésticos que se han producido en esta temporada pero, seguramente, muchos han disfrutado de ello.

Yo no salí de mi provincia pero sí fui a visitar algunos pueblos y montañas. En las montañas es frecuente encontrar puntos de aglomeración pues los templos budistas se encuentran allí y gozan de muchas visitas ya sea por sentimiento religioso o por cuestiones turísticas. Y, dado que el estado no participa económicamente en su mantenimiento, en muchas ocasiones se convierten en ciertas “atracciones” para poder cobrar una entrada.

No soy especialista en ‘matemáticas visuales’ ni en cálculos de masas pero, o el aforo en China nunca pasa del 30%, o esa norma, a juicio personal, no fue estrictamente cumplida.

Los trenes y los destinos, bastante llenos

En cuanto al transporte público, los trenes iban llenos, sin respetar un asiento vacío para cumplir con el distanciamiento social, con alta frecuencia horaria y, en muchos casos, todos los asientos estaban vendidos.

La ciudad de Shanghái registro un total de 7 millones de turistas (yo recibí la advertencia por parte del colegio de no ir a Shanghái porque aún había peligro).

Pero bueno, quizás lo más sorprendente del ‘puente’ de cinco días es que algo que yo creo que a ningún español tendrían que advertirle, como es viajar a Hubei, la provincia donde está Wuhan. ¡Se ha llevado tantos ‘turistas’!

Nada menos que más de siete millones de personas fueron a Wuhan y sus alrededores estos días. Tantas como a Shanghai.

Es cierto que muchos eran personas que volvían a ver a su familia o arreglar algunos papeles, lo que tiene su lógica después de tanto tiempo.Pero lo más llamativo es que a la vuelta de Wuhan se han incorporado a la vida normal y no han tenido que guardar cuarentena.

Te puede interesar: ‘Un dato para el optimismo: Los chinos se van de puente’

Por tanto, el turismo en China se está recuperando bastante y, por ahora, no está suponiendo nuevos brotes que nos pongan en peligro.

¿Será que ya dan por controlada la epidemia?

Desde luego, resulta bastante tranquilizador ver la situación que hay aquí.

Es cierto, que durante el tiempo de confinamiento China hizo un trabajo importantísimo a la hora de localizar a cada persona contagiada sintomática, aislarla y localizar a los que habían tenido contacto con ella para hacerles el mismo seguimiento, aunque no presentaran síntomas.

A la hora de abrir las puertas a la calle han tenido la “certeza” de que todos los que lo hacíamos no suponíamos riesgo para el país. Pero ¿y los casos asintomáticos?

En China solo se hicieron test a personas que presentaban síntomas pero también a las que podían resultar sospechosas de contagio por haber estado en contacto con un enfermo (familiares de enfermos, trabajadores y personas procedentes de Wuhan). Y, ahora, todas sus medidas se basan especialmente en el absoluto control de movimientos individuales para que, si se da un futuro núcleo de contagio, puedan erradicarlo a tiempo.

Te puede interesar: ‘Los chinos sólo han estado sin colegios 3 meses y 8 días

Aquí no entienden muy bien en qué consiste bien el estado de alarma en España.

Y hacen preguntas tan sencillas como ¿Qué medidas más allá de exigir a la población precariedad psicológica y laboral están llevando a cabo?

No pueden comprender que haya médicos sin trajes EPI, sin mascarillas certificadas. Familiares sin testar que han convivido con enfermos. Trabajadores en contacto con enfermos que vuelven a sus casas…

Las medidas que ya se han normalizado en China y que conviven con nosotros de forma natural como el uso constate de mascarillas o tomarse la temperatura (con un termómetro digital que rara vez da una cifra normal), pienso que no dejan de ser un recordatorio para la conciencia de todos, un respeto a las personas que han fallecido y a sus familiares y una manera de no mostrar triunfo ante el peligroso coronavirus que aun no saben si ha sido eliminado.

Pero, aunque la colaboración ciudadana ha sido necesaria, el trabajo de fondo es el que ha hecho posible todo esto ¿Los españoles podemos esperar lo mismo?

Baibai

Noticias relacionadas